February 1, 2002

LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Fabian Doman

Argentina: Nunca es Triste la Verdad, Lo Que No Tiene Es Remedio

Joan Manuel Serrat dice que nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio: la Argentina es una sombra del gran país que alguna vez fue.

En medio de cacerolas que legítimamente no dejan de sonar, argentinos de buena fe, estafados por un sistema económico que mal aplicado terminó siendo perverso y con un profundo descreimiento hacia quienes tienen que encontrar la salida a la crisis económica y social más profunda de la historia, la Argentina lucha hoy por reencontrar su destino.

La tarea no será fácil. Fidel Castro ha dicho que solo "un loco" aceptaría gobernar hoy el país, y en la Casa Blanca un funcionario de George W. Bush confesó que "por nada del mundo aceptaría estar en los zapatos del actual Presidente argentino".

Los argentinos hemos paecido en la segunda mitad del siglo de casi todas las epidemias: gobiernos militares por doquier, guerra civil interna, crisis económicas, funcionarios ineficientes, corrupción generalizada, empresarios más preocupados por conseguir créditos baratos del Estado que en vender sus productos, banqueros ocupados en cobrar la mayor tasa de interés posible antes que en recuperar el dinero prestado, una degradación en la educación de la población y como conse-cuencia natural, una caída alarmante en los más elementales valores morales de una sociedad.

Es triste transitar hoy por Buenos Aires. Tuve la oportunidad de visitar hace una semana, la ciudad en la que nací hace más de treinta y siete años. La "Reina del Plata", la Avenida Corrientes con sus historias de luces y marquesinas que nunca se apagan, las melancólicas cafeterías que nunca cierran sus puertas, esa perla al sur de Latinoamerica que muchos desprevenidos confundieron con Paris o Madrid pertenece al pasado que ya no está. Que se fue. De aquel pasado reluciente, construído sobre la bonanza agropecuaria de las primeras décadas del siglo XX, queda muy poco.

Este abismo no es nuevo. Si bien muchos, tanto dentro del país como fuera, se negaron a ver esta realidad, el presente de la Argentina no es una obra de la casualidad, es la consecuencia natural de todo lo malo que nos venía sucediendo.

No hay misterios, no hay mala suerte, ni potencias extranjeras obsesionadas con arruinar a la Argentina. Hay, si se quiere, culpas compartidas con Estados Unidos, el que a través de sus brazos ejecutores como el FMI alimentó durante los años 90´ la ficción de un nuevo país, mientras se dejaban sin resolver los grandes problemas económicos y se multiplicaba en forma geométrica la deuda externa. (Por eso es que ahora sorprende el "Wait and See" -esperar y ver- aplicado en enero por la administración Bush como si Washington no tuviera nada que ver en la crisis Argentina).

¿Eran tantas las señales de que el país se encaminaba hacia un abismo interminable? Si. Veamos algunos ejemplos de la segunda mitad del siglo XX:

* el último Presidente que llegó al cargo con una doctrina, -buena o mala- escrita, siste-matizada y analizada sobre que hacer con el país fue el desarrollista Arturo Frondizi. Año: 1958. Es decir hace 44 años.

* a partir de Frondizi se consolido el modelo del "rencor y el resentimiento" hacia quien ejerce el poder. Cada vez que un plan económico fracasaba o un Presidente decía algo incoveniente -sea civil o uniformado- la solución era un golpe militar.

* la ausencia de relación entre los ciudadanos y el gobierno que los representa derivó, casi con naturalidad, a comienzos de los 70' en la aparición de grupos armados de izquierda. Los militares despedidos del poder por la realidad del regreso de Juan Domingo Perón en 1973, volvieron a "pedido del público" en 1976. - destruídas casi todas las instituciones, los militares decidieron poner en la práctica el modelo de "desaparición forzada de personas", supuestamente en nombre de defender los valores "Occidentales y Cristianos", que cada día pulverizaban en su accionar autoritario. No solo equivocaron gravemente el camino para luchar contra los grupos revolucionarios (nunca utilizaron los mecanismos judiciales por ejemplo), sino que además dejaron un tendal de inocentes desaparecidos y "muertos en vida", que poco y nada tenían con la guerra entre la izquierda y la derecha. De yapa, también produjeron la más importante fuga de cerebros del país hacia el exterior. Muchos se tuvieron que ir para salvar su vida. Otros su honor como personas, cansados de vivir en un país sin futuro.

* la guerra de Malvinas hizo que los argentinos nos despertaramos de la pesadilla y decidieramos volver a las raíces: la democracia. Llevamos con ella 19 años y pese al mal momento que estamos pasando, salvo algunos trasnochados que aman el pasado, nadie se plantea hoy volver a los militares (los primeros interesados en no regresar al poder, por suerte son los propios uniformados).

* pero como veníamos de una decadencia moral y educativa muy profunda, la democracia rápidamente comenzó a desnudar las falencias de una sociedad, que las dictaduras militares ocultaban.

* con Raul Alfonsín primero, Carlos Menem después y Fernando de la Rua al final, comenzaron a profundizarse datos incontrastables de una crisis terminal: la justicia produce fallos en los que nadie cree, salvo aclaración en contrario (y que sea creíble) los dirigentes políticos se los presume totalmente corruptos. Los mismo corre para los sindicalistas (un poder intocable y eterno en Argentina) los empresarios y banqueros y la prensa, que escudada en una supuesta libertad absoluta de expresión, entrega día a día señales de miseria informativa, propios de un país del Tercer Mundo, donde los poderes de turno (políticos y económicos) y el periodismo se confunden en una misma sintonía, no siempre a favor del ciudadano.

¿Argentina tiene salida? Por supuesto. Dicen que no hay mal que dure cien años. Los países no se suicidan ni cierran. Pero claro, el camino de la recu-peración, al principio político, económico y social, para consolidarse tiene que ser moral. Ese es el gran desafío.

Dirija sus comentarios sobre la columna vertebral a columnavertebral@hrn.org.

Regresar a la Portada