December 28, 2001

LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Diego Alvarez

Nuevo año, viejas preocupaciones

Otro año que termina. La alegría de la Navidad se confunde ahora con la nostalgia del pasado; de lo que fue y lo que no fue; de lo que hicimos y de lo que dejamos de hacer, del beso no dado, de la palabra callada, de no haber pensado a tiempo antes de hablar, y todas esas cosas que suceden durante un año, y que se repetirán en el siguiente.

Lo que esperamos no vuelva a suceder, es algo parecido al 11 de septiembre, cuando aviones secuestrados por fundamentalistas islámicos se estrellaban en un ataque suicida y paranoico contra las torres gemelas de la ciudad de Nueva York y contra el edificio del Pentágono en Washington, D.C. la capital del país. Todavía sentimos las repercusiones de esos atentados.

Razón de más para estar consternados. Pero a nivel doméstico, o más casero, por llamarlo así, cada uno de nosotros vive su vida superando obstáculos que se van presentando, pero que no pueden tomarse del todo como experiencias negativas.

La sicóloga Mónica Salas, de la Secretaría de Salud de México anunció recientemente que es durante los últimos y los primeros días de cada año cuando se incrementan los casos de depresión y suicidio en México, y no hay razón para creer que no suceda lo mismo con la comunidad hispana que habita en los Estados Unidos. ¿El motivo de esta depresión? El balance que hacen las personas de sus logros y fracasos.

Las cifras son alarmantes. En México más de cuatro millones de personas mayores de 20 años padecen de depresión, enfermedad que responde a un proceso químico en el cerebro en el cual intervienen los neurotransmisores.

Es necesario entender que es normal sentir nostalgia, tristeza, o expresar sentimientos con llanto y melancolía en esta época del año. Lo que sucede es que para algunas personas, la evaluación de sus actividades no arroja un resultado muy positivo, y esto, unido a otros problemas que le puedan aquejar, son ingredientes para agravar cualquier situación.

Este año en especial, está lleno de momentos dolorosos que igualmente deben ser contrastados con momentos de alegría, superación o mejoría. De esta forma estaremos otorgándole a los problemas la verdadera importancia que ellos merecen.

Ya lo dijo el arzobispo Norberto Rivera en su mensaje de Navidad: "No podemos dejar de contemplar con preocupación los acontecimientos dolorosos que han roto la armonía entre las naciones - vivimos con toda nuestra nación las dificultades propias de un crecimiento social y político con las inevitables discrepancias y las legítimas diferencias". Más que una crítica negativa, es una positiva reflexión de un problema que a todos atañe.

En el ataque terrorista del 11 de septiembre, alrededor de tres mil personas provenientes de unos 80 países perdieron la vida. Muchos hispanos murieron allí. Pero a pesar de ese tiempo difícil, si nos hubiéramos quedado en el sólo problema, las consecuencias hubieran sido peores.

El presidente Bush expresó acerca de este mismo tema en su mensaje de Navidad que "Estados Unidos llora con ustedes (las familias de las víctimas), y esperamos que ustedes, especialmente, encuentren el consuelo y la esperanza de la Navidad". Una vez más, hay que tratar de superar el problema, no quedarse en él.

De esta misma forma, los hispanos debemos buscar las salidas a los problemas que nos aquejan. Pero es con la acción individual como se pueden lograr objetivos, o realizar cambios en nuestras vidas que nos lleven a obtener un mejor resultado en la evaluación personal que solemos hacer en los últimos días del año.

¿Quiere obtener útiles recur-sos sobre la depresión en esta época del año? Comuníquese con la Línea Nacional al1-800-473-3003. Dirija sus comentarios a columnavertebral@hrn.org.

Regresar a la Portada