December 30, 2005

Entendiendo el Resfriado Común

By Eduardo Grunvald, M.D.

El invierno ya está sobre nosotros y por lo tanto el resfrío se presenta con más frecuencia. Usted conoce los síntomas. La garganta dolorida, los dolores de cabeza, la tos, el flujo nasal, la congestión, estornudar, dolores musculares, y la fiebre... y se podrían mencionar muchos más.

Usted se toma tiempo del trabajo y debe ir en la brevedad posible a ver a su médico, quien lo interrogará y examinará, llegando a la conclusión que no necesita tomar antibióticos.

¿Todo este esfuerzo para nada?

Bien, ¿Y las medicinas que quedaron del último invierno? ¿Por qué no usar esas?

¿Vale la pena la conveniencia de tomar estas medicinas frente a las posibles consecuencias? Realmente ¿podría estar usted causando más daño?

Para contestar esta pregunta, uno debe entender mejor que es “el resfrío”.

“El resfrío” es simplemente una infección de virus en la mucosa del sistema respiratorio. Puede ser una infección de la nariz, de los senos paranasales, de la garganta, o de las vías respiratorias. Estas enfermedades también pueden ser causadas por bacterias, pero la inmensa mayoría son por virus.

¿Pero qué se sabe sobre la gripa? Esto es una excepción... en cierto modo. La gripa es causada por un virus llamado influenza. Hay medicinas —llamadas antivirales— que pueden acortar la duración de la enfermedad si se empieza el tratamiento durante los primeros dos días del comienzo de los síntomas, pero estas medicinas no son consideradas antibióticos tradicionales.

¿Qué hacen los antibióticos?

Los antibióticos matan la bacteria. Ni siquiera dañan al virus. La mayoría de los res-fríos se curan solos. Inclusive la bronquitis se cura sin tratamiento en los adultos saludables.

Pero ¿Cual es el daño que se hace al tomar antibióticos?

Existe el riesgo impredicible de alergias y reacciones desfavorables que, aunque raras, pueden ser serias.

Sin embargo lo más importante desde el punto de vista de la salud pública, es el aumento a la resistencia. Digamos que usted toma antibióticos con frecuencia. Eventualmente, la bacteria “más fuerte” o las que no son exterminadas por la medicina, seguirán viviendo. Cuando estos germenes causan infecciones serias, los antibióticos usados comunmente no serán efectivos. Este fenómeno ya es un problema en muchos hospitales y podría causarle daño la próxima vez que tenga una infección.

Por último pero sin restarle importancia, existe un costo innecesario cuando estas medicinas se usan en forma inapropiada.

Esto no se debe interpretar como que su doctor no puede ayudarle para aliviar estos síntomas miserables. Diferentes medicinas —ya sea con o sin receta— pueden actuar sobre una tos persistente, en el flujo nasal molesto o en una garganta irritada. Esto es lo que llamamos un tratamiento sintomático hasta que su cuerpo logra vencer la batalla contra los virus intrusos.

Así que la próxima vez que se enferme y su doctor no le recomienda antibióticos, recuerde que usted está reservando las defensas hasta que realmente las necesite.

Dr. Grunvald is Assistant Clinical Professor, Department of Medicine at the Perlman Internal Medicine Group, UCSD Medical Center.

Return to the Frontpage