December 12, 2003

Colegio Southwestern Construye Nuevo y Moderno Centro de Desarrollo Infantil

Costará $6.5 Millones y Servirá a 120 Niños Cada Día

CHULA VISTA — Estudios académicos lo han demostrado. Los niños que sobresalen en sus estudios preescolares tienen más probabilidades de sobresalir en la primaria, la secundaria, y subsecuentemente en la universidad. Gracias al nuevo Centro de Desarrollo Infantil (CDC) del Colegio Southwestern (SWC), muchos más niños tendrán acceso a una educación preescolar de calidad.

“Estamos facilitando el que los padres del Sur del Condado tengan acceso a una educación preescolar de calidad”, dijo Norma L. Hernández, superintendente/presidente interina del Colegio Southwestern, al dar la primera palada e iniciar la construcción del nuevo centro educativo. A la ceremonia también se dieron cita otros funcionarios, profesores, empleados, y estudiantes del Colegio, así como funcionarios públicos y de educación y residentes comunitarios. “Sus hijos aprenderán utilizando modernos métodos de enseñanza que los ayudará a desarrollar las destrezas necesarias para tener éxito en la escuela. El nuevo Centro de Desarrollo Infantil representa una puerta de entrada a la educación superior”.

Egresados del CDC también estuvieron presentes en la ceremonia. Los estudiantes, que ahora estudian en el Colegio Southwestern y la Universidad Estatal de San Diego (SDSU), compartieron sus experiencias de sus días preescolares.

“Nos dieron la oportunidad de tomar clases de baile y bailar para nuestras familias y amigos. Ésto me ayudó a tener confianza en mí misma y a no tener miedo en el escenario”, dijo Cristina Mendoza, de 18 años y estudiante de Administración de Empresas del SWC. “Gracias al cuidado y enseñanza que recibí en el preescolar pude adaptarme mejor en la primaria”, agregó la estudiante, quien estuvo acompañada por Pamela Geniza, otra egresada del CDC y estudiante de la SDSU.

Los estudios académicos han demostrado que los estudiantes que participan en programas de educación de calidad aprenden mejor y tienen mayor éxito en la escuela. También:

 Sacan mejores resultados en exámenes de rendimiento académico, se comunican mejor, y están mejor prepa-rados en las matemáticas y en el lenguaje

 Cuentan con niveles más altos de graduación de la preparatoria, asisten con mayor frecuencia a la universidad, y no requieren de educación básica.

Reconociendo que muchos de sus estudiantes son padres de familia, funcionarios del Colegio establecieron un Centro de Desarrollo Infantil a principios de los años 1970 para proporcionar cuidado infantil de calidad y a bajo costo para los hijos de los estudiantes, así como el profesorado y los empleados del Colegio y los residentes de las comunidades aledañas.

En la actualidad, el Centro sirve a un promedio de 30 niños –de 3 a 5 años—al día en sus dos aulas y se enfoca en las necesidades individuales de cada niño. Casi un 75 por ciento de los usuarios son estudiantes.

El nuevo y moderno Centro de Desarrollo Infantil costará $6.5 millones y será construido en la parte suroeste del recinto colegial. El Centro estará listo para el año 2005 y contará con seis salones y cuartos de observación para uso de los estudiantes en el Programa de Desarrollo Infantil y otros programas del Colegio. El mismo servirá a un promedio de 120 estudiantes cada día. Los fondos para la construcción del mismo vienen de la Propuesta 47, aprobada por los votantes de California en noviembre del 2002.

“El Centro será una gran herramienta de enseñanza para los estudiantes en el Programa de Desarrollo Infantil”, dijo Trish Axsom, décana de la Escuela de Tecnología y Servicios Humanos del SWC. “El Colegio Southwestern apoya a las familias y a los padres de familia que desean continuar su educación”.

Uno de los aspectos únicos del CDC es su uso de un método de enseñanza moderno. Inspirado en el Método Reggio Emilia, el mismo está basado en varios principios claves: el envolvimiento de los padres y una colaboración entre los padres, los maestros, y la comunidad. Esta filosofía educativa se desarrolló después de la Segunda Guerra Mundial en el pueblo de Reggio Emilia, una comunidad al norte de Italia. En las ‘escuelas que utilizan el Método Reggio Emilia, se insta a los estudiantes a que exploren el ambiente a su alrededor y a expresarse a través de sus lenguajes naturales.

Siguiendo el estilo progresivo de Reggio Emilia, un grupo de niños del CDC ya están trabajando y siguiendo el desarrollo del nuevo Centro. Los niños se han mantenido activos realizando dibujos sobre sus percepciones de cómo será el nuevo CDC y seguirán observando el pro-ceso de edificación.

Para Oscar, de 4 años, el nuevo Centro será “un barco gigante en el que se puede flotar. En un lado del segundo piso habrá una casa verde de espantos y en el otro será la escuela del Hombre Araña. Los niños entrarán, se sen-tarán, y se pondrán a jugar”.

Utilizando lápices y plumones de colores, Jonathan, de 4 años, dibujó dos cuartos azules y uno verde. “Hay dos cuartos y éste es para la siesta (el cuarto azul a la izquierda). Alguien más puede dormir en el otro cuarto (el azul de la derecha). El cuarto verde está en el medio. Hay un sol porque se necesita para que haya luz”, escribió el estudiante del CDC.

Para los estudiantes del Colegio Southwestern, el CDC no sólo ofrece cuidado infantil a bajo costo sino que está convenientemente ubicado.

“Para los estudiantes del SWC, el Centro representa un gran sentido de paz”, dijo Patricia Montoya-Bartow, directora del Centro de Desarrollo Infantil del SWC. “Están tranquilos porque saben que sus hijos están en un lugar que se enfoca en sus necesidades y utiliza los mejores métodos de enseñanza”, concluyó.

Return to the Frontpage