August 5, 2005

“No soy el ‘Alcalde Gay’” –Padilla dice no tener agenda personal

Por Kelley Dupuis

Cuando el alcalde de Chula Vista Steve Padilla hizo publico el hecho de que es gay, insistió de que en verdad no lo estaba haciendo “algo publico”.

Padilla dice que le dijo a su familia y amigos desde 1999 acerca de su orientación sexual, y aunque no lo ha ostentado, no ha hecho algún esfuerzo por mantenerlo en secreto.

Bueno, excepto tal vez una vez. El día después de las elecciones de noviembre de 2002 cuando fue elegido como alcalde por primera vez, Padilla se vio envuelto en un lío con un periódico del sur del condado que estaba a punto de hacer pública su orientación sexual.

El Star-News en Chula Vista le preguntó a Padilla acerca de su preferencia sexual en aquel entonces, y Padilla hizo una llamada telefónica muy enojado a la dueña del periódico para borrar esa parte de la nota de su elección.

El antiguo editor del Star-News, Michael Burgess, dijo que Padilla respondió muy enojado cuando la reportera Laura Mallgren, bajo instrucciones, le preguntó directamente si era gay. Burgess indicó que la dueña Linda Townson acababa de escuchar el rumor acerca de Padilla, y se veía tan interesada en eso que Burgess pensó que le habían dado indicaciones de hacerlo parte de la nota.

Pero a pocos minutos de que le habían hecho esa pregunta, Padilla telefoneó a Townson en su oficina. El nuevo alcalde, indicó Burgess, estaba furioso.

Sea lo que sea qué cambió en dos años y medio, Padilla aceptó ser gay la semana pasada cuando fue presentado como gay en el Festival del Orgullo Lesbico Gay Bisexual Transgenero de San Diego.

Padilla dijo el miércoles que la única razón por la que reaccionó así a las preguntas del periódico en el 2002 fue que no estaba de acuerdo a la manera en que fue hecho.

“Lo manejaron muy anti profesional”, dijo Padilla. “Fue tan ligas menores. A eso fue lo que no estuve de acuerdo. Fue una actitud muy salerosa, chismosa, juvenil y la manera en que lo hicieron”.

Padilla dijo que no espera que la revelación pública general acerca de su preferencia sexual afecte su relación con los votantes en especial, ni siquiera con su base de electores hispanos, que tienden a ser liberales en lo económico, pero conservadores en temas sociales.

“No soy el alcalde gay de Chula Vista así como no soy el alcalde latino ni el alcalde mitad portugués”, dijo Padilla. “No en los americanos con guiones. Soy un americano y soy el alcalde. Represento a todos ellos y eso es todo”.

Añadió que haber reconocido su preferencia a un grupo de gays, lesbianas, bi y transexuales no significa que buscará una ‘agenda gay’ en los días, meses o años que vienen.

“No tengo una agenda particular para ningún grupo en particular”, dijo.

Un sondeo rápido de la opinión pública de los hispanos en el sur del condado esta semana augura bien para Padilla. Los residentes latinos de Chula Vista no se miran preocupados por la preferencia sexual de Padilla.

“Está bien, no tengo problema con eso”, indicó Christal Vázquez, de 19 años. “Que él sea gay no afecta su trabajo, y está haciendo una gran labor. Esas [preferencias] son sus temas personales”.

Marlene Bravo, de 21 años, comparte una opinión similar.

“En mi opinión, la orientación sexual no importa”, dijo. “No afecta su trabajo”. Bravo dijo que ella no dudaría en votar por Padilla si él buscara la reelección.

Anthony Venegas, de 63 años, podría representar la opinión de como toma este tema la generación de latinos mayores. Venegas explicó que él, personalmente, no mira a la homosexualidad como un estilo de vida aceptable, pero que aprueba el desempeño de Padilla como alcalde, y al igual que las dos mujeres más jóvenes, dijo que votaría por el alcalde de nuevo.

“Ha mantenido eso en secreto como alcalde, y ahora que se ha salido, bueno, no hay nada que podamos hacer”, dijo Venegas. “Ha hecho un buen trabajo como alcalde, y más allá de eso, es dificil tratar de subajarlo”.

Estas y otras respuestas favorables a su anuncio no sorprenden a Padilla.

“Estamos muy acostumbrados a la diversidad en Chula Vista”, dijo. “No es como crecer en una comunidad homogénea. La idea de diferentes estilos para diferente gente no es nueva en Chula Vista. Es un porcentaje muy pequeño de personas que de repente no me apoyaran por ser gay. Podrá tener algún impacto, pero nada de importancia”.

Traducido por Pablo Jaime Sainz.

Return to the Frontpage