August 1, 2003

Cuando las apariencias engañan

Jennifer y Ben predican lo que no son en Gigli

Por Jose Daniel Bort

Cuando Jennifer habla en castellano, sus ojos se abren espontáneos; su tono de voz sube dos decíbeles, volviéndose más cálida, y su carcajada se expande a través del cuarto cuando enrola la erre a la puertorriquena y lanza la típica frase “Ese hombre es un puerrrrco”.

Tan diferente a la propiedad y compostura como se maneja en Inglés, y una de las claves por la que es tan popular, Jennifer da rienda suelta a sus expresiones latinas cuando se reunió para conversar su personaje “Ricky” en la película “Gigli”.

“Así es Gigli. Un hombre sin madre. Ricky entra en su vida y se la cambia de arriba a abajo, para mejor”.

Gigli (que se pronuncia en Inglés Yeely) es el personaje encarnado por Ben Affleck. Un californiano con ínfulas de mafioso, que imita a los personajes de la serie de televisión “Los Sopranos” y que este mundo de apariencias le brinda serios problemas con la mafia verdadera.

Jennifer juega un papel dual, con una sexualidad “abierta”. En el momento en que conoce a Gigli, ella se encuentra en una relación con una mujer. Conocer a Gigli le permite sopesar su actual relación y probar actitudes que no había pensado con anterioridad.

“Gigli” transita a medio camino entre los géneros de la comedia romántica y la de situaciones, con personajes poco comunes y situaciones enrevesadas. Su final abierto y falta de desenlace deja a los espectadores insatisfechos, que buscan resolución en las historias de este género. Sin embargo, sus protagonistas defienden su trabajo.

“Disfruté trabajar en esta película. Es una cosa que me gustó mucho. Las historias de las gentes aquí, son personas muy interesantes” exclamó Affleck, en perfecto castellano, el cual aprendió a los trece años cuando vivió un año en México, y que fácilmente se podría comparar al nivel de su prometida.

Esta es la primera película protagonizada por la pareja que se estrenará este año. Su romance ha despertado fascinación por todo el que sigue la prensa del corazón, tanto en norteamérica, como en el mundo entero.

“Esta película contribuyó a nuestra relacion por el hecho de que nos permitió conocernos como amigos. Yo estaba relacionada con otra persona en el momento de filmación y Ben era mi confidente, alguien a quien podía confiar mis pensamientos. Es duro en el set, sola. Un poco más tarde, cuando decidí separarme y me ví sola, nació nuestra relación de pareja”, confesó la actriz.

Esta cándida respuesta representa un giro de ciento ochenta grados con respecto a como la actriz había manejado su actitud ante los medios. Se puede apreciar a Lopez dispuesta a “celebrar” su relación con el antiguo hombre más sexy de la tierra. Hace apenas seis meses, durante la promoción de “Maid in Manhattan”, la actriz evadió reacia cualquier pregunta sobre el tema.

Ya sea parte o no de la estrategia de promoción de su nueva película, ambos actores se sienten a gusto trabajando con una leyenda del cine como Al Pacino. “Tienes que traer algo a la mesa cuando te paras en frente de ese señor. Tienes que actuar, en el mayor sentido de la palabra”, confesó López.

Ambos actores han demostrado marcado interés por participar en proyectos “diferentes”, que no se lleven por las normas de Hollywood. Sin embargo, los proyectos más exitosos de López y Affleck (Maid in Manhattan por parte de ella, Armaggedon en el caso de Affleck), han sido aquellos que entran dentro de las características de los films “fórmula”.

Gigli parece desafiar cualquier categoría. Basta solo saber si la amalgama de géneros y los cambios en la trama tendrán la aceptación del público, que ha esperado durante mucho tiempo ver a la pareja más interesante del momento desarrollar toda su química en frente de la cámara.

Return to the Frontpage