August 1, 2003

El escándalo de Gigli

El proyecto de J.Lo que comenzó mal y terminó peor

Por Jose Daniel Bort

Las cosas no le están saliendo tan bien como se esperaba a la pareja más hablada del momento, Ben y Jen. De las dos películas que hicieron juntos, la primera, Gigli, ha tenido serios problemas desde el mismo momento en que fue presentada por primera vez al público.

Al parecer, Gigli sufre de incongruencia en la trama. Las primeras muestras a los grupos de prueba (público que ve las películas por primera vez y da su opinión al respecto) fueron completamente desfavorables. El director Martin Brest (el mismo de “Aroma de mujer”, la película que le dió un Oscar a Al Pacino) se reunió con los actores y volvió a filmar el final. La respuesta de los grupos de foco fue inclusive peor.

Desde el mismo nombre “Gigli”, (que a primera vista, nadie sabe como pronunciar) la gente ha estado confundida. Durante un tiempo, su distribuidora, Sony Pictures, le cambió el nombre a esta película por “Tough Love” (amor duro) pero, indecisos otra vez, volvieron a ponerle Gigli, que se refiere al nombre de pila del personaje de Ben Affleck, el verdadero protagonista de la película.

La otra incongruencia tiene que ver con el estilo de la película. En los “trailers” y los afiches de la misma pareciese que se está a punto de ver una comedia romántica, donde los dos personajes están completamente enamorados uno del otro. Nada más falso de la realidad.

La verdad es que el personaje de Jennifer Lopez (Ricky) gusta de las mujeres, y de hecho tiene una relacion de pareja con una mujer espectacular en la película, la cual va a reclamar a Gigli su interés en su pareja. Las cosas llegan a mayores cuando Ricky y Gigli tienen sexo.

Por su parte, el personaje de Ben también tiene dualidades con las cuales tiene que lidiar. Nativo de California, habla como si hubiese nacido y crecido en Nueva York. La razón es que Gigli está fascinado con las series de televisión mafiosas, y aprendió a hablar así viendo los Sopranos.

El final de la película es abierto, dejando inconclusa la relación entre Gigli y Ricky, y llamando a libre interpretación. Cualquier amante de las comedias románticas lo puede decir, y tiene que ver con el género: los amantes o terminan juntos en un final feliz, o terminan separados y es una tragedia. Las medias tintas dejan al público molesto e insatisfecho.

El otro problema ha sido la selección de la fecha de estreno. Despues de danzar por varios fines de semana en el verano, la distribuidora se decidió por un miércoles, dándole así un fin de semana de cinco días. Al ver que las críticas eran desastrosas, prefirieron quitarse de encima en miércoles y el jueves, evitando de esta forma el mal “corrido de boca” que podría lanzar a la película a un desastroso fin de semana y perder la costosa inversión que siginifica una película de Hollywood.

Al final, el público será quien de la última palabra. Todas las preparaciones de los estudios se esfuman una vez que la película abre y la audiencia decide si es lo que querían ver o no. También queda la segunda película que Ben y Jen hicieron juntos (“jersey girl”), que puede beneficiarse de la circunstancia, o quizá verse completamente perjudicada, ya que los dos actores no darían la talla como pareja en la pantalla grande.

Return to the Frontpage