December 28, 2001

Consejos para evitar la tristeza durante la época de los días festivos

Escrito por Jodi Aronson, Ph.D. LMFT,

CIGNA Behavioral Health (Salud conductual de CIGNA)

Según una encuesta reciente encargada por CIGNA Health-Care, casi la mitad de los estadounidenses esperan que esta época de días festivos sea más estresante que la última. Quizás eso no sorprende, dado que los estadounidenses este año enfrentan una economía incierta y preocupaciones sobre su seguridad. Y esas cosas sólo se agregan al estrés usual que viene con la celebración de las festividades durante época más "normales".

De hecho, experimentar "la tristeza" durante las festividades es más común que lo que la gente piensa. Y la "tristeza" se hace más difícil porque la gente cree que las festividades supuestamente se encuentran entre las épocas más felices del año. Afortunadamente, existen pasos que usted puede seguir para evitar la depresión. He aquí unas cuantas sugerencias:

Sea realista con sus ex-pectativas. Conserve un registro de los pensamientos negativos relativos a las festividades y escriba una medida correctiva al lado de cada uno. Esto le puede ayudar a volver a orientar sus pensa-mientos. Por ejemplo, un lugar de pensar: "No me alcanza el tiempo para preparar todo lo necesario para la reunión familiar esta noche y va a ser un desastre", puede pensarlo así: "Haré lo que pueda y dejaré que el resto caiga por su propia cuenta ya que estoy seguro que todos apreciarán estar reunidos".

Recuerde que no existe la festividad perfecta, a pesar de lo que usted recuerde cuando era niño, así que no trate de recrear el pasado. En lugar de eso, encuentre las cosas que aprecie y disfrute del presente.

Reconozca y exprese sus sentimientos de forma honesta. Las festividades pueden recordarle pérdidas en su vida tales como un divorcio, muerte o separación. Es importante que usted se dé permiso para sentirse honestamente triste mientras no deje que la tristeza lo consuma.

Encuentre maneras de estar con otras personas. Si usted planea estar solo, man-téngase ocupado. Invite a otras personas para reunirse. Al mantenerse activo, comenzará a sentirse como si tuviera más control de su vida, y esa es una manera espléndida de combatir "la tristeza". Encuentre maneras de ayudar a otros. Una de las experiencias más reconfortantes que puede tener es emplear su tiempo en ayudar de modo que usted sienta el poder de dar.

Evalúe sus tradiciones. Las tradiciones familiares pueden agregar gran alegría a las festividades, pero pueden ocasionalmente ser demasiado estresantes o consumir mucho tiempo. Evalúe sus tradicioines para asegurarse de que usted las realiza porque satisfacen sus necesidades actuales, y no simplemente porque son algo que siempre ha hecho.

Haga todo con moderación. Recuerde cuidarse a sí mismo. La bebida en exceso no ayuda en nada, e incluso podría crear otros problemas. La moderación es la clave para el consumo de alcohol, la comida y los gastos. ¡Efectúe un presupuesto razonable y no se despegue de él! Esta moderación no sólo le ayudará a evitar el comercialismo excesivo de las festividades sino que también le ayudará a evitarse lamentaciones más tarde.

Use la ayuda cuando esté disponible. Muchas personas no saben que tienen servicios de apoyo en el lugar donde trabajan. Estos servicios provienen de los programas de asistencia al empleado, y cuentan con enfermeras y consejeros a los que se puede consultar por teléfono las 24 horas del día. Incluso usted puede tener acceso a descuentos en servicios médicos reconfortantes como el masaje terapéutico (un gran eliminador de estrés). Asegúrese de utilizar la ayuda disponible para usted a través de su empleador.

De hecho, la encuesta de CIGNA HealthCare encontró que, dos de cada tres personas estadounidenses, acuden a sus lugares de trabajo para recibir ayuda durante estas épocas difíciles y la encuentran.

Si usted se siente triste, intente estas estrategias de autoayuda. Sin embargo, es importante recordar que si sus sentimientos de tristeza duran más de unas cuantas semanas o se extienden más allá de las festividades, puede ser que usted tenga algo más serio, como la depresión. La depresión debe ser evaluada y tratada por un profesional médico. Afortunadamente, es una condición que puede ser tratada.

La Doctora Aronson, Ph.D., es una terapeuta licenciada en matrimonio y familia. Actualmente es vicepresidenta de CIGNA Behavioral Health, Inc., donde es responsable de las operaciones clínicas de los centros de servicios que administran el Programa de Asistencia al Empleado y los beneficios de Salud conductual a empleadores nacionales.

Regresar a la Portada