August 26, 2005

México del Norte
Por Jorge Mújica Murias

¿Latinos contra latinos?

A todos nos pasa, y a los periodistas más. Cuando uno solamente lee los reportes de prensa, generalmente lee la información que el periodista entendió, pero rara vez con el producto completo.

Eso pasó hace una semana, cuando el Centro Hispano Pew dio a conocer los resultados de su última encuesta. Los reportes de prensa proclamaban que hay “división entre latinos sobre inmigración”, y que ”los latinos no quieren licencias de manejo para los ilegales”.

Las dos interpretaciones podrían ser correctas, pero dependiendo de cómo se interprete en realidad la encuesta del Pew.

En segundo lugar, siempre vale la pena recordar aquella encuesta telefónica que predijo una victoria aplastante de Richard Nixon contra John F. Kennedy, que la historia demostró que era completamente errónea. El problema era que la encuesta era, precisamente”, telefónica, y por lo tanto no válida para quienes no tienen teléfono. En estos días, en que un ranchero de botas y sombrero trae celular, debiera aclararse que estas son las opiniones “de los encuestados que tienen teléfono y algunos que son “extranjeros nacidos aquí”.

Lo de “nacidos aquí” tiene relevancia, porque la encuesta considera a los puertorriqueños como “nacidos en el extranjero”. Los que estamos de acuerdo con que Puerto Rico debía ser independiente estamos de acuerdo, pero la encuesta sufre a la hora de comparar resultados de ”nacidos aquí” y “nacidos en el extranjero”, precisamente por el estatus de ciudadanos que tienen los puertorriqueños.

Como quiera que sea, entre mis interpretaciones de la encuesta, destaca los siguiente:

* Los latinos no perciben la inmigración como “problema”. La inmigración simplemente es, independientemente que las leyes que la regulen y el número artificial que alguien le quiera poner. Así ha sido siempre, y así seguirá siendo.

* Solamente entre los latinos de la “tercera edad (55 pa’ delante), que alguna vez vivieron salarios industriales sindicalizados, se piensa que los inmigrantes sin papeles “dañan” la economía. Lo mismo piensan los latinos “ricos”, que ganan más de 50 mil dólares al año. Ni los pobres y ni los jóvenes no comparten esa opinión.

* Lo mismo se repite con las licencias de manejo. Los “viejos” y los ricos, desde los “chicanos” hasta los profesionistas que son inmigrantes clase turista, piensan que no hay que dársela a los indocumentados.

¿Migrantes contra pochos?

De la parte de la encuesta hecha en México, que pregunta si Usted agarraría sus chivas con y sin papeles para ir a vivir a México del Norte, ni vale la pena comentar. Obviamente, la mayoría está contra el programa de Bush de “Trabajas y Te Vas”, pero tan dispuesto a venir que para julio de 2006 ya no habría elecciones en México porque estaría vacío.

Pero las “diferencias” entre los “latinos de acá” son tan interesantes, que pueden decidir muchas cosas. Eso piensa al menos Frank Sherry, Director del Foro Nacional de Inmigración, y se remite a la historia para demostrarlo.

Resulta que en 2004, John Kerry ganó el 65% de los votos de los latinos “de acá”, pero solamente el 52% de los “de allá”, mientras que Bush aumentó sus votos entre los latinos inmigrantes. Sherry lo atribuye al discurso de George W. y su programa “Trabajas y Te Vas”, poco popular entre los políticos, pero decisivo frente a los inmigrantes nacidos allá pero que ya son votantes acá. En cambio, los asesores de Kerry le aseguraron al derrotado que “ya tenía” el voto latino, así que no tenía que preocuparse de ellos.

Extrapolando un poco, nos acordamos de que hace un año decíamos que el “gigante dormido” ya despertó, y además ya eligió un presidente, que en este caso y por desgracia, es Bush.

Y extrapolando un poco más, podríamos decir que van a elegir al que sigue, al de 2008. Y si los datos de la encuesta del Pew resultan ciertos, las ganas de venirse pa’ cá van a seguir aumentando en México. Un 40 por ciento de los encuestados ya tiene familiares de este lado, y si se atreven a cruzar el desierto, ésos familiares que ya votan de este lado seguramente van a representar a los nuevos indocumentados en las urnas electorales en 2008.

Return to the Frontpage