August 13, 2004

Pregunte A La Dra. Alice – Cómo actuar en una visita al hospital cuando no habla Inglés

El Sr. Wong fue a la sala de emergencia porque estaba vomitando hace tres horas. Cuando por fin llegó al hospital, estaba agotado y había perdido su voz. Los médicos le dieron medicina para terminar con la nausea, y fluídos intravenosos. También hicieron exámenes en el laboratorio y rayos X, que mostraron que estaba un poco deshidratado, pero no encontraron nada serio. Al fin de su evaluación, él se sentía bien. Pero su experiencia no terminó ahí.

De alguna manera, los médicos tenían la impresión que había estado vomitando durante cinco dias. Porque habla muy poco el inglés, y los médicos no hablan el chino, no se sentían seguros de mandarle a casa, y le admitieron al hospital.

Cuando por fin vi a Sr. Wong casi ocho horas después, había tomado una siesta, comido, y estaba aburrido. Quería irse a casa. Porque ya era de noche, le dije que debía quedarse en el hospital y si todavía todo estaba bien, podría regresar a casa por la mañana. Al siguiente dia, Sr. Wong fue a casa, con una cuenta del hospital de más de $2000.

Si los médicos en la sala de emergencia hubieran podido comunicarse con Sr. Wong, habrían podido tomar una historia más precisa. Habrían descubierto que se sentía bien y que tenía un doctor regular que podía ver al siguiente día en vez de quedarse toda la noche en el hospital.

De todas maneras, el Sr. Wong tenía suerte. Cuando los médicos y los pacientes no se pueden comunicar, particularmente en la sala de emergencia, los pacientes pueden tener dolor inecesario, sufrimiento, un diagnóstico incorrecto y discapacidad.

Hace dos años, el grupo del área de la bahía Mujeres Unidas entrevistaron a más de 100 inmigrantes latinos que usaron las clínicas y hospitales de Alameda County Medical Center (el centro médico del condado de Alameda). Encontraron que casi el 50% de las personas tenían que esperar más de dos horas para un intérprete, y ¡algunos esperaban más de ocho horas! También encontraron que se usó un intérprete profesional menos del 50% de las veces, aunque algunos de los emplea-dos bilingües podían proveer interpretación de buena calidad.

Una de las pacientes his-panas que fue entrevistada por Mujeres Unidas describió su experiencia en la sala de emergencia cuando se fracturó la pierna: “Me hicieron unos exámenes, pero el problema principal era que no había ningún intérprete disponible. No había comido desde la noche anterior y les dije que tenía hambre, pero sólo me dijeron ‘No Spanish. Wait a minute please’. Sólo me dieron una pastilla durante todo el día para el dolor en la pierna. Por fin salí a las 9:30 (15 horas después de llegar al hospital) con la pierna hinchada y con mucho dolor físico”.

Aunque suene mal, Alameda County Medical Center es reconocido por tener uno de los mejores servicios de interpretación en el estado. Muchos hospitales no tienen ningún intérprete profesional. Los pacientes que no hablan bien el inglés tienen que decidir entre ir a un hospital donde tienen una oportunidad de ver a un médico después de esperar por mucho tiempo, o ir a un hospital donde hay una gran posibilidad que no van a poder comunicarse ni un poco con el médico.

Hay un dicho que “él que no pide no recibe”. Si los hospitales no oyen de los pacientes que hay una necesidad para servicios linguísticos, no van a saber que necesitan emplear intérpretes profesionales, o proveer entrenamiento para sus empleados bilingües.

La proxima vez que vayas al hospital, si necesitas un intérprete, pidelo. Si no recibes un intérprete en tu primera visita, sigue pidiéndolo. Has una sugerencia, has una encuesta de satisfacción, quejate, o, como Mujeres Unidas, trabaja con otros miembros de tu comunidad para garantizar que se oye tu voz. Al fin y al cabo, es tu salud.

Return to the Frontpage