April 30, 2004

LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Christina Cepero

Catástrofe ardiente: la prevención está en sus manos

¿Qué pasa cuando se reúnen un muchacho, su esposa y sus suegros que lo odian en San Diego?  Un desastre natural.

¿Qué pasa cuando se reúnen fuertes vientos, árboles muertos, aire seco y temperaturas altas en San Diego? Un desastre natural peor. Soplos de humo remolinan hacia el cielo. Llamas rojas y anaranjadas de cientos de pies de altura salpican. Un olor a quemado impregna el aire. Sólo quedan cenizas de troncos, ramas achicharradas y escombros de edificios.

Quince incendios forestales catastróficos ocurrieron en el sur de California en octubre del 2003, matando a por lo menos 13 personas, arrasando a 750.000 acres, y destruyendo 3.640 casas, 33 propiedades comerciales y otras 1.141 estructuras. Desde mayo a julio del 2003 hubo más de 2.800 incendios forestales en Arizona y Nuevo México. En el año 2003, empezaron cerca de 60.000 fuegos a través de casi cuatro millones de acres del país.

Para evitar tales incendios, proteger nuestras tierras públicas del fuego es la responsabilidad de todos nosotros, empezando con el mantenimiento de los patios de nuestras casas, en las actividades recreativas en que participamos en los bosques y praderas nacionales, y hasta trabajando con el Servicio Forestal.

Por siglos y siglos, los fuegos forestales han formado parte natural de nuestro medio ambiente. Uno en diez son causados por fuerzas naturales como el relámpago y la sequía. Los bosques necesitan cierta cantidad de fuego para despejarlos de árboles muertos y débiles, y para fortalecer las cortezas de los que permanecen. Estos árboles, en cambio, desarrollan la fuerza necesaria para sobrevivir un fuego catastrófico en el futuro.

Pero la intervención humana para prevenirlos y apagarlos no ha permitido que los bosques se limpien naturalmente, y ha dado lugar a fuegos más fuertes. Por lo tanto, los especialistas de fuego del Servicio Forestal empiezan fuegos planeados de una manera controlada para que no se acumulen árboles muertos en los bosques y para mejorar la resistencia de los árboles.  El viento causa que los incendios forestales se dispersen, creando el riesgo de que lleguen hasta nuestras casas. Por esta razón, es necesario tomar un rol activo en la prevención de los incendios forestales. Si vive cerca de un bosque o pradera, prepárese para la temporada de fuegos.

Quite las matas secas y muertas de su jardín, dejando libre un espacio de ancho de por lo menos 30 pies alrededor de toda su casa.  Aproveche para disfrutar estar al aire libre y para hacer un poco de ejercicio.  Después de todo, la primavera es un tiempo de renacimiento. 

Guarde la leña lejos de su hogar. Si fuma, no tire las colillas al suelo, y use ceniceros. ¡Casi un quinto de los fuegos ambientales descontrolados son causados por los cigarrillos!

Además, mantenga un extinguidor en la casa para poder apagar un fuego antes de que cause mucho daño y para que no se disperse hacia un bosque. Y no use los fuegos artificiales donde no se permiten. Están prohibidos por una buena razón-pueden causar incendios. En su lugar, celebre con silbatos, vinos y amigos.

Asimismo, si se va de fin de semana a acampar con la familia en un bosque nacional, averigüe bien las reglas acerca de las fogatas. Empiécenlas sólo en áreas designadas y asegúrese que las hayan apagado completamente antes de irse. Uno en cinco de los incendios forestales empezados por humanos son debidos a fogatas. Además, se quita una preocupación más y puede concentrarse en vigilar a los niños.

Inclusive, puede dedicarse a prevenir, monitorear y suprimir incendios como empleado del Servicio Forestal del Departamento de Agricultura de Estados Unidos.  Para calificar, debe tener por lo menos 18 años, ser ciudadano americano, hablar inglés, y pasar un examen físico y de capacidad. Además, tiene que estar dispuesto a viajar a otros estados por largos períodos de tiempo. 

La mayoría de los bomberos forestales trabajan a tiempo completo durante la temporada de fuegos, pero también hay trabajos permanentes. Hay posiciones técnicas y administrativas, y buenos beneficios. 

Es un trabajo peligroso pero sería bien entrenado, y estaría cumpliendo un servicio vital para la comunidad, protegiendo nuestras vidas, propiedades y el medio ambiente.

Si necesita más información sobre cómo usted puede prevenir los fuegos forestales, llame a su línea de ayuda gratis al 1-800-473-3003.

Return to the Frontpage