December 23, 2005

Exudando confianza

Keira Knightley se enfrenta al reto de representar un gran clásico de la literatura.

Por Jose Daniel Bort

Viene precedida por ese rumor que tan solo las grandes actrices obtienen. Ahora, con la nominación al Globo de Oro por la película “Pride y Prejudice” como mejor actriz, Keira Knightley esta muy cerca de entrar a la gloria del Oscar y ser catapultada al Olimpo de Hollywood.

Razones no faltan. Sin escándalos en vista, la actriz es conocida por enfocarse en cada personaje con una determinación intrínseca, habiéndose ganado los elogios de la gran mayoría de sus compañeros.

“Yo salí de la escuela a los dieciséis y desde entonces este ha sido mi trabajo. No conozco otra cosa y no estoy interesada en explorar otros campos. Quiero ser actriz por el resto de mi vida. Por eso trato de mantenme alejada lo mas posible de las cosas que podrían destruir tu carrera, como por ejemplo, estar demasiado en la luz publica”, dijo Keira, desbordando sensatez.

Muy pocas personas saben que Knightley era un “stand in” de Natalie Portman en el primer episodio de la Guerra de las Galaxias (los “stand in” están durante las mediciones de vestidos como los personajes y cuando está todo listo, el actor toma su lugar correspondiente). Pero el rol que la dio a conocer de verdad fue pateando el balón como Beckham, en la película con este nombre en el 2002.

“Durante ese tiempo, todavía estaba aprendiendo a ser actriz. No se si puedo llamarme actriz verdaderamente ahora, pero si te puedo decir que me estoy esforzando lo más posible para llegar al nivel máximo de mis posibilidades. No me interesa el medio camino”, respondió Knightley.

A los veintiún años, Knightley puede ufanarse de tener un gran resumé, con más de dieciocho películas realizadas. Su participación en la película “Los Piratas del Caribe” la elevo a la estratósfera, junto con las carreras de sus compañeros de trabajo Johnny Depp y Orlando Bloom.

El gran año de Keira

Pero los retos más grandes le han llegado en el 2005. Knightley estrenó un par de personajes radicalmente opuestos, mientras que finaliza en las Bahamas las filmaciones de la segunda y tercera parte de “Los Piratas del Caribe”.

A pesar de que la primera de ellas, Domino, fue destrozada por el público y la crítica, Keira se mantiene fiel al proyecto. “Yo amé el script. Es una historia tan interesante, con una gran cantidad de acción, sexualidad, violencia, malas palabras. Me encantaba estar rodeada de estos profesionales trabajando este humor negro, y me excitaba la idea de actuar ‘loca’ por primera vez”, recalcó Knightley.

Sin embargo, el personaje que ha llamado la atención de todos es Elizabeth Bennet de Pride & Prejudice. Elizabeth es para el siglo XIX británico lo que fue Scarlet O’hara para el sur americano. Por supuesto, todas las actrices de su edad se morían por cumplir el sueño de su vida de interpretar este personaje, ya que, con la excepción de una serie de televisión en los noventa, esta historia no se llevaba a la pantalla en más de ochenta años.

“Había mucha presión para obtener este rol, por el hecho de que el personaje era una de las grandes heroínas de la literatura. Si eres una actriz, no hay forma de que puedas decir que no. Pero el miedo era paralizante, ya que todo el mundo al leer la novela se ha hecho una versión de cómo Elizabeth debiera ser. Yo tenía la mía cuando la leí, y estoy seguro que todo el mundo se siente de la misma manera, por lo que el reto era sumamente difícil”, dijo Keira.

Patito feo con el cisne a medio salir

Toda la fama y el reconocimiento no han bastado para que Keira todavía no se sienta completamente segura de si misma. Ella misma ha manifestado que entre las cosas que más le preocupan de su persona es su piel: “Yo reconozco que mi piel es muy delicada, y como me someto a muchas horas con capas de maquillaje una tras otra, todos los días, sufro mucho con esto. Cada día tardo mucho mas en el maquillaje que las demás personas tratando de aplicarlo y que no me afecte tanto”, dijo Knightley.

Con respecto a su vida amorosa, la joven actriz ya ha sufrido su primera decepción. Estuvo inmiscuida sentimentalmente con el actor Jamie Dorman, que salió del anonimato gracias a su relación con la actriz y consiguió un papel en la película Maria Antonieta, a estrenarse en 2006.

Knightley rehusó a hablar al respecto, ya que lo con-sidera agua pasada. Sin embargo, una fuente cercana a la actriz revelo lo difícil que fue el rompimiento y la posibilidad de que la actriz siga “enganchada”: “Keira esta devastada. Ella estaba verdaderamente enamorada de Jamie, pero las peleas eran casi a diario, por lo que decidieron dejarlo. Pero ella trato hasta el final de arreglar la situación entre ellos, porque pensaba que había amor entre ellos”.

En este momento la actriz estará muy ocupada ya que tendrá que asistir a cuanto premio exista gracias a su actuación en el clásico de Jane Austen.

Return to the Frontpage