December 23, 2005

Comentario:

Sin Compasión

Por Carmen G Kcomt

Hace unos días, acá en Estados Unidos en la ciudad de Sacramento en el Estado de California se ejecutó con la pena de muerte mediante inyeccion letal a un preso criminal convicto.

Mientras en el mundo 86 países ya han abolido la pena de muerte, Estados Unidos de Norteamerica es uno de los pocos países que junto a China e Iran y otros, todavía la imponen a sus presos en determinados crímenes agravados. El primero de marzo de este año Estados Unidos abolió la pena de muerte para los menores de edad no así para los adultos, lo que significa que la pena capital es una medida contemplada que aun se encuentra en el ordenamiento legal de este país.

No obstante también la ley prevee que el Gobernador del Estado es decir en este caso el de California pueda conceder clemencia al condenado a morir, si esta decisión fuera favorable le permitiría al reo seguir viviendo entre rejas....hasta su muerte.

Días anteriores a la ejecución de Williams nos enteramos por las noticias que varios grupos activistas de Derechos Humanos y entre ellos también un grupo compuesto por gente del medio artístico, actores famosos y otros habrían tratado de influir en la decisión del gobernador para que éste concediera clemencia a Williams, también se conoció por las noticias que grupos de oposición hicieron lo propio y habían alzado su voz para influir por lo adverso. Como quiera que sea, Schwar-zenegger decidió y la ejecución se llevó a cabo con algunas dificultades ya que según se supo también a través de los medios de comuni-cación que fue difícil encontrar la vena del preso, para aplicarle la inyección y en varias oportunidades éste levantó la cabeza, una vez declarado muerto, se escucharon opiniones y comentarios y uno de ellos me llamó la atención, venía del país del gobernador – quien como todos sabemos es un immigrante- y decía que en el pueblo donde nació, anteriormente se había colocado su nombre en un estadio como motivo de orgullo por su destacado rol como deportista, pero que ahora procederían a quitar su nombre en señal de protesta por su decisión de no conceder clemencia a un ser humano condenado a morir.

La noticia decía que a los habitantes del pueblo les había dolido saber que su atleta famoso solo tenía grandes músculos pero no corazón…….

Con este preámbulo quisiera poner a su disposición algunas ideas y sugerir una reflexión. El tema de la pena de muerte puede ser enfocado desde muchos angulos, judicial o juridico, penitenciario, ético, filosófico etc. En este caso al Gobernador se le pedía una decisión no como juez porque no es miembro del Poder Judicial y este Poder ya se había pronunciado, el no tenía que cumplir con ningún ordenamiento legal el solo tenía que decidir como político, como ser humano.

Al no conceder la clemencia consideró que el gobernador perdió una maravillosa oportunidad de educar con el ejemplo al igual que otros políticos gobernantes de este país, y por el contrario ha tomado una decisión que corresponde a miles de años atrás a la epoca de la Ley del Taleon del famoso “Ojo por Ojo y Diente por Diente” a la época en que los humanos no estaban organizados ni existían sistemas que trataran de imponer un orden legal. Solo permítase imaginar por un momento que sociedad viviríamos si ante cualquier acto en nuestra contra reaccionaramos de la misma manera, es decir por instinto; Me injurian, injurio, me roban, robo, hago justicia con mis propias manos, devuelvo el agravio de la misma manera y en la misma magnitud, continuo el ciclo de violencia empezado y sembrando lo mismo.

En mi país, en Perú, hace muchos años, existia todavía la pena de muerte para algunos delitos (en la actualidad solo por traición a la patria en caso de guerra) y a un conocido y supuesto violador y asesino se le fusiló por sus crímenes, después de algun tiempo se supo que aparecieron nuevas evidencias que creaban certeras dudas sobre la culpabilidad del fusilado. No me estoy refiriendo a Williams ni estoy sosteniendo que fuera inocente, solo estoy intentando provocar una reflexion en el lector en cuanto se permita siquiera aceptar que los sistemas judiciales no son perfectos son manejados o conducidos por seres humanos imperfectos que también cometen errores y que cuando el error es muerte no hay manera de repararlo.

Volviendo a la decisión del gobernador, opino que pudo haber confundido como muchos, dureza con rectitud o dureza con hombría, podría haber sido mejor que fuera concecuente con lo que este país enseña a sus niños desde el nivel elemental a quienes se les premia por ser Peace Builders —Constructores de Paz— teniéndose en cuenta que la única forma de construir la Paz es haciendo Paz y no devolviendo violencia con violencia ni muerte con muerte. Pese a todo lo dicho y respecto del Gobernador deseo que si algún día se encuentra en graves problemas, se tope con alguien que SI le tenga compasión y que en todo caso pueda, si su conciencia y el peso de sus decisiones si lo permiten conciliar el sueño y dormir tranquilo.

Kcomt es Abogada/Ex Juez

Letters to the Editor Return to the Frontpage