December 16, 2005

El Candidato a la presidencia de México Felipe Calderón visitó Tijuana

Fotos y texto por Luis Alonso Pérez

El aspirante a la presidencia de la república Felipe Calderón arrancó su primera gira como candidato oficial del Partido Acción Nacional (PAN) con una visita de campaña a la ciudad de Tijuana el pasado viernes 9 de Diciembre.

Apelando al voto de los mexicanos en Estados Unidos, el candidato panista se autodenominó “un presidente para los migrantes” en la presencia de un grupo de activistas defensores de los derechos de los migrantes y representantes de los medios de comunicación, en un evento matutino frente a la barda fronteriza en Playas de Tijuana.

El evento dio inicio con la participación de Enrique Morones de Ángeles de la Frontera, quien habló sobre el dolor que ha provocado en el pueblo mexicano la difícil situación migratoria entre México y Estados Unidos, un dolor, que según Calderón comparte con sus compatriotas y ha sentido en carne propia, al tener parientes cercanos que se han visto obligados a salir del Estado de Michoacán -uno de los principales Estados expulsores de migrantes- en busca de un mejor futuro.

En su discurso Calderón lamentó las más de 400 muertes anuales de migrantes que intentaron entrar sin documentos a Estados Unidos y se comprometió ante los defensores de los migrantes a resguardar los derechos humanos de los mexicanos en donde quiera que se encuentren, así como dirigir el movimiento cívico de defensa a los “hermanos migrantes” por el cual han trabajado arduamente los activistas fronterizos por décadas.


El candidato presidencial Felipe Calderón visitó Tijuana.

Otra de las promesas de campaña que lanzó al aire el candidato del PAN fue impulsar el crecimiento de la red de servicio consular, para brindar mayores servicios y mejor atención a los mexicanos migrantes en Estados Unidos.

El aspirante a la presidencia dijo soñar con una región de Norteamérica prospera, en donde las personas puedan transitar libremente, de la misma forma en la que transite libremente el comercio de bienes y la inversión. Al mismo tiempo, prometió trabajar para detener la salida de la fuerza de trabajo mexicana hacia Estados Unidos, mediante la atracción de inversión extranjera creadora de empleos.

Calderón expresó su rechazo ante la propuesta de trabajo temporal desarrollada por el congreso estadounidense, llamándola “ofensiva, no solo a personas, pero para la inteligencia” y agregó que los mexicanos que cruzan la frontera no son terroristas, son hombres y mujeres de trabajo, que están jugándose la vida por una vida mejor y cuyo trabajo duro y bajos salarios contribuyen en gran medida al crecimiento económico de Estados Unidos.

“No se explica el crecimiento de la economía más grande del mundo sin factores de productividad, de entrega, de fuerza y de sudor de los mexicanos que han trabajado durante décadas allá” comentó Calderón, quien dice aspirar a tener una relación constructiva y de colaboración con el país vecino “pero desde una postura de dignidad y del reconocimiento de los derechos humanos”.

Para Calderón la posibilidad de crecimiento de México fue devastada por décadas de gobiernos irresponsables, sin honradez, sin credibilidad y con políticas públicas equivocadas, por lo que se comprometió a “derrotar una visión del México del pasado y a romper con la imagen de un México agachado” y al cual, algunos candidatos como el del Partido Revolucionario Institucional (PRI) Roberto Madrazo, desearían regresar. Calderón considera que Madrazo representa integralmente toda la negatividad del antiguo sistema político mexicano.

Al finalizar el evento, Felipe Calderón dejó una ofrenda en honor a los migrantes fallecidos en la barda que divide a México y Estados Unidos, un lugar representativo de los defensores de los derechos de los migrantes ya que ha sido utilizado como punto de protesta y encuentro desde mucho tiempo antes de que el ahora aspirante a la presidencia comenzara su carrera política.

El Padre Luis Kendzierski, director de la Casa del Migrante de Tijuana, le mostró la lista de los migrantes que han muerto al cruzar la frontera y le expresó su preocupación por la propuesta de plan de empleo temporal, ya que le preocupa que se pretenda utilizar la mano de obra mexicana y después de un cierto periodo desecharla cuanto ya no sirve, para importar a otra mas joven y más fuerte.

El inicio de la gira de Felipe Calderón en Tijuana y su interés por los migrantes hace evidente la importancia que este sector representa para su resultado electoral, aunque es difícil saber si se deba a un interés sincero por apoyar al grupo de mexicanos con mayores necesidades o por que representan la principal fuente de ingresos del país.

Lo único que queda claro es que acaba de establecer un compromiso que ni el gobierno del PRI ni el del PAN han podido resolver en décadas.

Return to the Frontpage