August 19, 2005

El primer sacerdote mexicano en el Congreso Mexicano, reflexiona sobre el Legado Humanista de Juan Pablo II

Por: Luis de la Teja

El Padre José de Jesús Aguilar Valdés, subdirector de Radio y Televisión de la Arquidiócesis de México, es el primer sacerdote católico en hacer uso de la palabra en el Congreso Mexicano, durante el marco del “Foro de Análisis del Legado Humanista de Juan Pablo II”, celebrado por la Comisión de Participación Ciudadana en la Cámara de Diputados.

Con este acto, pareciera que quedaron atrás los días de simulación y recelo que se desprendieron luego de la Independencia, con los tratados de Córdoba y la Santa Sede por los compromisos que tenía con España, al no reconocer el gobierno Insurgente.

La Santa Sede reconoció en este contexto de la Indepen-dencia de México que las condiciones políticas habían cambiado. Al tiempo de que ya con Valentín Gómez Farias sentó las bases de la separación de la Iglesia con el Estado, marcando un precedente de escisión mismo que se agudizo con las Leyes de Reforma que establecieron el Estado Laico mexicano.

Pero es en la Guerra Cristera de 1926 a 1929, donde se exacerbaron los conflictos, las contradicciones, mismas que se mantuvieron como una herida que se negaba a cerrar en el aparato del Estado mexicano.

No fue hasta 1979 cuando el entonces Presidente de México, José López Portillo recibió a Juan Pablo II, en su primera visita a la nación Azteca, y ante la sorpresa del mandatario mexicano, del nuncio Jeronimo Prigione, del Arzobispo Primado Ernesto Corripio Ahumada y de miles de mexicanos, quienes se conmovieron cuando al des-cender del avión Juan Pablo II beso suelo mexicano, y a partir de entonces se empezaron a romper estas resistencias y resentimientos históricos.

Siendo en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari quien publicó el 14 de julio de 1992 en el Diario Oficial de la Federación la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público, con las reformas a los artículos 3, 5, 24, 27 y 130 constitucionales, quedó reco-nocida la personalidad jurídica de las Iglesias en México.

A partir de entonces, las subsecuentes visitas de Juan Pablo II, permearon un ambiente de reconciliación y apertura mismos que no son producto de la casualidad, que por este hombre que es reconocido sin duda como el personaje más destacado del siglo XX, haya logrado, el derrumbe del socialismo.

Es en su libro de Memoria e Identidad, donde se recoge el pensamiento y la visión de Juan Pablo II como protagonista del cambio histórico y del derrumbe no tan solo de los muros sino de las ideologías.

En la entrevista realizada para su libro Memoria e Identidad, recogemos las principales reflexiones que hicieron de Karol Woytila el hombre que respetó siempre las diferencias con los otros pero que siempre buscó unir las conciencias.

Transcribo sus palabras: “He tenido la oportunidad de experimentar personalmente las ideologías del mal. Es algo que nunca se borra de la memoria. Primero fue el nazismo. Lo que se podía ver en aquellos años era ya terrible…” vivíamos en una gran erupción del mal, y solo gradualmente a darnos cuenta de sus dimensiones reales. Porque sus responsables trataban a toda costa de ocultar sus propios crímenes a los ojos del mun-do”… Si el comunismo ha sobrevivido más tiempo y tiene alguna perspectiva de desarrollo, pensaba para mis adentros, debe ser por algún motivo […] Lo que se podía pensar es que también éste mal era en cierto sentido necesario para el mundo y para el hombre. En efecto en determinadas circunstancias de la existencia humana parece que el mal sea en cierta medida útil, en cuanto propicia ocasiones para el bien.

Revisar el Legado humanista de Juan Pablo II, nos ayudara a entender porque es sin duda alguna el mayor personaje del presente siglo.

Return to the Frontpage