August 22, 2003

Una menor de 13 años permaneció 43 horas escondida en un auto en custodia de autoridades del buró de aduanas y protección fronteriza

By Mariana Martinez

Alrededor de las seis de la tarde del pasado sábado 9 de agosto, fue detenida una camioneta tipo “van” en la garita de San Ysidro por los agentes de protección fronteriza; en el vehículo, conducido por el ciudadano norteamericano identificado como Michael James Murphy, en donde fue encontrada una mujer de 34 años de edad escondida en el interior del tablero.

El auto, con el que autoridades sospechan que ya habían cruzado personas de manera ilegal a Estados Unidos, y ante la actitud nerviosa del conductor y luego la inspección, fue decomisado y llevado al “corralón” de la dependencia esa misma tarde. No fue sino hasta las once de la mañana del lunes 11 de Agosto, que Floriberta Jiménez Tomas, de sólo trece años, salió del compartimiento lateral donde se escondía. De manera callada, la niña se sentó en uno de los asientos del auto, donde fue encontrada por agentes de aduanas.

Los agentes llamaron al Consulado Mexicano, cuyo personal localizó a sus padres. Sucia, deshidratada y exhausta, la niña dijo que no había hecho ningún ruido por miedo a que la detuvieran y que también por eso no había querido salir del escondite. La niña fue llevada al hospital y luego la visitó su padre. Floriberta podrá permanecer en Estados Unidos de manera legal mientras se realiza el juicio contra el traficante de personas (“pollero”) juicio en el cual será testigo.

Originaria de San Jorge en el Estado de Oaxaca, la odisea que casi le cuesta la vida a Floriberta empezó el año pasado, cuando ella y su madre dejaron San Jorge para venir a vivir a la ciudad de Tijuana. Su padre es residente legal de los Estados Unidos, quién llegó a este país durante los años ochenta, y desde entonces viajaba frecuentemente a Oaxaca a visitar a su esposa e hija. Pero después de más de diez años separados, decidió traerlas a Estados Unidos, por lo que Floriberta y su madre vinieron a vivir a Tijuana.

La madre de la niña cruzó hace un par de semanas para estar con su esposo y Floriberta quedó a cargo de una tía, en espera de cruzar hacía los Estados Unidos.

Según el antropólogo Guillermo Alonso Meneses, Investigador del Departamento de Estudios de Población del Colegio de la Frontera Norte (COLEF): “En los últimos años ha habido cambios radicales en el patrón de cruce. Históricamente eran hombres quienes cruzaban al “otro lado” y que por las fiestas regresaban a México; la situación de la frontera les permitía ir y venir, pero desde hace cuatro o cinco años este patrón empieza a entrar en crisis, el nuevo patrón que empieza a emerger es el de que los hombres empiezan a quedarse más tiempo en EU y están esperando a traer a sus familias”.

Esta tendencia, motivada por la cada vez mayor dificultad de cruce, lleva a la movilización de grupos vulnerables, como lo son las mujeres y los menores de edad crea mayores condiciones de abuso, maltrato y estafa por parte de los traficantes de personas, autoridades o ladrones que muchas veces se especializan en robar a los migrantes, de quienes se sabe que traen el dinero para pagar su cruce.

Después de casi un siglo de migración de México a Estados Unidos, no es de sorprenderse que las razones para entrar al vecino país no sean solamente económicas, si no también afectivas, y como una búsqueda de mantener los lazos familiares a través de la distancia. Alonso Meneses, se especializa en el estudio de la migración ilegal y explica que: “No todo el mundo quiere cruzar ‘al otro lado’ para trabajar, hay madres ya ancianas que me cuentan que: —lo único que quería era conocer a mis nietos; — yo lo único que quería es ir a ver a mis hijos; — yo quiero ayudar a mi nuera que está de parto y luego regresarme…”. También existe la motivación de ir a fiestas, bautizos, matrimonios y funerales del ser querido”.

Hay gente que necesita pasar al otro lado por una cuestión de vínculos y de tradición familiar, alguna festividad y luego regresa… lo cual le da al cruce del indocumentado de la frontera otra dimensión”.

Return to the Frontpage