August 10, 2001

Cuando Enseñar se Convierte en Una Segunda Opción

Alberto Ramirez siempre quizo llegar a ser arquitecto, pero cuando se dió cuenta de que primero tendría que trabajar muy fuerte y por largo tiempo como aprendiz, antes de llegar a ejercer la arquitectura, cambió sus planes.

"Necesitaba comenzar a pagar mis préstamos para estudiar", recuerda Ramirez. "Me convertí en maestro porque era un trabajo permanente. Escogí la enseñanza porque me enamoré de ella". Eso sucedió hace diez años.

Ramirez, originario de la ciudad de México, enseña en un programa original que incluye niveles desde el kinder hasta el quinto grado en la Escuela Primaria Santa Monica Blvd. del área de Hollywood. El programa llamado Late Exit bilingual Multiage Program (Programa Bilingüe de Jornada Extensa para Múltiples Edades) está diseñado para que los niños permanezcan con el mismo maestro durante sus años de formación creando una sensación de continuidad y estabiliad.

Debido a su experiencia en este programa Ramírez siente la necesidad urgente de atraer más hombres Latinos a la enseñanza. "Muchos de estos niños crecen sin padres. Necesitan tener un modelo de conducta masculina en sus vidas", dice Ramirez.

Con el fin de atraer buenos maestros Ramírez dice que: "los maestros necesitan ser recompensados y la enseñanza necesita recibir el prestigio que merece". Para enaltecer la profesión al nivel que la sociedad considera a la medicina y las leyes, Ramirez siente que los educadores necesitan ser Certificados por la Junta Nacional (National Board Certified). "Los maestros deberían someterse a normas más exigentes como los médicos y abogados y otorgarles el mismo respeto y consideración", dice.

Ramirez admite que él no llegó a ser maestro porque sintiera que era su vocación. Fueron más bien sus padres que en un principio le dieron esa idea. Su padre, quien fue un ingeniero civil en México antes de llegar a los Estados Unidos, enseñó en el Valle y su madre es una Asistente de Maestra en Pacific Palisades. La Epifanía de la carrera de Ramirez apareció cuando ya estaba en el salón de clase.

Los factores que motivaron a Ramirez a escoger una carrera en la enseñanza fueron los incentivos y beneficios a su alcance.

Hoy los programa e incentivos para reclutar maestros hacen que esta profesión sea más atractiva que nunca antes. Los salarios promedio para comenzar son de $34,000. Además, el Governor's Teacher Fellowship (Beca del Gobernador para Maestros) provee un estipendio único de $20,000 para estudiantes graduados que están por obtener su credencial para enseñar. El programa Cal Grant (Beca Cal) cubre los costos de matrícula y los costos de un año académico para quienes tienen un bachillerato y están en el proceso de obtener su credencial. Hay otros incentivos que incluyen cubrir los préstamos estudiantiles, créditos personales para cubrir el pago de impuestos sobre la renta, programas para comprar casa y $10,000 de premios por mérito por obtener un Certificado de la Junta Nacional.

En la próxima década el estado necesitará encontrar 300,000 personas para asumir el gratificante reto de trabajar enseñando a los niños de California. Para obtener más infor-mación sobre cómo llegar a ser maestro por favor comuníquese con CalTeach al 1-888-CAL TEACH ó visite el sitio www.calteach.com. CalTeach es un centro integral de información y referencias que recluta a personas interesadas en la enseñanza como carrera.

Regresar a la Portada