December 9, 2005

La decimonovena edición de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara

Por Luis Alonso Pérez

Por decimonoveno año consecutivo la Feria Internacional del Libro (FIL) abrió sus puertas para reunir a las figuras más importantes de la literatura hispanoamericana y transformar a la ciudad de Guadalajara en la plataforma de comercio más importante de la industria del libro en todo Latinoamérica.

Participantes de 38 países se reunieron para llevar a cabo para celebrar una fiesta literaria y cultural que va más allá de los libros, en la que alrededor de medio millón de asistentes locales y foráneos pudieron disfrutar algunas de las 600 actividades académicas, educativas, culturales y hasta deportivas que se llevaron a cabo desde el sábado 26 de noviembre hasta el domingo 4 de diciembre.

Los 26 mil metros cuadrados de la Expo Guadalajara albergaron a más de 1,500 editoriales, donde los visitantes pudieron acceder a 200 mil títulos, presenciar alguna de las 230 presentaciones de libros, o disfrutar de los conciertos llevados a cabo en la explanada.

“Es un ambiente vibrante, porque la feria tiene la cua-lidad de no solo ser una librería gigantesca o un encuentro de profesionales, sino también un festival cultural, así que hay un ambiente como de fiesta” comentó Myriam Vidriales, coordinadora de prensa de la FIL “Para la gente de Guadalajara este el evento cultural del año, son nueve días de completo atiborramiento cultural”.

El evento contó con la presencia de celebridades literarias como Elena Poniatowska, Mario Vargas Llosa, Fernando Savater o Arturo Pérez-Reverte, en conferen-cias frente a 1,500 asistentes y se llevaron a cabo premiaciones a las figuras más destacadas de la industria editorial, sin embargo, después de las presentaciones se podían ver a los autores hablando con sus lectores o firmando sus libros, lo cual le daba a la FIL un ambiente muy íntimo.

“Sin duda es el mayor escenario para que la gente conozca lo que se esté haciendo en la literatura iberoamericana y para que reconozcan a los autores que le dan forma” comentó Vidriales.

La escritora norteamericana Toni Morrison formó parte de la ceremonia que dio inicio oficial a la FIL, así como el poeta Tomás Segovia, quien recibió el Premio de Literatura Latinoamericana y del Caribe Juan Rulfo.

A la ceremonia también asistió Eliane Karpe de Toledo, la primera dama de Perú –el país invitado de honor de este año– Alrededor de 50 escri-tores peruanos, incluyendo a Mario Vargas Llosa y Alfredo Bryce Echenique se presentaron en la FIL, así como a la cantante Tania Libertad y un extenso grupo de músicos y cantantes de jazz, rock, hip-hop, música negra y caucana, como Raúl García Zarate y el grupo Yuyachkani, quien presentó una interesante retrospectiva de la cultura peruana.

Uno de los artistas peruanos más importantes en la FIL fue el pintor Fernando de Szyszlo, el mayor representante del expresionismo abstracto de Perú, que presentó obras de su colección personal, aunque también se realizaron presentaciones de fotografía y obras de teatro políticas inspiradas en la época de Alberto Fujimori y Sendero Luminoso.

Por su reputación, tamaño y su importancia comercial, ha sido considerada como la segunda feria del libro de mayor importancia en el mundo, en gran medida porque existe una lucrativa industria editorial que emplea a la feria del libro como un espacio importante para el comercio y para realizar operaciones de compra y venta de derechos de autor.

El aspecto comercial es tan importante que por tres días la FIL cerró sus puertas durante el horario matutino para que los representantes de las casas editoriales, distribuidores y vendedores de libros realicen sus operaciones. Se estima que este año se llevarán a cabo un total de 30 millones de dólares en operaciones comerciales.

Sin duda el comercio editorial ha contribuido significativamente al crecimiento de la FIL, sin embargo su popularidad se ha debido en gran parte la participación de comunidad tapatía, quienes son los que han hecho a la FIL un evento realmente suyo.

Una de las maneras en las que la FIL se acercó a la comunidad fue a través del programa ECOS de la FIL en el que participaron 30 autores que visitaron preparatorias de Guadalajara y zonas aledañas para platicar con los jóvenes sobre libros, de literatura y porque les gusta leer. Una experiencia muy importante tanto para los alumnos como para los autores, y que forma parte de un esfuerzo de las editoriales por crear públicos jóvenes.

El siguiente año se celebrará el 20 aniversario de la FIL, por lo que en esta edición se anunció la participación de la región de Andalucía, España como el siguiente invitado de honor, con una celebración que anticipaba lo que aguarda para el 2006, con exhibiciones de baile flamenco, así como una degustación de la gastronomía y el vino Andaluz.

Si desea saber más sobre la Feria Internacional del Libro de Guadalajara visite su sitio de Internet www.fil.com.mx

Return to the Frontpage