August 6, 2004

México del Norte
Jorge Mújica

Cables cruzados

Sin duda la política es cosa curiosa. Hay días sin una sola nota que permita sacar a algún político a balcón. Pero como recompensa, a veces llegan cuatro juntas. Esos días y los de quincena, hacen nuestra delicia.

Esta semana Banco Mundial, el de México, el Consejo Nacional de Población y el presi Vicente Fox y otros causaron varios titulares el mismo día que aquí podemos relacionar. Es cosa de saber cruzar los cables.

La historia comienza con que en México vive en la pobreza extrema un 45 por ciento de la población, y que las remesas salvan al país, y sigue conque durante el sexenio han emigrado 2.3 millones de mexicanos y se han puesto a mandar lana como locos a México.

Las notas vienen de un estudio encargado por el propio gobierno al Banco Mundial, que dice que hay menos “pobres extremos” en México. Esta categoría se define como un estado en que la lana no alcanza ni para comer. Entre 2000 y 2002, dice “La pobreza en México”, el número de pobres extremos pasó de 24.2 a 20.3 millones.

Los “otros pobres”, los que no están en el “extremo” (serán pobres “normales”), pasaron de 69.6 a 51.7 millones de personas. En total, entre “normales” y “extremos”, ya nomás quedan 72 millones de pobres en el país. Hacemos constar que según los últimos datos México acaba de llegar al habitante número 105 millones, de manera que hay 32 millones que no son pobres.

Emigrar para dejar de ser pobre

El Consejo Nacional de la Población complementa la nota del Banco Mundial diciendo que 2.3 millones de los pobres “extremos” emigraron, y que las remesas sacaron de la pobreza al millón y medio que se quedaron. Es decir, que el 72 por ciento de los que ya no son “pobres extremos” son ahora ciudadanos de México del Norte.

Los cables comienzan a cruzarse cuando ya de este lado, los ex “pobres extremos” ayudan a mandar este año 7 mil 878 millones de dólares en remesas, un 26 por ciento más que lo que mandamos en los primeros seis meses del año pasado, según declaró más rápido que de inmediato la Secretaría de la Presidencia. “Esto es un triunfo del gobierno”, dicen, porque en el sexenio las comisiones de las remesas bajaron a la mitad.

Se siguen cruzando cuando, desde  Tlajomulco, Jalisco, entregándole certificados de secundaria a un grupo de macuarros, el presidente Vicente Fox se congratula de que México “reciba 14 mil millones de dólares anuales de remesas”, porque ello significa que “los propios mexicanos han decidido invertir en su propio país”. No, pus si. Supones que “invertir en nuestro país” quiere decir que salvamos de la pobreza extrema a nuestras familias.

Continúa el cruce con el Banco de México, declarando que en este sexenio hemos mandado un total de 359 mil 344 millones de pesos. Esperan que este año mandemos más de 16 mil millones de dólares, lo que colocaría a las remesas como la principal fuente de divisas para el país por arriba de las exportaciones petroleras, el turismo y la Inversión Extranjera Directa.

Y le sigue la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, aclarando que no solamente pasaríamos estos ingresos. De hecho ya le ganamos a los 256 mil 132 millones de pesos que el gobierno foxista le ha pagado a la banca a través del Instituto para la Protección al Ahorro Bancario (IPAB) y otros “saneamientos financieros”, como el de las carreteras e ingenios, y casi empatamos lo que se ha pagado por intereses de la deuda externa del país. Nuestras remesas equivalen al 98 por ciento de lo que se paga nomás por estar endeudados.

El remate lo da Fox: “No es justo que exista un sector con privilegios por encima de aquellos que tienen el resto de los trabajadores”. Se refería al IMSS, pero ahí también remata la notita del Banco Mundial, que respecto a los privilegios dice: “los 20.3 millones de mexicanos pobres obtienen 3.1 por ciento del ingreso nacional, mientras que el 10 por ciento más rico concentra 43.1 por ciento del ingreso disponible en México”.

A la mejor Don Vicente necesita alguien que le cruce los cables antes de declarar. De otra forma, pareciera que el que tiene los cables cruzados es él...

Jorge Mújica mexicodelnorte@yahoo.com.mx

Return to the Frontpage