December 30, 2004

La oscuridad te va a comer

Darkness juega con lo oculto en el alma y en el closet

Por Jose Daniel Bort

Darkness es todo lo que promete. Una película de terror y suspenso de esas que se estrenan por Halloween, su distribuidora apuesta entre la abultada oferta de películas de navidad como especie de “Contraprogramación” de películas de navidad.

Esto es relevante ya que la película es un ejercicio de género de suspenso de una calidad técnica y visual estupenda, suficientemente “generalizado” como para disfrutarse en cualquier situación. Darkness no aporta nada nuevo u original al género, más bien se apoya en sus claves cinematográficas para jugar con la imaginación del público. Su director, Jaume Balaguero ya había ensayado algo parecido con su primera producción, Los sin nombre (the nameless), y acaba de rodar su ultima película con Calista Flockhart llamada Fragile, también de factura parecida.

En Darkness una familia viene de Estados Unidos a España a asentarse en una casa que nunca había sido habitada desde la misteriosa desaparición de unos niños hace cuarenta años. Iain Glenn es el padre y Lena Olin (completamente desaprovechada) es su esposa, una pareja que ya ha vivido lo suyo con anterioridad, ya que el padre sufre de la enfermedad de Hungtington, una aflicción degenerativa donde le dan ataques y convulsiones y que parece tener su raíz en un evento del pasado.

Junto a ellos esta Regina, la hija y verdadera protagonista de la historia. Anna Paquin es lo mejor de la película con un trabajo sutil y agraciado, dejándose empapar de una historia un poco demasiado rebuscada. Ella empieza a ver como el padre recae de la enfermedad, mientras que su hermano menor no para de pintar niños pequeños que dice que ve, todos colgados en el cuello.

Hasta ahora la referencia al “sexto sentido” es infaltable, pero la escena climática le debe mucho al “Resplandor” y a “La Marca de Caín”, esa generación de películas de terror psicológico que florecieron a mediados de los setenta. En el molinillo se incorporan imágenes y efectos que se repiten con frecuencia, pero que no terminan de dejar una huella profunda en la mente del espectador.

Lo que si trabaja Balaguero con astucia son las atmósferas. Darkness mejora a medida que avanza la trama y se construye el suspenso. La edición intermitente con imágenes tan siniestras como hermosas permite preparar un final anticlimatico e inesperado, que la aleja de la completa predictibilidad.

Lo más interesante es como la oscuridad se convierte en un personaje, y como Balaguero cuidadosamente teje todo el misterio a través de la eliminación de la luz. La oscuridad física y espiritual que mueve los hilos de la trama termina convirtiéndose en la constante que hace de la película un eficiente ensayo de estilo. Este es el aporte del director, no hay nada de malo en glorificar una película de género si esa es tu intención. Darkness no es nada nuevo bajo el sol, pero su visión es certera y en el blanco.

Darkness
Con: Lena Olin, Anna Paquin, Iain Glenn
Dirigida por: Jaume Balaguero
Clasificación: R
Chiles: 3 ½ de 5

Return to the Frontpage