August 22, 2003

La rebelión del perdedor

La antítesis del film de verano es “American Splendor”

Por Jose Daniel Bort

American Splendor no es el típico film del género “biopic” donde la vida de una persona es analizada desde varios puntos de vista. Con notorias excepciones (y me atrevo a incluir “Frida” en ellas), este tipo de películas son aburridas y fastidiosas, donde la vida de la persona no es tan fascinante como se espera, los cineastas responden a agendas políticas soterradas y la ficcionalización de la realidad pierde su impacto en la traducción al género.

Pero aquí hay otra excepción, que permite ver la luz al final del túnel en el montón de “biopics” que salen al mercado cada año. Es fascinante cuando cineastas como el duo de esposos Shari Springer and Robert Pulcini se dan a la tarea exquisita de explorar la vida de un hombre común como Harvey Pekar de forma tan multifacética y funcionalmente experimental.


Hope Davis es Joyce Brabner y Paul Giamatti es Harvey Pekar.

Harvey Pekar (Paul Giamatti) podría ser la caricatura del judío neurótico con complejo de obsesión compulsiva, tanto que hasta él mismo decidió creérselo de verdad y crearse una caricatura con su vida. Con el fastuoso título de “Esplendor Americano” el autor recrea los pasajes de su vida como archivador para el gobierno y perdedor empederdenido con las mujeres, dibujado por varios artistas que perciben a este personaje desde un monstruo peludo hasta un joven Marlon Brando.

El éxito toca a la puerta de Pekar, aunque él no puede evitar preocuparse por la nimiedad de su existencia. Amigos van y vienen, mujeres van y no vuelven (aunque Joyce Brabner, actuado por la siempre interesante Hope Davis, eventualmente se queda con él), pero al final el tonto de Harvey Pekar no puede dejar de sentirse como el idiota más grande del mundo, preocupado porque no podrá pagar la renta cuando envejezca en su vida.

Es aquí cuando los cineastas vienen al rescate. Visto desde cuatro perspectivas (como el personaje de Giamatti; como él mismo en una entrevista; como el personaje de la tira cómica y en verdaderas apariciones con David Letterman) el personaje y la persona se confunden y la dimension de su vida trasciende el día a día, convirtiendo en arte su imposibilidad de trascender.

Aunque Pekar personalmente no lo admita, su personaje dentro y fuera de la caricatura está fascinado con la atención que recibe, y es precisamente su principal motivación de existencia. Como los niñitos buenos que deciden romper el vidrio del vecino para llamar la atención, Pekar deliberadamente quiere gritarle al mundo y a los vecinos (los cuales incluye en su trabajo de vez en cuando) sobre su existencia.

Giamatti es divertidísimo como Pekar, copiando sus tics y expresiones. Aquí otra vez los cineastas muestran su creatividad al pasar del Pekar ficticio al real, y dejar ver que las excentricidades del personaje, a punto de rayar en lo increible, no son nada en comparación con el hombre de verdad. El resultado es una amalgama entre el documental, la ficción, la biografia y la caricatura que reinventa las reglas cinematograficas y producen una simpática risa, que bien puede convertirse en carcajada.

American Splendor
Clasificacion: PG-13
Con: Paul Giamatti, Hope Davis, Harvey Pekar como el mismo.
Dirigido por: Shari Springer y Robert Pulcini
Chiles: 3 ½ (de 5)

Return to the Frontpage