August 8, 2003

Encuesta de NCM en Todo el Estado Revela que los Inmigrantes Califican a la Atención Médica como Preocupación Número Uno

SAN FRANCISCO — Puede ser el secreto mejor guardado en la legislación estadounidense -un secreto que está evitando que millones de californianos obtengan atención médica de calidad.

Una nueva encuesta en varios idiomas realizada a los inmigrantes en California, encargada por New California Media, una coalición de más de 500 organizaciones de noticias pertenecientes a grupos étnicos, descubrió que la mayoría de todos los inmigrantes en California no saben que tienen el derecho de solicitar un intérprete cuando buscan atención médica. Sin embargo, ese derecho ha sido establecido por ley desde que la Ley de Derechos Civiles (Civil Rights Act) de 1964 prohibiera la discriminación a partir de la nacionalidad de origen.

La encuesta, llevada a cabo por el conocido encuestador en idioma español Sergio Bendixen, es la primera realizada a la fecha que estudia el papel de las barreras idiomáticas en la atención médica, tal como lo informan los inmigrantes. Unos 1200 californianos que representan cerca de 7 de los 9 millones de inmigrantes que viven en California fueron encuestados por teléfono en 11 idiomas y dialectos, tales como armenio, cantonés, camboyano, mandarín, hmong, coreano, farsí, ruso, español, tagalog y vietnamita. La encuesta multilingüe fue financiada por The California Endowment, fundación para la salud a nivel estatal.

“Los inmigrantes californianos califican a la atención médica como la cuestión más importante —en contraste con la población general que la califica muy por debajo de la educación y el desempleo. Y la encuesta halló una correlación directa entre la capacidad de una persona de hablar en inglés y la calidad de atención médica que recibe”, manifiesta Bendixen.

“Entre los hispanos, que son el grupo de inmigrantes más grande del estado, las barreras idiomáticas son aun mayores que lo esperado”, dice Bendixen, quien ha estado realizando encuestas en español desde hace más de una década. “Cerca del 74% de los inmigrantes hispanos manifestaron que hablaban inglés “no muy bien o no lo hablaban”. Según la encuesta, la mitad de los camboyanos, coreanos, chinos y hmong también informaron graves problemas para hablar en inglés. Sin embargo, la mayor parte de los inmigrantes han tomado clases para me-jorar la fluidez en inglés: 84% de los iraníes, 82% de los vietnamitas y 80% de los camboyanos.

“Cuando estos problemas idiomáticos se combinan con la falta de acceso a seguro médico, los grupos que enfrentan los mayores problemas para acceder a atención médica de calidad son los hispanos y los coreanos”, finaliza Bendixen. Pero también agrega que la cuestión de las barreras idiomáticas afecta a todos los grupos. Es por eso que al menos un tercio de todos los inmigrantes encuestados califican a la calidad general de atención médica que reciben como deficiente o muy deficiente -nuevamente, una calificación mucho menor que la otorgada por el público general en una encuesta de Gallup del año pasado.

No resulta sorprendente que la encuesta de NCM descubriera que la amplia mayoría de los inmigrantes californianos confíen en los medios en idioma extranjero como su fuente principal de información sobre atención médica. “La encuesta es un llamado de atención para NCM”, dice Sandy Close, directora ejecutiva. “No sólo nos dice que la atención médica es la principal fuente de ansiedad de nuestras audiencias —más que ganarse la vida o que sus hijos vayan a la escuela. Pone de relieve la responsabilidad que poseen los medios pertenecientes a grupos étnicos de aliviar dicha ansiedad”.

El primer paso para lograr ese objetivo es una campaña de promoción social de dos años de NCM, también financiada por California Endowment, que apunta a aumentar la conciencia de los inmigrantes acerca de sus derechos de recibir servicios de idiomas en ambientes de atención médica. Close confía en que la cobertura de los medios étnicos del tema —junto con los avisos publicitarios que saldrán durante los próximos tres meses— impulsará los niveles de conciencia entre todos los grupos.

“Esperamos que esta campaña ayude a aumentar el uso de intérpretes médicos por parte de los médicos, hospitales y otros proveedores de salud. El mayor uso de dichos intérpretes generará una mejor comunicación entre los médicos y los pacientes, y resultará en una calidad de atención médica más elevada. A medida que los medios de grupos étnicos promuevan mayor conciencia, y más californianos comiencen a exigir servicios de idiomas, los proveedores de atención médica y el estado ampliarán la tan reducida infraestructura que existe en la actualidad”, comentó Ignatius Bau, director de programas en The Endowment.

Return to the Frontpage