August 25, 2000


Comentario

Compromiso Político: Una Obligación Moral

Kathy Thornton, RSM

Teresa Villa Nira
NETWORK, Un Grupo Nacional Católico de Cabildeo en Pro de la Justicia Social

En los Estados Unidos hemos sido benditos' con usa democracia que nos permite poner en práctica nuestros valores morales con respecto a temas públicos. Quienes creen en la justicia para todos tienen el deber y la responsabilidad de participar en el proceso político y de unirse a otras personas que aboguen por una sociedad justa.

La participación política es nuestra obligación moral, y cada uno de nosotros debe participar. Aunque estemos ocupados cuidando de la familia, con el trabajo, con la comunidad y la iglesia, aun así porque sabemos por experiencia personal cuáles son los efectos del gobierno en nuestras vidas y en la comunidad. La gente que trabaja como voluntaria en los programas para inmigrantes, la gente a la que apenas le alcanza el salario para pagar las cuentas, y la gente preocupada por la seguridad y la salud de sus hijos sabe lo que pasa en nuestras vidas. Debemos compartir con la gente que está en el poder, en el gobierno.

Es muy significativo para quienes tienen fe el hecho de que las elecciones presidenciales de los Estados Unidos se efectúen al final del año del Jubileo de la iglesia. Como dice en la Biblia, el Jubileo está basado en la creencia fuerte de que la transformación personal y social es posible. Cuando pensamos en el significado del Jubileo, reconocemos que todos juntos debemos trabajar como una comunidad para transformar el gobierno y la sociedad de modo que ambos estén basados en la justicia para todos. Esto es posible si nos contactamos con movimientos, organizaciones y candidatos políticos que compartan nuestros pensamientos sobre la justicia. Se nos requiere conocer los temas y los candidatos para poder votar por los representantes del gobierno y por leyes conducentes a una sociedad más justa.

La mayoría de las religiones tienen Enseñanzas que describen sus ideas de justicia. Desde su fundación, NETWORK ha promovido entre sus miembros las Enseñanzas sociales católicas para analizar legislación y políticas de gobierno. Estas enseñanzas pueden guiar en la selección de los candidatos y los partidos políticos que transmitan el mensaje de una sociedad justa. Los Obispos americanos promueven entre sus feligreses el conocimiento de las enseñanzas de la Iglesia y el comportamiento acorde a ello para hacer de ésta una sociedad más justa.

Cuando aplicamos las Enseñanzas Sociales Católicas a los candidatos políticos de este año, nos formulamos las siguientes preguntas:

¿Cuál es la precepción del candidato de las causas de la pobreza en los Estados Unidos, la nacion más rica del mundo?

¿Qué harían los candidatos para disminuir el sufrimeinto causado por la pobreza y otras formas de injusticia?

¿Que políticas apoyaría o crearía el candidato para asegurar se respeten los derechos de las personas de diferente origen racial, de los inmigrantes y de la gente indígena?

¿Cómo promovería el candidato la paz y la estabilidad en nuestro país y en el mundo entero?

Nos dicen que los candidatos de los dos partidos principales tienen una posición "centrista". Sin embargo, existen diferencias en la forma como responden a estas preguntas. Depende de nosotros el descubrir estas diferencias. Como participantes en el proceso político, debemos leer los periódicos y revistas, debemos chequear los sitios del Web sobre campañas políticas, debemos asistir a mítines políticos, ver debates en televisión, comunicarnos con las oficinas de las campañas y hacer preguntas, asistir a los foros de los candidatos, y hacer todo aquéllo que nos permita estar bien informados como votantes. También es importante escuchar lo que dicen otros candidatos. Algunos podrían expresar opiniones radicales sobre ciertos temas que candidatos de los partidos principales no expresarían. Las diferentes perspectivas de los otros candidatos son valiosas.

Todos debemos decidirnos a opinar, con la creencia de que la gente tiene el poder de dar forma a un mundo con justicia para todos.

¿Comentario? Regrese a la Portada