December 9, 2005

México del Norte
Por Jorge Mújica Murias

Zapatos vemos, Uniformes no sabemos

La comidilla de la semana en la frontera norte de Estados Unidos ha sido, sin lugar a dudas, el regalo de 500 zapatos tenis a otros tantos aspirantes a ciudadanos de México del Norte.

No son tenis cualquiera, ni son tampoco tenis marca Michael Jordan o patrocinados por algún famosísimo atleta que gana millones de dólares de este lado. Es más, ni siquiera son zapatos, sino más bien botines. Y no son blancos, sino tricolores: están confeccionados con los colores de la Bandera mexicana.

A un ladito, por el huesito del tobillo, tienen un holograma con el famoso logotipo de “Hecho en México”, con todo y águila azteca. En el talón, llevan la menos famosa imagen de Santo Toribio, que alguien dice que es el santo patrón de los inmigrantes.

Pero lo mejor del caso es que en la lengüeta llevan una bolsita para poner la lana, una lamparita de pilas y una brújula pa’ saber si deveras se está caminando en dirección a México del Norte. Más mejor, en la suela traen un mapa con bastante detalle de la zona fronteriza, de Tijuana hasta Arizona.

La marca, por si alguien por allá en el Sur se quiere comprar unos, es “Brinco”, y sus creadores los definen como “una herramienta que permite transitar entre el Primer y el Tercer Mundo”. Cuestan 215 dólares y se venden en una exclusiva boutique del centro de San Diego, pero 500 pares se fueron de regalo a aspirantes a ciudadanos de México del Norte, cortesía de Judi Werthein, argentina residente de Puebla York, diseñadora de los “tenis Brinco”.

“La intención es vincular el consumismo de Estados Unidos con las dinámicas de migración y las mecánicas del mercado internacional”, dice Osvaldo Sánchez, director de InSite, patrocinadores de los tennis “Brinco”. Añade que se quiere “Denunciar el doble lenguaje de una potencia ávida de mano de obra barata que se niega a reconocer los derechos de más de 10 millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos”.

Tenis no, pantalones si

Por supuesto los Minuteman quieren colgar a Judi con las agujetas de los tenis.

Pero curiosamente no han abierto la boca sobre otra prenda de ropa “de aquél lado” que también causó alguna discusión esta semana.

Resulta que desde hace un año los uniformes de la Patrulla Fronteriza traen etiquetas que dicen. “Hecho en México”.

La Migra tiene un contrato de 30 millones de dólares con “VF Solutions”, empresa de Nashville, para obtener los uniformes de sus 30,000 agentes. La compañía dice que el chiste es ahorrarse dinero, y el contrato les permite comprar ropa en México, Estados Unidos, Canadá y la república Dominicana. Su vocero afirma que, a final de cuentas, los agentes de la Migra “están muy bien vestidos, bien uniformados, limpios y presentables”, y que “están haciendo le mejor posible con su dinero”.

Ante el silencio de los Minuteman, el sindicato de agentes fronterizos ya protestó, diciendo que “parece una broma de mal gusto estar deteniendo mexicanos vestidos en uniformes hechos en México”, y un par de políticos repitieron la cantaleta de que “es un riesgo a la seguridad nacional” porque “los uniformes podrían caer en manos de terroristas”.

Un poco más realista, el Republicano de Arizona John Carter dice que “Si estamos haciendo uniformes en México y alguien se los roba, ¿cómo vamos a distinguir a nuestros agentes de los inmigrantes indocumentados?”. Promete que este mes va a proponer en el Congreso Federal que los uniformes de la Migra sean hechos en Estados Unidos.

Nomás que ¡ahí está el detalle!. Si compran los uniformes de este lado, van a tener que pagarlos mucho más caros, porque acá la mano de obra es más cara. A menos, claro, que los compren en uno de esos changarros que viven de explotar inmigrantes indocumentados, pagándoles menos del salario mínimo, sin contratos fijos, sino puro jornalero diario, sin derecho a vacaciones ni horas extras y demás derechos normales de los trabajadores gringos.

Es más, con tantita suerte, a la mejor terminan comprándoselos a un changarro que contrate a los nuevos ciudadanos de México del Norte que hayan cruzado exitosamente la frontera con sus tenis “Brinco”.

Contact Murias at: mexicodelnorte@yahoo.com.mx

Return to the Frontpage