August 23, 2002

La película para pantalla gigante, Oasis Marino, impacta políticas de conservación y educación en Baja California, México

Oasis Marino, una película para pantalla gigante que actualmente se exhibe en teatros alrededor del mundo, está logrando un impacto significativo en las áreas de la conservación y educación ambiental en Baja California, México.

Originalmente desarrollada para educar a los espectadores sobre los ecosistemas frágiles y la enorme diversidad biológica de la Penísula de Baja California y el Mar de Cortés, su impactante representación visual de esta espectacular región inspiró a dos presidentes mexicanos y a sus gabinetes a implementar nuevas políticas de conservación que protegen a esta área ambientalmente sensible...

Durante los últimos dos años Oasis Marino se ha proyectado en la pantalla para el Presidente Ernesto Zedillo, Presidente Vicente Fox, y sus respectivos gabinetes. Poco después de estas presentaciones en pantalla el arduo trabajo y dedicación de muchas organizaciones de la conservación y funcionarios mexicanos dieron como resultado el establecimiento de una reserva marina en las islas centrales del Mar de Cortés (hogar de numerosas especies amenazadas y en peligro de extinción). Además, todas las aguas mexicanas, especialmente las del Mar de Cortés, se decretaron como santuarios de la ballena, produciendo incluso protección adicional para estas aguas. Ambos presidentes dieron mérito a la bella representación del Mar de Oasis Marino y su delicado equilibrio de ecosistemas como una herramienta importante para fomentar el entendimiento público sobre la necesidad de proteger los recursos naturales de esta región.

Los logros de conservación extraordinarios empezaron como una visión colaborativa entre el Museo de Historia Nacional de San Diego, PRONATURA A.S. (La organización ambiental más antigua y grande nolucrativa de México), y Summerhays Films. El apoyo para los componentes de ayuda educativa ha provenido de una variedad de fuentes, incluyendo a la patrocinadora internacional de la película, Sempra Energy, la Fundación de la Familia Walton, la Agencia de Protección Ambiental de California (California Environmental Protection Agency), Servicio Estadounidense de Pesca y Vida Silvestre (U.S. Fish and Wildlife Service), Fundación La Puerta, y el Banco Wells Fargo.

Desde la exhibición de la película más de una docena de organizaciones binacionales se han incorporado a esta asociación, trabajando cooperativamente para incrementar la administración ambiental informada en la conurbación de la Península de Baja California y el Mar de Cortés. Una de las actividades más notables que se está emprendiendo es el desarrollo del currículum educativo de la película para uso en escuelas mexicanas. Durante los próximos tres años $750,000 de donativos privados se invertirán para brindar educación ambiental a 550 escuelas a lo largo de ambos estados de Baja California.

Oasis Marino como plataforma instructiva. Una legislación reciente aprobada en Baja California Sur hace obligatoria la enseñanza de educación ambiental a los estudiantes de escuelas públicas en dicho estado. Este proyecto cumple con ese requisito al enseñar a los niños acerca de la diversidad biológica e importancia ecológica de su propia tierra natal. Las actividades incluyen la distribución de copias de la película en videocasetes, guías curriculares complementarias con proyectos de aprendizaje sobre la marcha para niños y la impartición de capacitación intensiva de maestros sobre la forma de implementar eficazmente este innovador currículum en el aula.

Dichas actividades beneficiarán a más de 12,000 maestros y 720,000 estudiantes durantes los próximos tres años. Asimismo producirán los beneficios de largo plazo al fomentar la administración ambiental en la región, y al racionalizar la necesidad de la conservación de los recursos naturales en la Península de Baja California en la toma de decisiones del desarrollo económico.

El apoyo educativo adicional que se llevará a cabo incluye la asociación con museos locales pequeños por toda la región para exhibir la versión en video de la película y enseñar a los residentes locales y a los turistas sobre la necesidad de conservar el Mar de Cortés contra la degradación ambiental. En Bahía de Los Angeles, una pequeña población pesquera de 750 personas, el financiamiento del proyecto está apoyando la adición de un centro de educación ambiental con costo de $40,000 en el museo local de historia natural. Este centro utilizará la película y su currículum de apoyo para educar a los niños y a los adultos acerca de las islas cercanas de fisura oceánica media, que son cruciales para los esfuerzos exitosos de conservación de largo plazo en el Mar de Cortés.

Estos generosos aportadores de fondos reconocen que la conservación de la diversidad biológica en la Península de Baja California es de suprema importancia y que uno de los métodos más efectivos de diseminar este método es a través de emplear películas para pantalla gigante tales como Oasis Marino.

Return to the Frontpage