December 14, 2001

LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Diego Alvarez

Soldados Hispanos en la línea de fuego

Los líderes americanos aprovechan cada oportunidad para decirle a todo el planeta por qué Estados Unidos está librando una batalla contra el terrorismo mundial. El presidente Bush le solicitó al mundo entero que se uniera y demostrara que comprenden por qué hay que manifestarse en contra de ese flagelo. El presidente pidió a las diferentes naciones que tocaran su respectivo himno nacional el 11 de diciembre, a la hora exacta en que el primer avión secuestrado chocó contra la primera torre del World Trade Center en Nueva York, a las 8:46 de la mañana.

Muchos países latinoamericanos estuvieron a esa hora expresando su apoyo a este país, pero también estuvieron recordando a los hispanos que hoy viven en los Estados Unidos y que como patriotas, están defendiendo los intereses de esta nación en el campo de batalla. Tal como lo han hecho otros cientos de soldados hispanos a lo largo de la historia de los Estados Unidos.

El gobierno americano ha puesto en marcha la operación Aguila Noble para defender el suelo americano de más ataques terroristas similares al ocurrido el pasado 11 de septiembre. 7.685 reservistas han sido llamados a las filas del ejército, y otros 2.000 soldados están brindando apoyo operacional a las tropas en acción. Una vez más, es necesario recordar que muchos de esos soldados son hispanos y están sirviendo a esta nación con mucho patriotismo y convencimiento de causa.

Ellos son hijos e hijas, hermanos, sobrinos, padres, madres y amigos. Juntos, en el ejército, no se distinguen los unos de otros pues el ejército es sólo uno, pero llevan en su corazón, la bandera americana en alto y el orgullo de ser hispanos.

Nuestra comunidad siempre ha puesto su cuota en el ejército de los Estados Unidos. Somos el grupo social de más rápido crecimiento en el país, así mismo, los soldados hispanos han venido creciendo en número desde 1987. De hecho la cantidad de soldados hispanos ha crecido en un 10% mientras que soldados blancos y afro-americanos ha decaído en un 40%, según estadísticas del Centro de Defensa de Monterrey, California.

El 7% del total de soldados del ejército americano son hispanos, sin mencionar la Fuerza Naval ni la Fuerza Aérea. No es una cifra del todo representativa del potencial hispano. Tal vez sea porque muchos de los soldados hispanos no alcanzan a ocupar altas posiciones dentro del ejército.

Mario Hardy, coordinador de Apoyo al Tercer Mundo cita en uno de sus artículos a Jane McHugh, columnista del Army Times, quien dice que "la mayor parte de los hispanos alistados pertenece a los grados de menores salarios, estando la mayoría en el grupo de brigadas de primera clase y caporales especialistas". "Si su número dentro de los oficiales es bajo, los latinos destacan históricamente por su fuerte presencia en una de las categorías claves, la de los caídos en el frente. Un impresionante 28% de los nombres en el Vietnam Memorial en Washington D.C. pertenece a latinos (Joint Center for Political and Economic Studies Report)." Dice Hardy.

Una explicación lógica para este fenómeno y que es mencionada por Hardy en su artículo, es la del reclutamiento en zonas marginadas en donde hay una gran concentración de hispanos dispuestos a mejorar su estilo de vida. "Las Fuerzas Armadas intentan alistar a la gente de color de manera desproporcionada y por lo tanto es la gente de color la que muere desproporcionadamente en las guerras." Dice Mario Hardy en su artículo.

Cualquiera que sea la razón, es necesario estar bien informados para constatar que los beneficios que se obtienen al enlistarse en la armada, sí son aplicados, y sí son recibidos. No es secreto para nadie que aparte de la capacidad económica y la fuerza de trabajo que brindan los hispanos a la economía de este país, se aprecia de igual forma el potencial que en recurso humano representan los hispanos para el ejército.

Mientras tanto, los soldados hispanos seguirán combatiendo en el frente de batalla, convencidos de que harán hasta lo imposible por servir a su patria. Muchos lograrán altos mandos en el ejército, pero la mayoría continuará al frente de las filas, defendiendo con valentía los ideales establecidos en la Constitución y apoyando los intereses de los Estados Unidos. Para los soldados hispanos, un merecido homenaje de gratitud.

Para cualquier comentario o sugerencia escriba a columnavertebral@hrn.org.

Regresar a la Portada