December 7, 2001

Encienda Una Vela
Mons. Jim Lisante
Director, The Christophers

Camino al Liderazgo

El Padre James Keller, de la Orden Maryknoll, fundador de The Christophers en 1945, aún ejerce una poderosa influencia en nuestra organización a pesar de haber fallecido hace ya 25 años. Y esa presencia será acentuada aún más en las próximas semanas, cuando uno de los proyectos favoritos del Padre Keller, el Curso de Liderazgo Cristóforo, se establezca en nuestra sede central.

El liderazgo ha sido siempre un fundamento de la filosofía Cristófora. Después de todo, afirmaba el Padre Keller, todo aquel que "cambie al mundo" —como se les invita a todos los Cristóforos— necesitaba una chispa de liderazgo para llevarlo a cabo. Y también se dio cuenta de que, aunque no todo ser humano tiene la capacidad de comunicación que un líder necesita, una formación inteligente y sólida puede ayudar a lograrlo. Y así es que nació el Curso de Liderazgo Cristóforo.

"Su objetivo fundamental", escribió el Padre Keller en su biografía Para Encender Una Vela", "es ayudar al ser humano a usar los talentos que Dios le ha dado, para dar forma al mundo de nuestro tiempo comunicando sus ideas en forma efectiva". Casi desde el principio el Padre Keller puso el proyecto en manos del Padre Thomas J. Bresnahan, de Detroit, Michigan, y en la organización que éste fundó para dictar los cursos — el Instituto Gabriel Richard (nombre de un sacerdote pionero, que fue legislador territorial antes de que Michigan se convirtiera en estado). A lo largo de 50 años, el Padre Gresnahan y el instituto cumplieron la misión con distinción, ayudando a miles de hombres y mujeres a comprender que cada uno de ellos podía cambiar el mundo, y que es mejor encender una vela que maldecir la oscuridad.

No sé cómo agradecer a todos aquellos conectados con el Instituto Gabriel Richard —especialmente los cientos de instructores y coordinadores voluntarios— por haberle dado vida al Curso de Liderazgo Cristóforo a través de los años. Con su dedicación han desarrollado líderes en todos los niveles de la sociedad. Pero ahora los días del Instituto Gabriel Richard/Liderazgo Cristóforo han llegado a su fin. El año pasado los miembros del directorio del instituto pidieron a The Christophers que retomara la responsabilidad del curso y, después de varios meses de preparación, se ha concretado el 1 de julio de este año. El Curso de Liderazgo Cristóforo está ahora en la sede central, en Nueva York.

Habrá un período de transición, durante el cual se completarán algunos aspectos administrativos. Pero nuestra gran esperanza es que en poco tiempo el curso continúe floreciendo, no sólo aquí en Nueva York, sino también en todo el país. (¡Y aún más allá! Nuestros fieles amigos han llevado el Curso de Liderazgo Cristóforo a Irlanda, América Latina, las Filipinas y otros lugares). Por cierto, ésto ha sido un gran desafío, pero si no hubiéramos creído en el potencial de unas pocas personas—y aún de una sola persona— de lograr el cambio, no estaríamos aquí.

Aunque algunas veces el Curso de Liderazgo Cristóforo fue modificado para responder a los cambios del mundo, básicamente su esencia sigue el mismo programa que el Padre Keller diseñó en aquellos años. De 20 a 25 alumnos se reúnen una vez por semana, durante ocho semanas, bajo la guía de instructores capacitados, quienes subraya dos ideas: No hay nadie como tú, y, Tú puedes lograr el cambio. Dado que los líderes necesitan confianza y la habilidad de hablar en público, los instructores enseñan oratoria en público dentro del marco del mensaje evangélico.

Y el éxito ha sido notable. Los graduados han alcanzado funciones ejecutivas, puestos de liderazgo en la comunidad, y hasta en el Congreso. Pero no es imprescindible alcanzar niveles tan altos para ser líder en la tradición Cristófora. Todo ser humano que tome la iniciativa, aún en temas menores, puede aportar una valiosa contribución a la comunidad, y al mundo, para que prevalezcan la valentía, la compasión y la paz.

Para obtener una copia gratis de ECOS S-203 "Cómo nos comunicamos realmente", escriba a The Christophers, 12 East 48th Street, New York, NY 10017.

Regresar a la Portada