August 8, 2003

Opinion

Se Aplaude la Ampliación de Medicare, Ahora Extendamos Ayuda a los Hispanos

Por la Dra. Elena Ríos

WASHINGTON – El Congreso fue merecidamente alabado por aprobar la mayor ampliación de Medicare en los 38 años de historia del programa.

Si hay algo que el público desea y acoge, es el seguro de medicamentos recetados, los cuales costarán más de $400,000 millones durante el próximo decenio.

Pero lo que tanto la Cámara de Representantes como el Senado no están tomando en cuenta son los cambios demográficos en nuestro país y el creciente número de personas que más necesitarán esa prestación, específicamente, la población hispana de rápido crecimiento.

Recientemente, el Census Bureau reportó que la población hispana creció casi en un 10 por ciento a 38.8 millones del 2000 al 2002. Ese crecimiento fue cuatro veces mayor que el de la población en general, lo cual hace que los hispanos sean el mayor grupo étnico del país por primera vez.

Extender la ayuda a ese grupo requiere un entendimiento cultural de los hispanos, lo cual representa una herramienta para la mejor comunicación y atención.

Los médicos y otros profesionales de la atención de la salud que tratan a los hispanos deben ser instruidos para lograr la competencia cultural, un conjunto de actitudes, habilidades, comportamientos y políticas que permiten que las organizaciones y el personal médico trabajen eficazmente en situaciones interculturales.

Por ejemplo, si los médicos supiesen que los hispanos tienden a temer la insulina y la ceguera, y a ser más fatalistas cuando se trata de su salud, quizá cambiarían la manera en que se relacionan con los pacientes y los tratan para prestarles mejores servicios.

Ese entendimiento cultural ayudaría a combatir la diabetes en la comunidad hispana, que tiene probabilidades 2 a 3 veces mayores de tener la enfermedad. Aproximadamente 700,000 hispanos padecen de diabetes y no están enterados de ello.

Otorgar la prestación de medicamentos recetados es un paso acertado, pero no es suficiente.

Si las nuevas prestaciones de Medicare no son promovidas en español y si no se proporcionan traductores para que comuniquen esa información a los pacientes hispanos e intérpretes para ayudar a los médicos y a los pacientes a comunicarse mejor, se pasará por alto a un creciente número de personas.

Esta falta de previsión no sólo pone en peligro la atención y la salud de millones de estadounidenses, sino que también amenaza nuestro sistema de salud pública.

Eso es particularmente vital cuando se considera que un número alarmante de casos de diabetes se está presentando en la población hispana en California. El Center for Health Policy Research de UCLA informa que casi la cuarta parte de los hispanos en edad de jubilarse, las personas que precisamente necesitan más de Medicare, tienen diabetes. El problema amenaza con crear mucha presión en la frágil red de atención de la salud pública de California.

La National Hispanic Medical Association (NHMA) respalda al Congreso y sus esfuerzos por ampliar Medicare. Queremos que todos los estadounidenses se beneficien de este avance, particularmente si hemos de detener la diabetes, la séptima causa principal de defunción en el país, y otras enfermedades.

A diferencia de la diabetes, que es incurable, este problema tiene solución. Podemos comenzar por prestar servicios médicos en español para tratar a los 32 millones de estadounidenses que se sienten más cómodos de hablar sobre sus problemas médicos y su atención en español.

Con este fin, la NHMA y The California Endowment recientemente patrocinaron sesiones informativas sobre la competencia cultural para informar al respecto al Congreso y aquellos que toman decisiones. Esta es la primera de varias sesiones informativas que se centran en el acceso a la atención de la salud, las disparidades raciales y étnicas, y los esfuerzos por aumentar la diversidad en la fuerza laboral de la atención de la salud y la competencia cultural y los servicios lingüísticos.

La sesión es un componente de una empresa cooperativa de dos años de duración en torno a la política y educación entre NHMA y The California Endowment, una fundación privada de la salud a nivel estatal que fue establecida en 1996 para mejorar el acceso a la atención médica económica y de calidad para las personas y las comunidades subatendidas, y para promover mejoras fundamentales en el estado de salud de todos los residentes de California.

Queremos derrumbar las barreras culturales que conducen a diagnósticos equivocados, errores médicos, falta de consentimiento fundamentado previo, mal acatamiento, desconfianza por parte de los pacientes, mayor tensión entre los pacientes, demandas de mala praxis y malos resultados en la salud.

Queremos alentar a aquellos encargados de tomar decisiones a que mejoren las políticas de Medicare y otorguen incentivos económicos para que los médicos puedan estar más dispuestos a trabajar en las zonas subatendidas. Medicare también debe adoptar los estándares de la Office of Minority Health’s Culturally and Linguistic Appropriate Services (CLAS) del U.S. Department of Health and Human Services.

NHMA también hace un llamado al Congreso para que extienda la competencia cultural a los hospitales para que puedan ser reembolsados por tener intérpretes disponibles para los pacientes hispanos.

Además, NHMA insta al Congreso a que el gobierno reestablezca el seguro de Medicaid para las madres embarazadas de manera que puedan recibir atención prenatal, y para los niños inmigrantes, para que puedan recibir sus vacunas, exámenes médicos regulares y atención preventiva.

La población hispana no va a desaparecer. Tampoco desaparecerá la necesidad de competencia cultural en la atención de la salud. Uno de cada seis niños en los Estados Unidos es hispano y para el año 2020, se espera que esa cifra sea casi uno de cada cuatro. Esos niños merecen un futuro más prometedor y saludable.

Ríos es presidenta de la organización sin fines de lucro que representa a médicos hispanos en los Estados Unidos. Es la ejecutiva principal de Hispanic-Serving Health Professions Schools Inc.

Letters to the Editor Return to the Frontpage