August 13, 2004

El Maltrato a los Niños

*Carmen KCOMT

Como resultado del abuso y negligencia de los adultos, trágicamente se estima que de cada tres niños, dos son víctima de maltratos.

Todos los días cientos de niños son agredidos tanto física como emocionalmente por miembros de su propia familia, cada incidente, cada maltrato, cada vulneración es una clara trasgresión a los derechos de un ser humano en estado de indefensión, que nadie debe permitir.

En algunos países de sud-américa como el Perú, las encuestas muestran que son las madres las que ocupan el primer lugar como agresoras de sus hijos, y en segundo lugar los padres, esto tambien puede significar otras cosas, como que la madre o la mujer es la que está mas tiempo en casa con los hijos, sin embargo y aunque fuera cierto no es ninguna excusa válida, porque no la hay, nada es aceptable para creerse con el derecho de levantarle la mano a nadie… De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, las cifras en las propociones señaladas se repiten casi en todos los países incluso los llamados desarrollados.

Al mismo tiempo los estudios refieren que la forma más usada para maltratar a los hijos, es la física —los golpes— después, el llamado maltrato por omisión —o el dejar de hacer algo que por ley o por deber moral los padres están obligados—. De hecho los números son preocupantes pero indudablemente también lo es que los niños —víctimas al ser entrevistados, dijeron casi en su totalidad, que ellos consideraban que los castigos que les hacen sufrir sus padres son justos y merecidos, solo una pequeña porción de ellos consideraron que fueron injustos y desproporcionados, lo cual significa que los niños consideran a los golpes y maltratos como formas de educar o corregir.

Si usted piensa que atrás quedaron los tiempos de los latigazos, las patadas y empujones, insultos y humillaciones, se equivoca rotundamente; en muchas casas se siguen maltratando a los niños y en algunas escuelas y colegios también, y de ello nos enteramos no solo por las noticias. Se sabe también que el número de suicidios infantiles es alto, muchas veces provocado por la depresión y humillación que puede ocasionar el maltrato en cualquiera de sus formas.

Y ¿qué será lo que pasa? Es que los adultos no saben hablar? No saben comunicarse? ¿Es que no se dan cuenta de lo que hacen? ¿O es que son más grandes sus frustraciones? Recordemos que alguien dijo “Cuando un padre golpea a su hijo demuestra su falta de capacidad para educarlo”. A través del golpe y del maltrato se están formando niños desde la violencia, que obedecen por miedo, por presión, y no por convicción ni por admiración, que se están acostumbrando a recibir golpes, a ser humillados por sus propios padres, que de seguro cuando crezcan es muy probable que hagan lo mismo y que además les parecera normal cuando se elijan una pareja o se casen, que ésta tambien lo golpee y posteriormente serán los próximos abusadores y agresores de sus propios hijos, porque el ciclo de la violencia que es vicioso y difícil de romper ya lo iniciaron sus propios padres, cuando los hicieron a ellos víctimas.

El maltrato, como tema a eliminar debe merecer un lugar importante en las preocupaciones de todos, padres de familia, profesores, maestros, autoridades. Es preciso dar mayor sentido a la capacidad y a la creatividad al momento de educar, intentando valorar e internalizando que los niños tienen derecho a ser niños y a portarse como tales, así de elemental así de difícil.

Abogada peruana: caminchakcomt@hotmail.com

Return to the Frontpage