December 9, 2005

De un garaje hacia el corazón de los niños

Por Martha Sarabia

Los días festivos de fin de año a menudo hacen que las personas se hagan más conscientes y sensibles a las necesidades de aquellos a su alrededor. Fue éste sentimiento único que en 1971 motivó al entonces estudiante de Palomar College Alex Gonzáles a recaudar juguetes para los niños de bajos recursos de su vecindario en Vista.

Ahora, después de 35 años, la Colecta Anual de Juguetes de MEChA (Movimiento Estudiantil Chicano de Aztlan) de Palomar College ha sobrevivido para contar su larga historia.

Cuando John Valdez, ahora profesor y presidente del departamento de estudios multiculturales del colegio comunitario Palomar, llegó al campus, la colecta de juguetes acababa de empezar en la comunidad. “Gonzáles tenía una fiesta navideña en su garaje para los niños en su vecindario. Alrededor de 30 niños jugaban y después recibían los juguetes que MEChA recaudaba,” comentó Valdez sobre los humildes inicios del evento.

Poco a poco el club estudiantil empezó a adoptar el evento anual como propio a través de Gonzáles, quien era un miembro del grupo, y lo mudó al colegio comunitario.

Tres décadas más tarde y después de haber sido organizada por diferentes estudiantes cada año, la colecta de juguetes ha demostrado ser resistente. “Este es el programa navideño más duradero en el Condado,” dijo Valdez.

La colecta de juguetes se enfoca en la recaudación de juguetes nuevos y sin envolver para niños y adolescentes de 3 hasta 12 años de edad.

“Nuestro propósito principal es ayudar a la comunidad. Le damos los juguetes a los niños en nuestra comunidad especial-mente a aquellos que residen en viviendas de bajos recursos,” enfatizó Lorena Duarte, presidenta del club MEChA del colegio comunitario Palomar.

Hasta la fecha el promedio de juguetes recaudados cada año es entre 300 y 400.

Ya se ha convertido en una tradición que el evento anual empiece con la Noche de cultura. Miembros de la comunidad traen un juguete nuevo y sin empacar como pago por admisión al evento nocturno. Además, tienen la oportunidad de disfrutar música que varía desde música tradicional mexicana a rap hasta bailes típicos mexicanos como la danza de los diablos y bailes raperos, mientras que también contribuyen al esfuerzo anual. Algunos de ellos también dan contribuciones monetarias.

“Es una celebración de diferentes culturas. También, es una manera de ayudar,” comentó Duarte sobre el evento inicial.

La colecta de juguetes termina con la entrega de los juguetes durante la fiesta anual navideña o la fiesta “Chicanito” como le llama Valdez, que tendrá lugar el 17 de diciembre. Durante ésta fiesta, los niños reciben los juguetes y tienen una oportunidad de mirar, tocar y hablar con Santa Claus.

“El concepto es el mismo desde que empezó la colecta: el hacer de la navidad un día especial para los niños y darles un juguete de calidad que se puedan llevar a casa y divertirse con él,” dijo Valdez.

Para hacer de la fiesta un día especial para los pequeños, muchos de sus organizadores incluyendo a Valdez han participado en el espíritu de la temporada de muchas maneras. “Yo he sido Santa Claus por un par de años. He usado un poncho y botas. El año pasado se me olvidó la barba,” dijo Valdez entre risas.

A pesar de su larga historia y la dedicación de sus organizadores, la colecta de juguetes ha tenido que vencer muchos obstáculos cada año sobre todo financieros y lograr tener suficientes estudiantes y otros voluntarios. “Esperamos recibir más apoyo de negocios en la comunidad.

Una de las metas de Valdez es el de ofrecer una cena a los niños que reciban los juguetes junto con su familia.

Más allá de las risas, las dificultades, y los recuerdos, los organizadores saben del impacto positivo que la colecta de juguetes ha tenido en la comunidad al recibir el agradecimiento por parte de los niños y sus padres quienes reciben los juguetes.

Este año, los juguetes serán recaudados hasta el 15 de diciembre. Las cajas para donar los juguetes nuevos y sin envolver están distribuidas en el colegio comunitario Palomar en San Marcos localizado en el 1140 W. Mission Rd. Las cajas están en la biblioteca, oficina de admisiones al igual que en salones de clases como el SU 17 y el SU 28A.

Un día antes de la fiesta de navidad y justamente después de tomar exámenes finales, los miembros de MEChA y otros voluntarios se reúnen para envolver los juguetes recaudados.

Todos los juguetes son entregados a los niños en las comunidades cercanas, muchos de los cuales viven en San Marcos.

Para más información sobre la Colecta de Juguetes de MEChA y/o para ayudar de una manera u otra, llamar al (760) 613-9695.

Return to the Frontpage