December 2, 2005

La milicia Estadounidense: ¿combatientes de guerra o buscadores de paz?

Por Luis Alonso Pérez

¿Cuál es el papel de la milicia estadounidense? ¿Son simples combatientes listos para atacar? ¿O están trabajando para lograr la paz y la resolución de conflictos?

Estas preguntas fueron tratadas por la doctora Joyce Neu, Directora Ejecutiva del Instituto Joan B. Kroc para la Paz y Justicia en la Universidad de San Diego, en su conferencia US Military: War fighters or Peace seekers?, un reporte sobre el Joint Civilian Orientation Conference (JCOC), al cual la doctora Neu tuvo la oportunidad de asistir. Este programa lleva operando desde 1949 y corre a cargo del Departamento de la Defensa, con el objetivo de informar a los líderes de opinión sobre los temas relacionados con seguridad nacional.

A pesar de que la Dr. Neu había trabajado anteriormente con militares Holandeses y Suecos en áreas de conflicto como Bosnia o Georgia, no sabía prácticamente nada sobre la milicia estadounidense. “Fue un viaje propagandístico, en el sentido que nos trataron de informar y de ayudar a comprender mejor a nuestras fuerzas militares de una forma positiva” comentó la doctora Neu.

“Cuando crecí en los sesentas y setentas, yo estaba en contra de la guerra. Mi primera experiencia positiva con los militares fue a principios de los noventas, cuando fui a Bosnia y Georgia, ya que comencé a platicar con los oficiales de alto rango sobre los conflictos que sucedían en esas regiones. Eso abrió mis ojos para darme cuenta que esos no son sus problemas, son los líderes políticos quienes deciden cuando y donde usar los militares. Algunas administraciones usan la milicia de una forma responsable, otros de forma irresponsable”.

Una de las principales lecciones que la doctora Neu aprendió es que los XXXXX y los militares tienen algo en común: ambos están tratando de resolver un conflicto en el mundo. “Los militares probablemente son los últimos que desean ir a la guerra, porque ellos conocen las consecuencias de la guerra”, comentó Joyce Neu “Los militares no deciden cuando ir a la guerra, son los líderes civiles los que toman las decisiones y ellos solo se encargan de hacer su trabajo”.

En su viaje la doctora Neu tuvo la oportunidad de platicar con los soldados y darse cuenta que muchos de ellos se unen a las fuerzas armadas porque provienen de entornos pobres que no les proveen la oportunidad de ir a la universidad. Ellos no representan plenamente a la sociedad norteamericana, ya que la mayoría proviene de un nivel socioeconómico bajo.

“Aunque estés a favor o en contra de la milicia, el hecho de que existan hombres y mujeres jóvenes dispuestos a arriesgar sus vidas para defender este país es algo de lo que todos debemos estar agradecidos, pero también tenemos que cuestionar a nuestros líderes políticos sobre cómo deciden usar la milicia, porque sus vidas deben de ser algo muy valioso para todos nosotros”.

Para la doctora Neu, este viaje no cambió su opinión sobre la guerra en Irak; ella sigue sintiendo que fue completamente desacertado y cree que muchas de las acciones militares de ésta administración no han sido justificadas.

“Yo creo que Irak aparecía dentro de los planes desde antes del 911. Yo creo que ni siquiera la guerra en Afganistán estaba justificada. No creo que la forma apropiada de lanzar una guerra en contra del terrorismo sea con una defensiva militar tradicional. No creo que nos haga más seguros, al contrario, creo que nos pone en mayor peligro porque ahora el resto del mundo nos odia y con justa razón”.

La doctora Neu está consternada con el creciente interés de Estados Unidos en el golfo de Guinea en Africa, porque no parece que sea un interés humanitario. Ella cree que la fuerza militar puede ser utilizada para servir intereses económicos directos, ya que existe interés en prevenir que los chinos controlen el petróleo en África porque China ha creado muchos caminos hacia los campos petroleros en Sudan, así que Estados Unidos está enviando barcos constantemente.

“Estoy asombrada que muy pocas personas estén impactadas por el hecho de que nuestro país esté en guerra. Deberíamos de estar haciendo sacrificios, pagando más impuestos, asegurándonos que nuestros militares tengan todo lo que necesitan y responsabilizando a nuestros líderes civiles sobre el progreso. Las personas que van a la guerra deben de estar concientes de las causas y consecuencias de ir a la guerra”.

Para aprender más sobre el Instituto Joan B. Kroc para la Paz y Justicia de la Univer-sidad de San Diego visita su página web http://peace.sandiego.edu

Return to the Frontpage