August 23, 2002

Dos Nuevos Análisis de Tratamientos de Sustitución Hormonal Secundan las Conclusiones de Ensayo Clínico Recientemente Detenido

Dos nuevos análisis sistemáticos de un amplio espectro de investigaciones sobre tratamientos de sustitución hormonal (HRT sus siglas en inglés) para prevenir las enfermedades cardiovasculares y otros problemas a largo plazo de la salud secundan las conclusiones de un ensayo clínico de la Women’s Health Initiative (Iniciativa de la Salud de las Mujeres o WHI por sus siglas en inglés) que fue recientemente detenido. Estos análisis fueron desarrollados por el U.S. Preventive Services Task Force (Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de Estados Unidos) a manera de trasfondo para nuevas recomendaciones sobre el uso de tratamientos de sustitución hormonal que serán publicadas durante el otoño para clínicos y pacientes.

Los dos análisis, uno en los Annals of Internal Medicine del 20 de agosto y el otro en el Journal of the American Medical Association (JAMA) del 21 de agosto, determinaron que en el caso de mujeres que toman tratamientos de sustitución hormonal durante 5 años o más para prevenir enfermedades crónicas, los perjuicios podrían exceder los beneficios. Los análisis no pudieron determinar si los perjuicios o beneficios dependían del tipo de hormonas utilizadas. Aunque un estudio sobre el estrógeno y progestina en el WHI fue detenido después de 5 años porque los perjuicios excedían los beneficios, continúa un segundo estudio sobre solamente estrógeno para mujeres que han tenido histerectomías porque aún no está claro el balance entre los beneficios y perjuicios.

El artículo de los Annals aborda principalmente las enfermedades cardiovasculares y el artículo de JAMA es un resumen general de los riesgos y beneficios de tratamientos de sustitución hormonal. Los análisis no examinaron el uso de tratamientos de sustitución hormonal para tratar los síntomas menopáusicos o enfermedades específicas, tales como la osteoporosis.

El artículo de JAMA confirma los beneficios de tratamientos de sustitución hormonal en la prevención de fracturas óseas y probablemente cáncer colorectal pero determinó que los efectos de tratamientos de sustitución hormonal en la demencia eran indefinidos. Los perjuicios incluyen mayor riesgo de coágulos de sangre y apoplejía, un aumento en el cáncer a la mama con 5 o más años de uso y un aumento probable en enfermedades a la vesícula. Nuevas pruebas sugieren que los tratamientos de sustitución hormonal no reducen el riesgo de enfermedades cardiovasculares y posiblemente aumenten el riesgo ligeramente.

Los análisis fueron financiados por la Agency for Healthcare Research and Quality (Agencia para la Investigación y Calidad de la Atención de la Salud o AHRQ por sus siglas en inglés), la cual brinda apoyo al grupo de trabajo. Los datos del ensayo de WHI fueron incorporados en los artículos de los Annals y JAMA con el propósito de integrar aquellos resultados con análisis sistemáticos de miles de estudios publicados sobre los tratamientos de sustitución hormonal desde 1996. El grupo de trabajo, un panel independiente de expertos, examinará estos dos análisis nuevos y sistemáticos durante los próximos meses para actualizar sus recomendaciones de 1996 sobre tratamientos de sustitución hormonal.

HHS es la principal tentativa del gobierno federal para asegurarse que los clínicos y pacientes tengan las más recientes pruebas científicas sobre el uso de tratamientos de sustitución hormonal.

El 23 y 24 de octubre, el National Institutes of Health celebrará una reunión pública con investigadores, aquellos que prestan servicios médicos, grupos especialistas y consumidores para examinar la información científica actualmente disponible y los ensayos clínicos en curso sobre tratamientos de sustitución hormonal. La reunión proporcionará información sobre lo que significan los resultados de estudios recientes para las mujeres que están recibiendo tratamientos de sustitución hormonal y cuáles alternativas están disponibles para enfermedades específicas.

Subsecuentemente, la FDA presentará una sesión pública para examinar el grado en que pueden extrapolarse los resultados del WHI a otras combinaciones de productos y dosis de estrógeno/progestina, los beneficios conocidos para las indicaciones aprobadas a raíz de estos datos nuevos y las implicaciones de WHI para ensayos clínicos futuros sobre sustituciones hormonales.

En Estados Unidos, 14 millones de mujeres reciben tratamientos de sustitución hormonal, a manera de estrógeno por sí solos o combinados con progestina. Las mujeres los reciben para reducir los síntomas agudos de la menopausia, tales como los sofocos, y los médicos los han recetado para prevenir enfermedades crónicas, tales como las coronarias. Éstas son la principal causa de muertes entre las mujeres en los Estados Unidos.

El grupo de trabajo, el principal panel independiente de expertos del sector privado en la prevención y la atención primaria, conduce evaluaciones rigurosas e imparciales sobre todas las pruebas científicas para una gran variedad de servicios preventivos. Sus recomendaciones son consideradas el máximo estándar para los servicios clínicos preventivos. Estos análisis fueron realizados por equipos de investigación encabezados por Heidi Nelson, M.D., M.P.H., y Linda Humphrey, M.D., M.P.H., en el Evidence-based Practice Center de AHRQ en Oregon Health & Science University.

Return to the Frontpage