August 11, 2000


OPINION

Nuevas Adelitas en Guanajuato

Por Lourdes M. Davis

Parece que los miembros Panistas del Congreso local de Guanajuato no esperaron ni un segundo para hacer saber al mundo entero que el "machismo mexicano" todavía existe y que quieren convertir a la mujer mexicana en una verdadera esclava.

El próximo primero de octubre el nuevo Código Penal de Guanajuato castigará con prisión el aborto en caso de violación. Esto es un acto irracional e injusto que muestra nuevamente que la mujer mexicana, ante estos hombres, no tiene ningún derecho.

Muestra la poca educación y entendimiento humano de los individuos encargados de establecer la Legislación Mexicana. Por eso los mexicanos estamos como estamos.

En Guanajuato tenemos en cargos importantes a hombres incultos y serviles que sólo piensan en su propio beneficio. Los legisladores guanajuatenses quieren convertir a la mujer mexicana nuevamente en "Adelitas", o sea mujeres que luchen por el progreso del país pero que no tienen derecho a nada.

Posiblemente planean darnos a todas las mexicanas una canasta para que les llevemos el almuerzo y quieren que carguemos un bulto de leña en la espalda y sigamos a pie y sin quejarnos. ¡Ah! Y si por desgracia somos violadas, bueno, ellos le venderan "al amo" el niño que se produzca de esa violación por medio de la famosa "adopción".

Los legisladores guanajuatenses quieren obligar a la mujer mexicana a que recurra nuevamente a las comadronas que les proporcionarán a escondidas el aborto necesario en caso de violación, si es que la comadrona no mata a la mujer en su intento de ayudarla.

Estos hombres han convertido a México en el hazmerreir ante los países civilizados del mundo. La nueva legislación que entrará en vigor en Guanajuato es una decisión arbitraria destinada a violar los derechos y la libertad de la mujer.¡Oh! Pero todo lo anterior lo hacen "en el nombre de Dios". ¡Que hipocresía tan grande!

Es importante que todas las mexicanas escriban una carta de protesta al Gobernador Guanajuatense Ramón Martín Huerta. ¡Y ojalá que este hombre sepa leer!

¿Comentarios?Return to the Frontpage