August 10, 2001

Un Día Lleno de Bendiciones

Por Sergio Nogues

En todo trabajo que realizamos, siempre debemos de reconocer la totalidad de Dios, el cual posee toda la sabiduría para desempeñar toda función. Debemos de eliminar el "yo" personal y elevar nuestro pensamiento a El para que nos indique lo que es correcto hacer. Es necesario reconocer que somos un instrumento de Dios para que el bien se manifieste en todo el mundo a través de nosotros. El amar a Dios con toda nuestra mente nos permite que solo pensamientos positivos puedan venir a nosotros. El amar a Dios con toda nuestra mente nos permite que solo pensamientos positivos puedan venir a nosotros y como resultado podemos realizar un mejor trabajo. Siempre que expresemos amor a Dios y a nuestro prójimo, obtendremos bendiciones como resultado.

En la Biblia podemos leer: "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo". Al obedecer estos dos mandamiento veremos un cambio en nuestra vida y cada día estará lleno de bendiciones.

Hace años tuve la oportunidad de trabajar en una oficina de ayuda a la comunidad. En ese momento había ocurrido un acontecimiento en la isla de Cuba. Miles de cubanos se habían lanzado al mar con el fin de huir de un sistema dictatorial. Toda persona que era recogida en el mar por las autoridades norteamericanas era llevada a la base militar en Guantánamo. Mi trabajo con-sistía en contestar el teléfono a las llamadas que hacían los familiares de diferentes partes del mundo para obtener noticias de su familiar y al encontrarlo en la computadora se le informaba a que dirección se le podía escribir. En una ocasión hablé con una señora que había llamado anteriormente en varias ocasiones y estaba desesperada pues su hijo hacía aproximádamente un mes y medio que había salido de Cuba en una balsa y no tenía noticias de él. La situación era difícil pues no se le encontraba y todo parecía indicar que había desaparecido en el mar. Este era uno de esos momentos en la vida en el cual nos sentimos con las manos atadas para resolver un problema.

Hay ocasiones en que desconocemos lo que podemos hacer, pero debemos de mantener un pensamiento positivo y tener iniciativa. Cristobal Colón tuvo la iniciativa de viajar en dirección hacia el oeste para poder llegar más fácil a la India y el resultado fue el descubrimiento de un nuevo continente. Cuando se presenta algún problema ¿Tenemos el deseo de resolverlo? ¿Tenemos iniciativa de hacer algo para poder resolverlo? ó ¿Mostramos completa indiferencia? Mi deseo era el de ayudar a mi prójimo y al orar a Dios para que me guiara lo que debía de hacer, vino a mi pensamiento la idea de buscar a la persona por la fecha de nacimiento, algo que nunca había hecho anteriormente y no sabía como hacerlo. Fui al principio del programa de la computadora y allí vi una sección para buscar por la fecha de nacimiento y apareció el nombre del hijo. La segunda letra del apellido tenía un error y por esa razón no aparecía bajo ese apellido. Gracias a ese error cometido por la persona que introdujo la información en la computadora, fue la posibilidad de poner en práctica una vez más el poder de la oración. Al reconocer a Dios como el todo en todo y al amar a nuestro prójimo, el camino correcto se encuentra más fácilmente.

En muchas ocasiones al terminar nuestra conversación telefónica, las personas decían: "Que Dios los bendiga por el trabajo que están haciendo". La satisfacción que se siente en estos momentos al ayudar al necesitado es algo que no se puede escribir, por eso al trabajar con un pensamiento positivo de que estamos trabajando para Dios, el resultado será: Un día lleno de bendiciones.

Regresar a la Portada