August 4, 2000


Aficionados de la NFL Seleccionan El Campeonato de la NFL de 1967, el Encuentro de "El Tazón De Hielo", como el Partido Más Memorable Del Siglo

Grandes jugadores. Grandes directores técnicos. Grandes jugadas. Clima ártico. Todo ello se combinó para crear el partido más memorable del siglo, según los aficionados de la NFL.

Para conmemorar el fin del siglo, la National Football League invitó a la afición a seleccionar en nfl.com, la sede oficial de la liga de la Internet, los 10 partidos más memorables del siglo. Se tabularon casi 35.000 votos. Todos los miércoles se anunciaron uno de estos diez partidos memorables en orden regresivo, culminando hoy con el anuncio del partido más memorable de la NFL del siglo, el "Tazón de hielo" de 1967. En nfl.com puede encontrarse la lista y la descripción de los demás partidos seleccionados.

El 31 de diciembre de 1967, los Green Bay Packers derrotaron a los Dallas Cowboys 21-17 en el partido más frío de la NFL jamás registrado, el Campeonato de la NFL de 1967, conocido desde entonces como el "Tazón de hielo".

Los Cowboys llegaron al campo de los Green Bay como equipo hambriento que buscaba su primer título de la NFL. Con su victoria 52-14 ante los Cleveland Browns en el Campeonato de Conferencia disputado la semana anterior, los Cowboys atravesaban por un buen momento de juego. Además, Dallas había aprendido de su derrota 34-27 ante Green Bay en el Campeonato de la NFL de 1966 cuando el pase del mariscal Don Meredith, el cual habría podido suponer el empate del encuentro, fue interceptado en la zona de anotación con 28 segundos por jugarse.

Green Bay salió al estadio como bicampeón de la NFL, intentando convertirse en el primer equipo en la historia de la liga en ganar tres campeonatos consecutivos desde que el sistema de eliminatorias fue instituido en 1933.

Pero no era el mismo club que había dominado la liga a principios y a mediados de la década de 1960. Eran más viejos, habían pasado apuros en la temporada regular, terminando con un registro de 9-4-1, y por primera vez no podían contar con dos futuros exaltados al Salón de la Fama, los corredores Paul Hornung, quien se había retirado, y Jim Taylor (quien se fue a New Orleans). El mariscal de los Packers Bart Starr era consciente de que su equipo tenía ante sí un difícil reto.

"El director técnico (Vince) Lombardi se pasó toda la semana diciendo que los Cowboys eran muy buen equipo y que les tenía mucho respeto", dice Starr. "El año anterior, cuando el equipo era más joven, habíamos visto lo bien que jugaban contra nosotros en el campeonato celebrado en Dallas. Sabíamos que éste sería un partido especial, y efectivamente, lo fue."

Lo que ya era un gran duelo, cobró más intriga debido a las bajísimas temperaturas que se registraron. Según el termómetro oficial, la temperatura era de 13 grados F bajo cero (-25 grados centígrados) y de 48 bajo cero (-44 centígrados) con el factor viento. Fue el partido más frío jugado en la historia de la NFL. Pese a las frígidas temperaturas, 50.861 decidieron capear el temporal. Todas y cada una de las entradas se vendieron.

"El operador dijo: `Son las 7:30 de la mañana y estamos a 19 F bajo cero (-28 grados centígrados)'", dice el apoyador de los Cowboys Lee Roy Jordan. "Salté de la cama, me asomé por la ventana y vi a otros 40 tipos mirando totalmente pasmados. Hacía frío."

Cuando los equipos llegaron al estadio, el campo estaba prácticamente congelado. Se había creado una capa de condensación entre el terreno de juego y el manto protector que se había colocado la noche anterior. Cuando quitaron el manto protector, el campo quedó expuesto a las crudas temperaturas y se congeló.

Los Packers comenzaron el partido como los bicampeones que eran. Starr le lanzó un pase anotador de 8 yardas al ala abierta Boyd Dowler que colocó a Green Bay 7-0 en el marcador. Con ese resultado parcial terminaría el primer cuarto. Ya en el segundo cuarto, en una jugada de tercero y 1, Starr se combinó de nuevo con Dowler, esta vez con un pase anotador de 43 yardas. Green Bay se ponía así 14-0 arriba.

