August 16 2002

¿Que se va a hacer con ella?

Nueva imagen de la virgen mártir para la Plaza Santa Cecilia

Por Francisco Panduro

Con motivo del 113 Aniversario de la Ciudad de Tijuana, se remodeló una vez más la Plaza Santa Cecilia. Durante más de mil años Santa Cecilia - virgen, mártir de la Iglesia Primitiva y patrona de los músicos - ha sido una de las mártires más veneradas por los cristianos. Su nombre está incluido en el canon de la misa. Las “actas” de la santa nos dicen que perteneció a una familia patricia de Roma en donde fue educada en el cristianismo. Solía portar un vestido de tela muy áspera debajo de la túnica propia de su dignidad, ayunaba varios días por semana y había consagrado a Dios su virginidad.

Fue el 22 de Noviembre de 1980 cuándo por primera vez se constituyó la Plaza Santa Cecilia que anteriormente había sido la Avenida Argüello y la única calle transversal que quedaba del plano original de la Ciudad de Tijuana de aquellos tiempos, puesto que hubo muchas calles de este tipo, como otras cuadras que se les incluyó una especie de callejón de servicio y de la ciudad, ahora llamado “Centro Histórico”.

El en aquél entonces Gobernador C. Roberto de la Madrid Romandía y su esposa la Sra. Elena V. De la Madrid (q.e.p.d.) les tocó inaugurarla. En 1982 a instancias del Sr. Guadalupe Cuevas que en aquél entonces era Secretario del FUF (Federación Unica de Filarmónicos) se mandó elaborar la primer imagen de Santa Cecilia construida de yeso y madera, pero con el tiempo y a la intemperie hubo bastante deterioro. Posteriormente se mandó hacer una de concreto la cuál permaneció hasta recientemente cuando se mandó a hacer esta última; por el momento permanece en espera de que se determine que se va a hacer con ella.

Para esta última se organizaron todos los músicos que normalmente trabajan ahí: marichis, norteños y tríos. Todos cooperaron y coordinados nuevamente por el FUF a través de su actual Secretario General el Sr. Alejandro Cuevas, se mandó a hacer esta imagen a la Cd. de México, la cuál tardó como mes y medio en elaborarse. Está hecha de fibra de vidrio, resina y alma de acero, a un costo de $25,000 pesos.

Nos comentaba el Sr. Alejandro Cuevas que es nativo de Tijuana, y el quinto de 13 hermanos, que aparte de ser el Secretario General del FUF se desarolla como trompetista de uno de los mariachis que buscan su diario sustento desde esta Plaza.

“Actualmente tenemos a la imagen en la casa de un compañero, debido a que después de haberla instalado para los festejos del 113 Aniversario de la Ciudad, hubo algunos pequeños daños por vandalismo y decidimos retirarla hasta que le construyamos un nicho que la proteja”, dijo. “Para este fin de semana esperamos tenerla de nuevo a la vista del público en la plaza, todo dependerá de que a las personas que les encarguemos el trabajo nos lo entreguen a tiempo”.

Casi exactamente lo mismo comentó el Sr. Julio Velásquez quien es empleado de uno de los puestos localizados en la Plaza, esto porque cuando recién llegamos buscábamos a la imagen y solo vimos el espacio vació.

El Sr. Juventino García Cervantes originario del Ejido Modelo Municipio de Atizapán El Alto Jalisco, también miembro de FUF y de uno de los mariachis que asisten en la Plaza nos comentaba que él llegó en 1967 a esta ciudad de Tijuana, cuando todavía era la Avenida Arguello. “El 22 de noviembre es el día de Santa Cecilia y todos los que estamos en la Plaza les tocamos las Mañanitas a las doce de la noche (para amanecer el 22), así como los compañeros que anden en algún trabajo, si no están aquí para esa hora en cuanto regresan de terminar su trabajo le tocan las Mañanitas. De la misma forma también celebramos una misa ese día, todo aquí en la Plaza”.

Ya para retirarnos, vimos como seguían instalándose los vendedores ambulantes en los nuevos puestos, varios mariachis buscando clientes, otros saboreando diferentes platillos en las nuevas áreas que se han abierto, mucha gente caminando por la Plaza, todos bajo la mirada de una sonriente Santa Cecilia.

Reimpreso de La Cruz de California, Año Seis, Número 9.

Return to the Frontpage