December 21, 2001

Encienda Una Vela
Mons. Jim Lisante
Director, The Christophers

La Navidad y un Momento Cristóforo

No es difícil reconocer un "momento Cristóforo" cuando se presenta. Esos momentos cuando la gente puede lograr un cambio inesperado con un acto de bondad, de compasión y caridad, reflejando así la bondad de Dios. Es hermoso ver ese acto de bondad en la acción de un ser humano, pero también es reconfortante cuando grupos de gente se unen para hacer de éste un mundo mejor. Y ésto me lleva a una anécdota de Navidad.

En mi parroquia celebramos siempre la Noche Buena con una Misa especial para los niños y sus padres, y el lugar se llena. La iglesia tiene capacidad para 900 personas, pero en Noche Buena se reúnen alrededor de 1,500 feligreses. Por suerte tenemos otra iglesia en el subsuelo donde podemos alojar el exceso de asistentes. Esta Misa tiene un sabor de plena alegría. La música se eleva y los feligreses cantan con una emoción que no se ve el resto del año. Y el entusiasmo de los niños por el cumpleaños de Jesús aporta una chispa de energía.

Al final del sermón se presenta un visitante muy conocido —Santa Claus, quien dialoga con el sacerdote oficiante. Santa Claus les recuerda a todos que la razón de la Navidad es Jesús, que es mejor dar que recibir y que rezar juntos es muy importante. Y luego se queda por el resto de la Misa. Es hermoso ver el entusiasmo en los ojos de los niños (y también de los padres).

Hace unos años atrás, después de la Misa de Noche Buena, la familia Muller sintió que debían compartir ese especial regocijo aún con más gente. Y me preguntaron cuánta gente que no había venido a la iglesia por encontrarse enfermos o impedidos por alguna razón. Yo calculé que, más o menos, unas 100 personas no habían podido venir, la mayoría de ellos ancianos o impedidos en alguna forma. Richard Muller dijo que era una gran pena perderse esa Misa tan especial. Yo estaba de acuerdo, pero ¿qué podíamos hacer?

Pues Richard Muller y su esposa encontraron la forma en su estudio de fotografía y videos. Precisamente su trabajo es captar momentos felices en la vida de la gente, y fue así después de reunir algunas donaciones, necesarias para cubrir los gastos, se prepararon para la Noche Buena del año siguiente. Trajeron sus cámaras, manejadas por sus hijos Gregory y Keith, y filmaron la maravillosa Misa de Santa Claus y todo. Luego en el estudio finalizaron los detalles de composición de la película, e hicieron cien copias del video. Y luego nosotros en la parroquia hicimos llegar un video a cada feligrés, asegu-rándonos que cada uno tuviera un videograbador. Y también enviamos un ministro eucarís-tico para darles la Comunión.

Y la reacción de los ancianos y enfermos fue inmediata, estaban encantados y profundamente agradecidos. Una carta que recibí de una señora de 90 años decía, "no es fácil estar sola en Navidad, pero con el obsequio especial del video de Noche Buena ya no estuve sola. Pude así participar con los demás, como si estuviera en la Iglesia de Santo Tomás. Gracias por darme la oportunidad de participar de esa hermosa celebración".

Por cierto, la iniciativa de una persona, y la colaboración de todo un grupo, hizo que este "momento Cristóforo" fuera posible. La buena voluntad de los hijos de Dios, individualmente o en forma colectiva, puede lograr muchos cambios.

Para recibir una copia gratis de ECOS Cristóforos S-218 "Viviendo la fe", escriba a The Christophers, 12 East 48th Street, New York, NY 10017.

Regresar a la Portada