Pero los Cowboys empezaron a adaptarse al frío y cobraron vida en el segundo tiempo. El ala defensiva George Andrie recuperó un balón perdido por Starr y lo devolvió siete yardas hasta la anotación, reduciendo la ventaja de los Packers a 14-7. Otro balón perdido por Green Bay culminó en otra anotación para Dallas, un gol de campo de 21 yardas convertido por Danny Villanueva. Los Cowboys habían reaccionado con rabia y sólo perdían 14-10 al término de la primera mitad.

Cuando empezó la segunda mitad, los Cowboys continuaron dominando en el juego ofensivo y asfixiaron a los Packers. La ofensiva de Dallas empezó a mover el balón y se colocó en situación de anotar un touchdown en los primeros compases del cuarto tiempo. El corredor Dan Reeves agarró una entrega, corrió hacia su izquierda, se detuvo y lanzó un pase a Lance Rentzel, quien se hallaba totalmente desmarcado, y éste lo llevó 50 yardas hasta la anotación. Por primera vez en el partido, los Cowboys tomaban ventaja en el marcador, 17-14.

Después de jugar 37 minutos y 15 segundos sin anotar, Green Bay se encontró ante su última oportunidad. Con 5:04 por jugarse y perdiendo 17-14, los Packers derribaron un despeje en su yarda 32 e iniciaron una de las marchas anotadoras más memorables de la historia de este deporte. El tercer campeonato consecutivo de la NFL, algo sin precedentes, se hallaba a 68 yardas de distancia.

"Estábamos listos para esa última marcha", dice Starr. "Estábamos totalmente concentrados en lo que teníamos que hacer para ganar el partido. Miré a mis compañeros de equipo a los ojos y supe que todo lo que debía hacer era cantar la jugada."

Luego de avanzar el balón 67 yardas tras una meticulosa marcha, los Packers estaban en primero y gol en la yarda 1 con 30 segundos por jugarse. Dos fallidos intentos del corredor Donnie Anderson obligaron a Starr a usar el último tiempo muerto que tenían los Packers.

En la banda, Starr le sugirió a Lombardi hacer la jugada "31 Wedge", una jugada que Lombardi había incluido en el manual de los Packers después de que el guardia Jerry Kramer descubriera un punto débil en la defensiva de yardas cortas de los Cowboys. Como el terreno de juego estaba resbaladizo, Starr sugirió ser él mismo quien corriera con el balón en vez de pasárselo a alguno de los corredores. Lombardi respondió: "Entonces corre tú con el balón y salgamos de aquí de una maldita vez".

Cuando el balón fue puesto en movimiento, Kramer y el centro Ken Bowman se llevaron por delante al tackle defensivo de los Cowboys Jethro Pugh, abrieron una brecha en la línea defensiva por la que Starr se introdujo, corriendo hasta la anotación. El touchdown les dio la victoria y su tercer campeonato de la NFL consecutivo, algo jamás conseguido hasta entonces.

"Lo que ese partido significó es increíble", dice Starr. "Habíamos atravesado un año muy duro. Habíamos ganado dos campeonatos consecutivos antes de ése y jugar en condiciones tan brutales y ganar del modo en que ganamos convirtió ese partido, en nuestra opinión, en el mejor de todos los tiempos."

 

LOS 10 PARTIDOS MÁS MEMORABLES DEL SIGLO
(Elegidos por los aficionados en NFL.com)

1. "El tazón de hielo" Campeonato de la NFC de 1967 - 12/31/67: Green Bay 21, Dallas 17

2. "La inmaculada recepción" Semifinal de la AFC de 1972 - 12/23/72: Pittsburgh 13,

Oakland 7

3. "La atrapada" Campeonato de la NFC de 1981 - 1/10/82: San Francisco 28, Dallas 27

4. "La marcha" Campeonato de la AFC de 1986 - 1/11/87: Denver 23, Cleveland 20 *

5. "La remontada" Partido de comodines de la AFC de 1992 - 1/3/93: Buffalo 41, Houston 38 *

6. "La marcha de Montana" Super Bowl XXIII - 1/22/89: San Francisco 20, Cincinnati 16

7. "El mejor partido jamás jugado" Campeonato de la NFC de 1958 - 12/28/58: Baltimore

23, NY Giants 17 *

8. "La garantía" Super Bowl III - 1/12/69: NY Jets 16, Baltimore 7

9. "Puro corazón" Semifinal de la AFC de 1981 - 1/2/82: San Diego 41, Miami 38 *

10. "Heidi" 11/17/68 - Oakland 43, NY Jets 32

* prórroga

Regrese a la Portada