August 12, 2005

El Sierra Club Galardona a Defensores de los Bosques con el Premio Chico Mendes

MEXICO, D.F.  — El Sierra Club entregó hoy su prestigioso Premio Chico Mendes a los medioambientalistas Felipe Arreaga Sánchez, quien se encuentra en prisión, a su esposa, Celsa Valdovinos Ríos, y Albertano Peñaloza Domínguez por su extraordinario heroísmo ecológico. El galardón premia su coraje y determinación para defender los bosques de la Sierra de Petatlán, en el estado de Guerrero, de la deforestación causada por los terratenientes locales.

“Defender el medio ambiente para futuras generaciones no es un crimen”, dijo Alejandro Queral, Asesor de Política Internacional del Sierra Club. “Estos defensores del medio ambiente permanecen en prisión mientras que siguen libres los individuos que han violado sus derechos humanos y las leyes medioambientales mexicanas para enriquecerse. En medio de ésta peligrosa atmósfera es imperativo que los servidores públicos mexicanos aprueben y hagan obedecer leyes estrictas para proteger las libertades cívicas de los medioambientalistas”.

Felipe Arreaga fue arrestado bajo acusaciones falsas de asesinato en noviembre de 2004 en una más que aparente represalia por liderar la protección de los bosques de la Sierra de Petatlán. Actualmente se encuentra en la Prisión de Guerrero. Arreaga es uno de los miembros fundadores de la Organización de Campesinos Ecologistas de la Sierra de Petatlán y Coyuca de Catalán (OCESP), la cual organizó a los campesinos para oponerse a las abusivas —y a menudo ilegales— explo-taciones madereras en los bosques de esa zona.

Celsa Valdovinos, la esposa de Arreaga y fundadora de la Organización de Mujeres Ecologistas de la Sierra de Petatlán (OMESP), ha conti-nuado su labor en favor del medio ambiente pese a amenazas contra su seguridad personal. Bajo su liderazgo, OMESP ha realizado una exitosa campaña de reforestación, ha desarrollado un sistema de huertas orgánicas sustentables para las familias de la zona y ha completado campañas de educación para evitar la contaminación del aire y el agua del área.

“Celsa no sólo es muy respetada, sino que muy querida por las mujeres de la Sierra de Petatlán debido a su trabajo y dedicación por preservar el medioambiente”, dijo Stephen Mills, Director del Programa Internacional del Sierra Club. “Este premio reconoce la importancia vital de su trabajo y los riesgos que corre al realizarlo”.

Peñaloza —el tercer galardonado, miembro fundador de OCESP y delator de las compañías madereras— se encontraba con su familia cuando fueron atacados por matones sospechosos de estar en la nómina del cacique local Bernardino Bautista del Valle. Dos de los hijos de Peñaloza —uno de nueve años y su hermano de 20— murieron en el ataque. Peñaloza y sus otros dos hijos resultaron gravemente heridos.

“La tragedia de la familia Peñaloza es un triste ejemplo de lo peligroso que es proteger el medio ambiente en México”, dijo Queral. “La larga historia de los ataques de los terratenientes locales contra ecologistas en esta parte de Guerrero deja clara la necesidad de protecciones legales para los derechos civiles y políticos de los activistas”.

El Sierra Club ha instado a la administración del Presidente Vicente Fox a que tome la iniciativa en este sentido a nivel federal.

Esta no es la primera vez que ecologistas como Arreaga y Peñaloza son encarcelados por defender los bosques locales. El 2 de mayo de 1999, Rodolfo Montiel y Teodoro Cabrera —ambos miembros del OCESP— fueron arrestados por un batallón del Ejército Mexicano, quienes les dieron una golpiza, los amenazaron con sus armas y los torturaron para hacerles admitir acusa-ciones falsas de narcotráfico y posesión ilegal de armas. El Sierra Club y Amnistía Internacional creen que estas acusaciones se inventaron para encarcelar a Montiel y Cabrera debido a su activismo medioambiental. Bajo presión nacional e internacional, el Presidente Fox los perdonó en noviembre de 2001 por razones humanitarias.

Desde 2004 Arreaga ha estado injustamente encarcelado a resultas de una investigación falsa que data de 1998 sobre un asesinato del cual Arreaga no pudo haber sido parte ya que estaba en otro lugar cuando se cometió el crimen. Los abogados de Arreaga esperan que el juez del caso se pronuncie en los próximos dos días. Arreaga y Valdovinos quedaron segundos en la selección de los ganadores del Premio Medioambiental de Conde Nast Traveler.

El Sierra Club estableció el Premio Chico Mendes en 1989 para galardonar a individuos u organizaciones no gubernamentales fuera de Estados Unidos que hayan demostrado un coraje y dotes de liderazgo extraordinarios en actividades de base de protección del medio ambiente. Ganadores anteriores incluyen a Montiel, el Movimiento para la Supervivencia del Pueblo Ongoni (Nigeria) y Aleksandr Nikitin (Rusia).

Return to the Frontpage