December 19, 2003

LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por German Velasco C.

Celebremos la fuerza de la familia

Algunas estadísticas que acompañan a la palabra “latino”, nos asocian con un bajo índice de alfabetismo, con un alto índice de pobreza y algunos otros aspectos que tienen que ver directamente con una parte de la realidad. La mayor parte de nuestra gente ha escapado de la pobreza en distintas naciones, pero cuando llega a los Estados Unidos, la realidad no cambia de la noche a la mañana, toma tiempo, sacrificio, y a veces, una generación entera para superar un comienzo sin oportunidades.

Pero el término “latino” también se relaciona generalmente con el término “familia”. Los Latinos somos conocidos en el mundo  entero por el valor que asignamos a la institución de la familia, inclusive cuando nos trasplantamos a otras culturas, esa tendencia sobrevive marcadamente en nuestras vidas.

El valor de tener familia alrededor nuestro es mucho más que una foto bonita donde están abuelos y nietos en el mismo cuadro. La familia es un motor que, bien utilizado- puede conducirnos lejos en la vida, puede salvarnos de la tragedia y cada día puede darnos satisfacciones que el dinero no compraría jamás.

No solamente los Latinos en Norteamérica debemos estar orgullosos de ser considerados como la gente que valora a la familia, sino que todos debiéramos hacer siempre el esfuerzo para que las generaciones nuevas no pierdan esos valores, que no son otra cosa, que una forma distinta de ver la vida.

Si enseñáramos a nuestros hijos a escuchar a sus abuelos y a valorar el peso especifico de la experiencia y de los años;  si les enseñáramos a siempre ponerse el hombro y a ayudarse mutuamente entre hermanos y si les enseñáramos a siempre respetar a sus padres, no habría lugar  a equivocarse, estaríamos construyendo mejores seres humanos, más fuertes, más seguros de sí mismos, con una visión positiva del mundo y con la capacidad de contar con ayuda en esos momentos críticos de la vida que todos encontramos y que son mucho más difíciles de capear en solitario.

¿Cuál es tu familia? En términos de parentesco, mi familia es fácil de definir, son mis hermanos, mis padres, mis abuelos y toda esa gente que tiene mi misma sangre. Pero frecuentemente la gente a quien queremos y apreciamos no siempre lleva nuestra sangre y es simplemente gente que Dios ha puesto en nuestro camino.

Esa “otra familia” es nuestra comunidad, y la comunidad no siempre son nuestros vecinos, sino la gente con quien compartimos algo, la gente que nos importa y a quien le importamos. Esa familia grande es también la comunidad Latinoamericana que avanza compartiendo sueños y visiones, problemas  y posibles soluciones.

A propósito de la Navidad y a propósito de la familia, desde la Red Hispana, queremos alimentar el fuego que nos mueve a los Latinos a la unidad y a la actitud positiva y constructiva. Si vamos a com-petir entre nosotros, que sea solamente para el crecimiento de todos. La Latinidad unida puede lograr mejores días para nuestros hijos y nietos; unidos podemos lograr cambios que nos manifiesten justicia e igualdad de oportunidades y derechos.

Los Latinos comprendemos muy bien el poder de la fuerza imperecedera de la familia y sabemos que esa fuerza radica en la unidad y el amor. En esta Navidad, hagamos dos cosas:  Reafirmemos nuestra gratitud por ese grupo humano que nos acompaña incondicionalmente, nuestra familia, y abramos grandes los brazos para abrazar a todos los Latinoamericanos por igual, reafirmando compromisos de servicio, de apoyo, de ayuda y de solidaridad a nuestros hermanos dentro y fuera de los Estados Unidos.

Desde la Red Hispana, una organización comprometida con el servicio y las necesidades de los Hispanos en Estados Unidos, en permanente búsqueda de mejores instrumentos para mejorar la calidad de su vida, reciban todos, nuestro fraternal abrazo y deseo de mejores días siempre. 

¡Feliz Navidad!

Return to the Frontpage