December 19, 2003

Presentaron Extraordinarios Conciertos Navideños La Orquesta de Baja California Acompañada de Coros

Por: Paco Zavala

Los diversos instrumentos musicales, las diversas clasificaciones de las voces humanas, una buena dirección orquestal y vocal, unos estupendos arreglos, además de gozar y disfrutar de momentos de grandeza musical y de un buen ambiente, forman un exquisito e indiscutible momento.

Esto fué lo que aconteció los pasados días 10 de diciembre en Tijuana, en el Teatro del Cecut y el 13 de diciembre en el Palacio Municipal de Tijuana, el día 11 en Ensenada y el 12 en Mexicali.

Se reunieron para beneplácito de los residentes de estas tres ciudades quienes abarrotaron los escenarios de referencia para disfrutar y escuchar cuatro Conciertos Navideños que reunieron musicalmente a la Orquesta de Baja California con 34 maestros, que dirigió Eduardo Díazmuñoz, Director Musical y Roberto Limón, Director General. Participaron en estos conciertos los siguientes coros: Coro Pro Musica de Ensenada con 57 voces divididas en 15 sopranos, 14 altos, 13 tenores, y 15 bajos, dirigidos por la Maestra Galina Pashniak, directora musical; Coro del Conservatorio de Música de la Orquesta de Baja California con 48 voces, divididas en 18 sopranos, 13 altos, 8 tenores y 9 bajos, dirigidos por David Rodríguez, director e Ignacio Caplés, Director Musical y el Coro Infantil del Conservatorio de Música, dirigido por Luis Alberto Clapara en su papel de director musical.

Un programa muy completo y dividido en diversas corrientes musicales correspondientes a diferentes épocas, pero vinculadas con el espíritu decembrino que se respira en los presentes días.

El programa de referencia incluyó en el repertorio a: seis danzas alemanas y el Ave Verum de Mozart (1756-1791), Oh árbol de navidad, anónimo alemán, Campana sobre Campana de Seijas-Villa de España con arreglo de David Rodríguez de la Peña, Por el Valle de las rosas del mexicano M. Bernal Jiménez (1910-1956) con un estupendo arreglo de David Rodríguez de la Peña, Las posadas de los mexi-canos Ramón Noble (1920-1928), Eduardo Hernández Moncada (1899-1995) y Eduardo Díaz Muñoz (1953), en una versión de Eduardo Díazmuñoz, extractos de El Mesías de G.F. Handel (1685-1759). Los trozos del Mesías son: An the glory of the lord, And the shall purify, For unto us a child is born . Glory of God, Rejoice Greatly, O Daughter of Zion y el conocidísimo Hallelujah, este programa estuvo sujeto a cambios de acuerdo como se presentaron las circunstancias, pero estos fueron mínimos.

Por ejemplo escuchar la nostalgia y alegría de la danza alemana, la dulzura del Ave Verum mozartiano, la alegría vivaz de Campana sobre campana, el recuerdo en Por el valle de las rosas, la vivacidad, los responsos en Las Posadas y la sobriedad y la belleza de las partes del Mesías, hasta concluir con el Hallelujah.

Algo que nos llamó la atención fue el desequilibrio que observamos en la distribución de las voces y algunos pequeños errores de enlace y coordinación que se notaron en las interpretaciones. Logrando subsanar estas pequeñeces todo saldrá a pedir de boca. Hay que hacer uso de la tecnología actual: el audio, el video, un Cd, un casette o algo que sirva para evitar estas pequeñas complicaciones. El esfuerzo de ensayar y ensayar, horas y más horas y demostrar en el escenario que no se tienen la técnica suficiente ni los conocimientos musicales necesarios considero una aberración.

Un concierto es como una obra tetral, un ballet, un partido de fútbol o de beisbol o cualquier otra actividad en la que el equilibrio de fuerzas, la concentración y el conocimiento de los elementos dan con el éxito indudablemente, si alguno de estos elementos falta o está mal todo se da al traste.

También participó un gran conjunto de colaboradores de la orquesta como: Roberto González, bibliotecario, Genaro Medina y Pedro López, Técnicos, Raymundo Figueroa, Gerente General, Ana Saldaña, Gerente de Finanzas, Miguel Martínez Gerente de Producción, Mauricio Castro, Gerente de Difusión y Olga Mendoza en la Coordinación de Diseño.

Escuchar y ver a 169 artistas, cada uno desempeñándose en su importante papel que le correspondió en estos conciertos es una maravilla. Escuchar las combinaciones musicales y corales, los contracantos, los ensambles de los coros entre sí y con la orquesta, son algo que no se ve ni escucha todos los días, la asistencia a estos conciertos salió complacida y admirando fervientemente a todos los artistas en la escena.

Los comentarios no se hicieron esperar y realmente fueron muy halagadores, para este género de eventos ojalá que en fechas posteriores mejore la asistencia y que estos conciertos lleguen al grueso de la población, la que también merece probar un poquito de vez en cuando de estos manjares musicales.

Lo correspondiente al ingreso de las entradas se destinará para mejorar las condiciones económicas de la Orquesta de Baja California, encomiable gesto que aplaudimos.

Return to the Frontpage