December 29, 2000


Una Escuela Que Salió de la Basura

Por Colin Crawford

Un profesor retirado de educación especial de Nueva York ha trabajado durante 20 años para cambiar las vidas de algunos de los pobres más pobres de Tijuana. David Lynch llegó a Tijuana en el verano de 1980 para trabajar con los hijos de los pepenadores que se ganan la vida colectando basura de aluminio y vidrio en el basurero municipal de la ciudad. "Yo quería", explica el profesor retirado, "que ese trabajo de verano fuera mi buena acción por el género humano", pero al terminar la experiencia, lo confiesa, decidió no volver a hacerlo. La verdad es que el neoyorquino descubrió que detestaba el calor y las nubes de humo que surgían de la basura quemada. "Y cuando no había humo" añade, "el humo lo hacían de moscas, una plaga de dar miedo".

A su regreso a Nueva York apreció doblemente las comodidades de la gran ciudad y se prometió no volver al tercer mundo. Pero dos años más tarde la promesa de Lynch se tambaleaba: "no podía sacar aquellos niños de mi mente", comentaría después, como disculpándose consigo mismo. Juntó sus cosas y regresó de nuevo al basurero de Tijuana, donde, luchando contra el calor y las moscas, estableció un jardín de niños dedicado a los pequeños de los cerca de dos mil pepenadores. El profesor retirado regresó a las clases, a cielo abierto, sobre una estera azul que extendía sobre el suelo para demarcar el "salón de clase".

Diez años después, la organización de Lynch, Responsibility, Inc. ya estaba operando una escuela y una clínica en el viejo basurero municipal en la colonia Panamericano. Para 1990, cuando se clausuró ese basurero, Lynch tuvo que empezar otra vez. Construyó una nueva escuela en las inmediaciones del nuevo basurero instalado fuera de la colonia Fausto González.

Por muchos años, Responsibility manejó algo más que sólo una escuela. También incluyó una clínica y un albergue para docenas de niños desamparados.

Para 1994, la clínica ya había derivado en una entidad separada, la cual todavía opera en la colonia Terrazas aunque, en gran medida, sin la participación de Lynch, quien también cedió el edificio de su escuela al gobierno, que ahora la utiliza como escuela primaria. Lynch, mientras tanto, consiguió fondos para la construcción de dos pequeños edificios destinados a los niños más chicos. Actualmente la escuela cuenta con tres profesores de tiempo completo, el mayor de los cuales, Felipe Quiroz, también fue hijo de pepenadores y alumno de Lynch. Un tercer edificio contará, por primera vez, con un baño con retretes de agua corriente planeado para este año.

El profesor Felipe Quiroz es la mejor evidencia de lo que Responsibility está haciendo. Como muchos de los niños que atiende Responsibility, Felipe vino de una familia casi completamente iletrada. Si no fuera por Responsibility, casi es seguro que él ahora mismo estaría trabajando como pepenador, en lugar de estar dedicado a formar una familia en un vecindario de clase media.

Durante más de veinte años, Lynch estima que tres mil niños han aprovechado las ventajas de los programas de Responsibility. La escuela enseña literatura básica y habilidades numéricas elementales. Lynch orgullosamente se jacta de que en la escuela primaria de las inmediaciones los profesores dicen que los niños formados bajo el programa de Responsibility entran mejor preparados que muchos niños venidos de otros jardines.

Pero las lecciones van mucho más allá del salón de clase, puesto que incluyen beneficios de salud pública. La hermana Teresa Jarmillo que opera la Cooperativa de Mujeres Unidas para mujeres que trabajan en el basurero, observa que los niños aprendan habilidades de higiene personal y valores.

La hermana Teresa enfatiza las ventajas del modelo de desarrollo humano usado en la escuela, donde no solamente se enseña lecciones, sino también "cuidado personal, socialización y apertura al aprendizaje". Con esa finalidad, Lynch y su equipo llevan a los niños a frecuentes viajes dentro de Tijuana y a sus alrededores.

Para más información comuníquese con David Lynch al (619) 428-8225 ó por correo electrónico al lynchdavid@aol.com

Regresar a la Portada