December 10, 2004

Definiendo sustancia

Ocean’s 12 trata de sobrepasar a su antecesora

Por Jose Daniel Bort

Ocean’s 12 es casi tan divertida como su prede-cesora, pero sufre un poco de “secuelitis”. Los cineastas han dado casi en el blanco de la diversión, pero todavía se siente que la primera parte fue definitivamente mejor.

En esta segunda parte Terry Benedict (Andy García) está muy, pero que muy molesto. A él no le importa que los cincuenta millones de dólares que les robaron hayan sido pagados por el seguro. El quiere su dinero (y su honor) de vuelta, con intereses. Y se asegura de que cada uno de los miem-bros de la banda de Danny Ocean (George Clooney) se dan muy por enterados.

Ya ni siquiera le interesa la muchacha, Tess (Julia Roberts). Danny se puede quedar con el cuero, además es su esposa. El quiere lo que siempre había querido: el cochino dinero. Y ésta es precisamente la premisa que trata de evitar Ocean y su equipo a toda costa. Ellos están por el deporte de robar, aunque los beneficios si compren pedacitos de cielo en forma de casas de retiro en Connecticut o manicuras en Tailandia.

Danny organiza una serie de golpes en Europa (en Norteamérica es imposible, todavía están demasiado calientes), y la banda de “malhechores” se van vestidos de Gucci y Armani a conquistar la vieja escuela Europea.

En base a esta premisa, el director Stephen Soderbergh espera que la audiencia se identifique con sus ladrones en desgracia. Claro, el hecho de que estos personajes sean realizados por Clooney, Brad Pitt, Matt Damon y Bernie Mac ayuda. Ayuda sobremanera.

Ocean’s 12 es, otra vez, un ejercicio de Estilo sobre sustancia. Es el cómo lo que interesa, no el por qué o para qué. La audiencia no quiere Robin Hoods, en esta época de puro y profunda avaricia, los “buenos” ladrones sirven como metáfora funcional de las aspiraciones del hombre de cuello blanco de mediana edad, el obvio “target” de esta película.

Y para ese público especial la naturaleza diseñó a Catherine Zeta Jones, quien hace súbita entrada por la derecha en una suntuosa sala de conferencias de La Haya (sede de la policía Mundial) y mantiene el foco de atención durante toda la película en su rostro perfecto. La actriz es Isabel Lahiri, una especialista en el crimen organizado con un pasado morboso y una aleación a Rusty (Brad Pitt) que ella quisiera olvidar. Quisiera.

Se junta en el tinglado un celoso ladrón francés (el conocidísimo actor y director en Europa Vincent Cassell) y tenemos la formula necesaria para divertir. Las armas son levemente usadas y la violencia es mínima, la verdadera ambición del director Soderbergh y su equipo es lograr filmar alrededor de la catedral del Duomo en Florencia o en las calles de Ámsterdam, tratando de asimilar la sustancia que brindan los años de vida en Europa. No se preocupen por el estilo, él tiene suficientes americanos A1 para rellenarlos, de todas las generaciones. Sino que le pregunten a Bruce Willis haciendo un cameo sin crédito en la pelicula.

Ocean’s 12
Con: Catherine Zeta Jones, Brad Pitt, George Clooney, Andy García.
Dirigida por: Stephen Soderbergh
Clasificación: PG 13
Chiles: 3 ½ de 5

Return to the Frontpage