December 24, 2003

El reto de administrar el dinero durante las fiestas de fin de año

Muchas familias disponen de apenas los recursos económicos necesarios para sus gastos normales. Para ellas, la llegada de diciembre representa un gran reto: cómo celebrar las fiestas sin gastar tanto que al llegar las cuentas en enero no sepan cómo pagarán sus deudas.

“No es de sorprender que las celebraciones decembrinas tengan un impacto en el presupuesto familiar”, observa Karen Varcoe, especialista en asuntos del consumidor con Extensión Cooperativa de la Universidad de California. “Los gastos pueden volverse descontrolados por la compra de regalos, tarjetas y porte, papel para envolver, decoraciones, alimentos, bebidas, transporte, llamadas telefónicas de larga distancia y otras comprar de la época. Entusiasmarse demasiado al hacer las compras puede crear dificultades económicas para la familia”, precisa.

El arte de administrar el dinero durante esta época consiste en disfrutar el espíritu de las fiestas sin verse obligado a pagar por meses o hasta por años. Las recomendaciones a continuación pueden servirle para organizar sus gastos, aprovechar los recursos que tenga a la mano y evitar gastar más de lo que debiera.

 Considere el total de sus gastos. La cantidad que gaste para las fiestas depende en parte de los valores de su familia. Sin embargo, lo más importante es fijarse en la cantidad de sus gastos mensuales normales para determinar cuánto más puede realistamente apartar para los gastos de la época.

 Prepare un plan de gastos navideño. Como ya tiene calculada y ahorrada la cantidad que puede gastar sin afectar su presupuesto mensual, haga una lista de los regalos, alimentos especiales, llamadas internacionales y demás gastos que piensa realizar en diciembre y a principios de enero (si celebra el Día de la Epifanía o la llegada de los Reyes Magos). Decida qué cantidad apartará para cada cosa. En cuanto a los regalos, recuerde que lo que más importa es el sentimiento, no el precio.

 Sea sensato al usar el crédito. Si decide pagar por algunos gastos con tarjeta de crédito, evite endeudarse demasiado. Antes de salir de compras, analice la deuda de crédito que ya tenga. De ser posible, antes de diciembre cambie las tarjetas con intereses elevados y cuota anual por tarjetas con intereses menores y sin cuota anual. Lleve la cuenta de los cargos en diciembre y no exceda la cantidad que pueda terminar de pagar en unos cuantos meses. Si tiene más de una tarjeta, limite sus cargos a una sola. Esto le permitirá tener una idea clara de sus gastos navideños y simplificará el pago cuando llegue la cuenta.

 Las compras. Compre los regalos antes de la temporada o su inicio, y compórtese como un comprador sensato. Planee sus compras con una lista, revise los anuncios en periódicos y circulares y vaya a lugares donde haya varias tiendas para ahorrar tiempo y gasolina. Compare precios, calidad y garantías. Lea las etiquetas y demás información. Esté alerta de ofertas y ventas especiales y aprovéchelas.

 Los regalos. Los mejores regalos no son necesariamente los más costosos, sino los que reflejan que se tomó en cuenta a la persona a quien se van a obsequiar. Pueden ser divertidos o prácticos, pero siempre muestran que se pensó en quien los recibirá. Use sus habilidades y talentos para crear regalos hechos a mano, tejidos o cosidos, horneados o del huerto casero o jardín. Regale algo de su tiempo, el obsequio más preciado. Puede también apartar una repisa en algún clóset o armario en donde pueda guardar regalos que vaya comprando durante el año cuando encuentre una buena oferta. Al llegar diciembre, descubrirá que le faltan muy pocos regalos por comprar.

 Las tarjetas. Es fácil gastar de más en tarjetas navideñas y de año nuevo. Busque la manera de comprar menos tarjetas. Considere enviarlas únicamente a quienes no podrá ver durante los festejos. Diseñe y decore sus propias tarjetas usando tarjetas en blanco. Puede ahorrarse tiempo y dinero si compra una buena provisión de tarjetas para toda ocasión en una tienda de descuento.

 Las decoraciones. El mejor momento de comprar decoraciones para las fiestas de fin de año es al término de las mismas, cuando todo está a precios muy rebajados. Aún mejor es usar las decoraciones que ya tenga. Si las guarda con cuidado, puede usarlas año tras año. O haga sus propias decoraciones. Busque en casa artículos con los cuales hacer una corona navideña, un centro de mesa o algo para decorar el arbolito. Use su talento e imaginación para dar a su hogar un toque personal y un ambiente festivo sin gastar mucho dinero.

 Los invitados. Considere reunirse con otra familia o compañeros de trabajo para hacer una reunión en conjunto. Así compartirán los gastos, el tiempo y el esfuerzo. Ponga en tela de juicio la necesidad de preparar un menú completo. Tal vez sea suficiente ofrecer sólo bocadillos o botanas. Puede también hacer una cena compartida, donde los in-vitados traen algún platillo o postre en vez de que usted tenga que preparar todo el convite.

 Los viajes. Las visitas a familiares y amistades que viven lejos pueden contribuir a aumentar los gastos navideños. Busque los pasajes y boletos varios meses antes para obtener los mejores precios. Al hacer un cálculo adelantado de los gastos del viaje, no olvide incluir la gasolina y mantenimiento del auto si va a conducir, y los boletos de avión así como el hospedaje y la alimentación.

 Donativos caritativos. Recordar a los necesitados es parte importante de las celebraciones de muchas familias. Algunas hacen donativos monetarios a organizaciones caritativas a nombre de otros miembros de la familia en vez de obsequiarse regalos unos a otros. Ciertamente es siempre bienvenido el dinero, pero los donativos de tiempo son también valiosos.

 Distribuya los gastos adicionales de diciembre durante todo el año. Evite que los gastos de fin de año interfieran con sus posibilidades de solventar sus gastos de cada mes. Haga un cálculo de la cantidad que gasta en regalos y demás compras para la época y separe parte de esa cantidad cada mes. Al llegar diciembre, tendrá ahorrado el total necesario para celebrar las fiestas con gozo y tranquilidad.

“Lo más importante es tomar en cuenta lo que realmente puede gastar durante las fiestas, tanto en tiempo como en dinero”, enfatiza Varcoe. “Elabore un plan y llévelo a cabo. Así hará de las fiestas ocasiones para disfrutar, gozar, amar, compartir y aprender. Estas cosas, que no se encuentran a la venta, son las más preciadas de la vida”.

Return to the Frontpage