December 31, 2003

En ocho estados carne de ‘vaca loca’

Las autoridades aseguran que no representa riesgo para los humanos

WASHINGTON, D.C. - La carne de vaca Holstein enferma de encefalopatía espongiforme bovina ha llegado hasta el momento a los mercados de ocho estados y de un territorio estadounidense, pero aún no pone en riesgo la salud de la población, dijeron en días pasados funcionarios del Departamento de Agricultura. Veda a la carne de Estados Unidos.

Los investigadores han seguido tentativamente la historia de la vaca afectada con el mal hasta Canadá. Esto contribuiría a determinar el alcance del mal y podría limitar los daños económicos a la industria bovina estadounidense.

El estudio tentativo señala la procedencia de la vaca a Alberta, la misma provincia donde los científicos hallaron una cabeza bovina afectada con el mal en mayo.

El Departamento de Agricultura dijo que pruebas de ADN contribuirán a resolver el asunto.

El doctor Kenneth Petersen, veterinario del Departamento de Agricultura, dijo que se ha determinado que parte de la carne de la vaca faenada el 9 de diciembre fue a los mercados de Alaska, Hawai, Idaho, Montana y al territorio de Guam. Previamente algunos funcionarios habían dicho que la carne fue a los estados de Washington y de Oregon, y en menor cantidad a California y Nevada, para la venta a los consumidores.

“La carne que ha sido retirada del mercado no representa esencialmente ningún riesgo para los consumidores”, señaló Petersen, de la agencia de seguridad del departamento.

Enfatizó, sin embargo, que los órganos más proclives a contener la enfermedad de las ‘vacas locas’ -el cerebro, la médula dorsal y el intestino delgado- habían sido extraídos antes que la carne de la vaca infectada fuese faenada para su consumo.

Aunque las autoridades federales insisten en que el abastecimiento de alimentos es seguro, han ordenado retirar del mercado unos 4,500 kilos de carne de una vaca infectada y de otras 19 vacas sacrificadas el 9 de diciembre en el frigorífico Vern’s Moses Lake Meat Company, del lago Moses, en el estado de Washington.

Petersen, del Servicio de Inspección y Seguridad de Alimentos del departamento, dijo que su oficina todavía sigue retirando carne del mercado.

Funcionarios dijeron que la vaca sacrificada fue deshuesada en el frigorífico Midway Meats, en Centralia, Washington, y sus partes enviadas el 12 de diciembre a otras dos plantas, Willamette Valley Meat e Interstate Meat, ambas cerca de Portland, Oregon.

Petersen ha dicho que gran parte de esa carne se encuentra todavía en esos lugares.

El funcionario dijo que Willamette también recibió carne que se usa en hamburguesas. Indicó que esa carne fue vendida a unas tres docenas de negocios asiáticos y mexicanos en Washington, Oregon, California y Nevada.

En respuesta, representantes de cadenas de supermercados en la costa oeste de EU -Albertsons, Fred Meyer, Safeway y WinCo- han retirado de sus estantes de manera voluntaria carne molida provista por los distribuidores afectados. Safeway ha dicho que buscará otro abastecedor.

El doctor Ron DeHaven, jefe de veterinaria del departamento, dijo ayer que la ciencia señala que hay ciertos cortes de carne que estarían libres del mal. Entre estos enumeró los cortes que incluyen hueso, tales como los bistecs con hueso, asado, hígado y la carne molida de los cortes de lomo.

DeHaven señaló que las restricciones comerciales “no tienen fundamento en la ciencia”.

La encefalopatía bovina está vinculada a una enfermedad que afecta a los seres humanos, el llamado Mal de Creutzfeldt-Jakob.

En Gran Bretaña, 143 personas murieron de ese mal luego de una epidemia de encefalopatía bovina en la década del 80. Los seres humanos pueden contraer la enfermedad si ingieren carne que contiene tejido del cerebro o la médula de una vaca infectada.

Return to the Frontpage