December 16, 2005

Tradiciones y Actividades en el Multifacético Mes de Diciembre

“Orígen y Significado Navideño Mexica”

Por: Paco Zavala

En el México contemporáneo, en la actualidad es poco lo que se ignora sobre su pasado, es tanta la información que existe, que la fluidez por adquirir el conocimiento es afortunadamente muy clara y transparente.

Sobre la Navidad en el pueblo mexica existe una leyenda, que habla por si misma de la similitud con la historia cristiana. Para fortalecer nuestro dicho exponemos la siguiente narración.

Algunos autores han considerado la posibilidad, al igual que en muchas ceremonias mexicanas, que se trata de un sincretismo relacionado con el nacimiento de Huitzilopochtli. Cuenta la tradición que Coatlicue, sacerdotisa en el templo de Coatepec, estaba barriendo cuando recogió una bolita de plumas que guardó en su regazo. Enseguida quedó encinta.

Sus hijos, los Centzonhuitznahua (cuatrocientos surianos), encabezados por su hermana Coyolxauhqui decidieron vengar la afrenta y se pusieron en camino para matar a su madre. Desde el interior de su vientre, su vástago la consolaba y le aseguraba que la iba a proteger. En el momento de llegar el ejército de hijos, nació Huitzilopochtli armado con macana y rodela, decapitó a Coyolxauhqui y mató a varios de sus hermanos; el resto huyó.

Al igual que muchas deidades mexicas, Coatlicue era simultáneamente sacerdotisa y diosa; era una divinidad terrestre que se equiparaba con Toci (nuestra abuela) y Tonantzin (nuestra madre). El sincretismo se basa en su inmaculada concepción, igual que la Virgen María y en el hecho que las fiestas de Panquetzalitzli, dedicada a Huitzilopochtli y de Tititl, a Tonantzin, caían respectivamente en noviembre y diciembre, cercanas a la fecha de la Natividad del Señor.

Simbólicamente los cuatrocientos surianos representaban las estrellas y Coyolxauhqui a la luna; Huitzilopochtli encarnaba al sol, el cual al salir cada mañana por el oriente, ahuyentaba a los númenes nocturnos.

En el medio indígena actual, Jesús también representa al sol, como puede verse en el significado de la Semana Santa de: coras, mayos, yaquis, totonacos y otros, donde los judíos se vuelven fuerzas nocturnas que matan al sol en viernes santo; solamente en el momento de la resurrección de Cristo, la gente respira tranquila: surgió el sol y se garantiza otro año de vida en la tierra. Sin embargo, poco se parecía la figura de Huitzilopochtli, deidad guerrera, cruel y sanguinaria, a Cristo, quien predicaba la paz y el amor al prójimo.

Los primeros evangelizadores supieron aprovechar todas las coincidencias para inculcar la nueva religión a los recién convertidos. Observaron cada una de las celebraciones indígenas e incorporaron a los ritos católicos aquellos rasgos que no significaron la continuación de los antiguos dioses. Esta narración es parte de la tradición que en la actualidad existe.

Hablar de diciembre, es integrarse a las festividades tradicionales mexicanas, es integrarse con un espíritu decembrino, navideño, de paz, de amor, de hermandad, de compañerismo, de compadrazgo, de familia, de fiesta, de pachanga, de diversión, de gastar, gastar y gastar hasta agotarse los fondos y en caso de que no haya fondos, endeudarse, empeñar o vender hasta solucionar un problema y meterse en otro.

El pasado 11 de diciembre Tijuana, practicamente se volcó con fervor Guadalupano, en el área del Río, el tráfico vehicular se colapsó, en el centro de la ciudad las calles eran unos ríos de gente, deambulando hacia la Catedral de Guadalupe, para entonar las famosas mañanitas a la Virgen, rezar u orar con devoción ante su imagen, encenderle una veladora o un cirio, depositar un ramo de flores, derramar algunas lágrimas postrados a sus piés, en fin muchas maneras para demostrarle fe y devoción.

Para este viernes se inician las tradicionales posadas navideñas, estas se completan con montajes escénicos teatrales de las pastorelas, que se realizan en diversos sitios de la ciudad, ejemplo: el Lugar del Nopal, La Casa de la Cultura Centro, La Casa de la Cultura Playas, y otros escenarios presentarán estos reflejos de la tradición mexicana.

Los diferentes grupos corales que existen en la ciudad también realizan su trabajo, presentando diversas obras corales correspondientes a la ocasión, entonan villancicos, motetes y diversas obras musicales referentes a la temporada.

Las escuelas primarias, secundarias, preparatorias, tecnológicas y universidades se aprestan con sus posadas y despedidas del año, con fiestas, piñatas, desayunos, comidas, cenas, intercambio de regalos, buenos deseos para la navidad y para el año nuevo, antes de salir de vacaciones.

Las diversas instituciones encargadas de apoyar y de difundir la cultura y las artes, preparan sus últimas actividades correspondientes al presente año y planean los correspondientes eventos para el 2006, porque toman un merecido periodo de asueto.

Quedarán en exhibición algunas exposiciones pictóricas, ejemplo: en el Centro Cultural Tijuana, en el Instituto de Cultura de Baja California, en las Casas de Cultura, en el Lugar del Nopal y en otras instituciones.

Esta es la panorámica decembrina que circunda alrededor de todas estas fiestas en la comunidad tijuanense. Todo está bien, nada más deseamos aportar una pequeña recomendación si bebe licor no maneje, búsquese alguien que conduzca su auto y no se arriegue, ¡Recuerde! que sus seres queridos lo esperan.

Return to the Frontpage