August 8, 2003

A ver quién es más macho

S.W.A.T. recorre el conocido estereotipo, y hasta te da Michelle Rodriguez para alardear

Por Jose Daniel Bort

Todos conocemos la escena. El montaje del protagonista preparándose para la batalla, corriendo por la playa y lanzando golpes al saco de Boxeo, quemando toda la estamina que tiene para no volarla en la prueba de fuego. Esta vez le toca a Colin Farrell, que tan solo es un Tom Cruise quince años menor y pidiendo menos dinero, el que demuestra su hombría y valor cuando se le pide que esté de este lado de la justicia en lo que se juegan cien millones de dólares por la captura de un capo de la mafia europea.

La pregunta de rigor es: ¿qué de nuevo trae S.W.A.T., la última invención policial de Hollywood? Lo que parece una película de manicura (actores y equipo creativo llamados por un sueldo alto y sin ninguna vinculación sentimental al proyecto), termina siendo una amalgama de trucos bien realizados que deja satisfechos a más de un buscador de “acción y suspenso” en peleas a puño y persecuciones de autos.

No que haya nada malo en esto. Colin Farrell es Jim Street, y la nueva cara Jeremy Renner como Brian Gamble son dos “partners” en el equipo SWAT que a raíz de un error de cálculo en la acción se ven en diferentes lados de la cuerda. Farrell decide bailarla y convertirse en esclavo del regimiento, degradado al almacén y a limpiar las armas que una vez portaba. Mientras tanto, Gamble decide tomar la baja a pecho y olvidarse del equipo que una vez era su vida.

Pasan seis meses y Street sigue limpiando cañones, hasta que el sargento “Hondo” (actuado por el siempre eficiente Samuel L. Jackson) decide incorporarlo en su nuevo grupo SWAT. Juntos encuentran al resto del equipo: “Deke” encarnado por el actor y rapero LL Cool J, Mc Cabe (Josh Charles) y Chris Sanchez, que no es hombre sino mujer y para eso llamaron a ¿Quién más? La chica dura Michelle Rodríguez.


"S.W.A.T.", Samuel L. Jackson, Colin Farrell (I), LL Cool J, Brian Van Holt, Michelle Rodriguez

A propósito de Sánchez, Street le dice a Mc Cabe: “¡ya no eres el más bonito aquí, príncipe!” Es mentira, el más bonito aquí es él. Adornado para lucir impecable hasta la escena final, el estudio no toma riesgos y utiliza el gallardazgo de Farrell hasta la saciedad, con el maquillaje perfecto y el pelo engominado. Es inclusive innecesario, ya que el actor es joven y se ve bien de por sí. Este es el pecado de SWAT, su manicura refleja la necesidad de agradar al público más alla de lograr veracidad para contar una historia interesante.

Para eso llamaron a dos de los escritores jóvenes de la nueva camada de Hollywood. David Ayer conoce el “South Central” de Los Angeles (escribió la estupenda “Training Day” y la incomprendida “Dark Blue” ) y David Mc Kenna hizo “American History X”, suficiente por decir. Ellos se basaron en la historia de otros dos equipos de escritores, obteniendo un resultado artificial, lleno de huecos en la trama y mal diálogo. Da lástima ver los mejores talentos del cine producir un resultado bochornoso cuando escriben por el sueldo.


Michelle Rodriguez

Pero todo lo demás es Diversión, con D mayúscula. Si la entrada y salida arbitraria de personajes es algo que no es un problema, la película es una montaña rusa de acción y suspenso, llena de trucos (murciélagos en cavernas, hierros que chirrian y esparcen destellos al contacto, un avión aterrizando en pleno puente de la cuarta avenida de L.A.), con un sonido abrumador y una edición de sonido que será recordada en los premios al final de año. El trabajo del veterano director Clark Johnson al poner todos estos elementos juntos y lograr que tengan algun sentido es encomiable.

Michelle aplica el “zen” y se ve sumamente tranquila en las escenas de mayor acción. Asumiendo su prototipo de mujer “fuerte”, la inteligente actriz se deja llevar por los sentimientos cuando demuestra el cariño por la hija que la espera en casa. Más adulta y mejor actriz que en “Girlfight”, la película que la hizo, ojalá le salgan libretos de la misma fortaleza que aquella chica boxeadora. Lo que Hollywood le ofrece en este momento no es nada en comparación a lo que esta actriz de carácter es capaz de hacer.

Return to the Frontpage