August 9 2002

El Congressional Hispanic Caucus se Suma a los Médicos de NHMA Physicians y Otros Líderes Para Convocar la National Hispanic Health Leadership Summit

SAN ANTONIO, TX – En el primer análisis integral de los servicios médicos a los his-panos, la National Hispanic Medical Association (NHMA) y el Congressional Hispanic Caucus convocarán la “National Hispanic Health Leadership Summit” (Cumbre Nacional de Líderes Hispanos de la Salud) del 16 al 17 de agosto en San Antonio.

Esta será una de las primeras veces en que Richard Carmona, el orador principal invitado, hará una presentación en su función como el recientemente confirmado director general de la sanidad del Presidente Bush. Carmona hablará sobre sus perspectivas para el cargo de líder del país sobre asuntos de salud.

La cumbre se iniciará con una conferencia de prensa posterior a la sesión plenaria de apertura a las 8:30 a.m. del viernes, 16 de agosto en la University of Texas en San Antonio.

“Queremos aprender del pasado, organizar los recursos actuales y crear un plan para un Estados Unidos futuro más robusto y saludable”, dijo la Dra. Elena Ríos, presidenta de NHMA. “Los líderes actuales en el Congreso y el U.S. Department of Health and Human Services están reconociendo la importancia crítica de involucrar a los expertos nacionales y locales de la salud en el desarrollo de una estrategia para el futuro. Esta cumbre sobre la salud se trata de hispanos que toman la iniciativa a favor de una mejor atención de la salud para todos los estadounidenses”.

Por primera vez, NHMA se está asociando con el Hispanic Caucus, quien es uno de los presidentes honorarios del evento, otros líderes del Congreso y HHS para:

 Hablar sobre las ventajas y desventajas de los programas actuales de atención de la salud que afectan a los hispanos.

 Abordar estrategias para programas futuros de atención de la salud.

 Facilitar el logro de un consenso sobre programas y políticas para mejorar la calidad de la atención médica que se ofrecerá a los hispanos por todo el país durante los próximos cinco años.

“Los hispanos diariamente enfrentan cuestiones de importancia, tales como la falta de acceso adecuado a la atención a la salud, la cual incluye las vacunas y el número insuficiente de hispanos en las profesiones de la salud. Aquellas son algunas de las cuestiones que podemos abordar juntos para que cada estadounidense pueda ser más saludable”, dijo el Rep. Ciro D. Rodríguez (D-TX), primer vicepresidente del Congressional Hispanic Caucus y presidente de su grupo de trabajo sobre la salud.

La cumbre culminará con recomendaciones y estrategias para mejorar los programas de salud pública y privada orientados hacia los hispanos. En el otoño, se publicará un informe en el sitio web de NHMA, www.nhmamd.org.

“Los costos de la atención de la salud están aumentando en un momento en que se exige más de nuestros profesionales de la atención de la salud. Encaramos los problemas mayores de combatir el bio-terrorismo y de mejorar la salud pública en nuestros vecindarios pobres y en la zona de la frontera entre Estados Unidos y México”, dijo Ríos. “Al mismo tiempo, a medida que la economía flaquea, más y más estadounidenses están perdiendo sus beneficios de atención de la salud junto con sus puestos de trabajo. Tenemos que tratar estas cuestiones antes que desgasten el delicado tejido de nuestra red de seguridad de atención de la salud. Podemos hacerlo al ofrecer incentivos para que los empleados mantengan el seguro médico como un beneficio”.

Los hispanos tienen necesidades únicas de desarrollar programas estatales, nacionales y del sector privado, dijo Ríos. “NHMA está particularmente preocupada sobre la necesidad de servicios de atención de la salud en las comunidades hispanas”, dijo.

Entre los problemas que enfrentan los hispanos se encuentra que 40 por ciento de los latinos carecen de seguro médico y tienen el menor nivel de acceso a los servicios de atención de la salud e información sobre la prevención de enfermedades.

Aproximadamente 33 por ciento tiene dificultad en entender o comunicarse con sus médicos. El problema es aún mayor para los hispanos que principalmente hablan español: 43 por ciento de ellos.

Ya que más de 26 millones de estadounidenses hablan español, el Presidente Bush apoya servicios para aquellos que tienen un dominio limitado del inglés por los proveedores de servicios de la salud. Estos servicios incluyen traductores, intérpretes, documentos y letreros en el idioma del paciente. La Robert Wood Johnson Foundation tiene un nuevo proyecto, “Hablamos Juntos”, para estudiar nuevos casos de servicios para aquellos con un dominio limitado del idioma.

Los hispanos afrontan la mayor tasa de disparidad en la salud en comparación a los blancos no hispanos en cuanto a enfermedades cardiovasculares, cáncer, VIH/SIDA, diabetes, asma, lesiones, accidentes y salud mental.

Los participantes examinarán cómo seguir los estándares de Culturally and Linguistically Appropriate Services (Servicios Culturalmente y Lingüís-ticamente Apropiados o CLAS por sus siglas en inglés) de la Office of Minority Health (Oficina de Salud de los Grupos Minoritarios) y desarrollar programas de capacitación del personal y políticas de la salud que se centren en la cultura de los pacientes.

“Queremos determinar cómo mejorar el reclutamiento y la retención, y cómo colaborar con el gobierno federal y las compañías farmacéuticas para aumentar las investigaciones sobre los pacientes hispanos”, dijo Ríos.

La National Hispanic Medical Association, fundada en 1994 en Washington, DC, representa a los médicos hispanos con licencia en los Estados Unidos. La misión de NHMA es mejorar la atención de la salud para los hispanos y los grupos subatendidos. El Congressional Hispanic Caucus y los miembros de la Cámara de Representantes de Estados Unidos están dedicados a promover los asuntos que afectan a los hispanos estadounidenses.

Return to the Frontpage