August 22, 2003

¡No Se Deje!

Demanda Colectiva Por Deportaciones Ilegales

Por Lic. Jess J. Araujo

Durante los años treinta del siglo pasado hubo una gran movilización de las autoridades de Inmigración en los Estados Unidos, en conjunto con otras autoridades estatales y locales. Dichas autoridades deportaron a cualquiera que tuviera el aspecto de latino o hispano sin importarles que muchos de ellos ya eran ciudadanos americanos o tenían los permisos necesarios para estar aquí legalmente. Se estima que fueron cientos de miles los que fueron deportados ilegalmente. Todo bajo la excusa de que ellos eran los que habían causado la Gran Depresión económica, que en ese entonces sufría este país.

Muchos de los deportados pagaban impuestos y eran dueños de propiedades, las cuales fueron confiscadas o embargadas; otros trabajaban honestamente y fueron despedidos injustamente o forzados a dejar su trabajo. A través de estas expulsiones ilegales, las autoridades causaron la desintegración y deportación de familias enteras.

Los derechos civiles y constitucionales de miles de ciudadanos fueron violados abiertamente. A muchos no se les dio razón alguna para su detención, y no obtuvieron el derecho a ser representados por un abogado, o asistir a una audiencia de deportación o juicio justo ante un juez; a otros se les negó el derecho de apelación. En general, fueron discriminados culturalmente debido a su aspecto físico y de su idioma, y fueron despojados de su ciudadanía americana.

Podrán imaginarse cómo este acto masivo de expulsión y repatriación afectó la comu-nidad latina. Separó familias sin importar que los miembros de éstas eran buenos padres y madres, hijos recién nacidos o que ya estaban creciendo y asistiendo a escuelas y colegios, y sin importar que muchos de ellos ya eran ciudadanos de este país, siendo su único crimen su aspecto físico o por ser hijos de Mexicanos pobres.

Por más de 70 años no se ha conseguido justicia para las víctimas o para los sobrevivientes de esas expulsiones ilegales. Sin embargo, el mes pasado finalmente se presentó una demanda colectiva por daños sufridos por estas víctimas, en contra del gobierno estatal de California y de la Ciudad y Condado de Los Angeles.

El Senador estatal Joe Dunn es uno de los principales promotores de esta demanda, quien ha consultado con un servidor (Lic. Jess J. Araujo) y otros prominentes abogados del estado sobre los méritos de la demanda. Creemos que existen pruebas contundentes contra los demandados, y existen copias de cientos de documentos que muestran la participación activa de los demandados. Se espera que la compensación ascienda a varios cientos de millones de dólares.

El propósito general de esta demanda colectiva es brindarle la oportunidad a las personas que fueron perjudicadas, o sus familiares sobrevivientes, a que puedan recuperar parte de los daños causados por este acto de deportación arbitrario e ilegal. Aunque muchas de las víctimas ya han fallecido, si usted es parte del grupo afectado y quiere obtener más información sobre la demanda colectiva puede comunicarse al 714-835-6990, Extensión 255, ó al 800-248-4100. Correo electrónico a: jessaraujo@ jessaraujo.com

Return to the Frontpage