April 25, 2003

Ir con la corriente: Nueva novela chicana “Drift”

La nueva novela de Manuel Luis Martínez, “Drift”, lleva a la literatura Chicana a nuevos niveles.

Título: Drift
Autor Manuel Luis Martinez
Editor: Picador; St. Martin’s Press
ISBN 0-312-30995-3
Precio: $14.00

Por Pablo De Sainz

Cuando uno lee la etiqueta “Literatura Chicana” sobre los estantes de las librerías, lo primero que uno asume es que las novelas en ese estante están llenas de obras estereotípicas con un gran desfile de personajes estereotípicos (cholos, jardineros, campesinos), comidas estereotípicas (tamales, tacos) y música estereotípica (mariachi, salsa).

Afortunadamente, la literatura chicana (es decir, literatura escrita por chicanos y chicanas) ha pasado su etapa predecible y nuevas voces están sobresaliendo y abriendo nuevas tierras. Tal es el caso de Manuel Luis Martínez y su segunda novela, “Drift” (Picador, 2003).

Es la historia de Robert Lomos, un joven de 16 años de San Antonio que va de un lado a otro por la vida: lo han expulsado de tres diferentes preparatorias; siempre está fumando mariguana con sus amigos, buscando fiestas y chicas; su padre abandonó a la familia; su madre tuvo un ataque de nervios y se movió a Los Angeles, dejando a Robert en San Antonio con su abuela.

La historia podría parecer similar a otras escritas por escritores chicanos, pero Martínez ha creado personajes cautivadores, que poco tienen que ver con cholos o campesinos.

Martínez ha dicho esto sobre sus influencias literarias: “Muchos podrían pensar que mis influencias mayores fueron novelistas chicanos como Tomas Rivera, Ernesto Galarza, Oscar Acosta, Sandra Cisneros, etc. Pero no crecí leyéndolos porque nunca fui expuesto a estos fantásticos escritores en la escuela. Mis mayores influencias fueron escritores como Mark Twain, JD Salinger, y Kurt Vonnegut”.

San Antonio es el lugar principal en “Drift”. Martínez asegura que lo hizo a propósito.

“Yo me considero un escritor muy autobiográfico, así que la región si hace la diferencia. Mis primeras dos novelas están definitivamente influenciadas por el hecho de que crecí en San Antonio, y tratan sobre narradores adolescentes”.

Robert Lomos, el protagonista de “Drift”, se mueve de un lugar a otro: de tener una familia a no tener una; de ir a la escuela, a ser expulsado; de San Antonio a Los Angeles, a donde va en busca de su madre y su hermanito. El movimiento o la inestabilidad es un tema principal en la narrativa de Martínez.

Si “Drift” tiene algún valor, Martínez dice que “Quiero que mis lectores sepan que aunque la comunicación humana es difícil, que aunque parezca que estamos destinados a vivir solos, que en verdad NO estamos solos, que como seres humanos compartimos los mismos deseos y metas, y que si podemos llegar a ese sentido común, seremos mejores”.

Para Martínez, su segunda novela, “Drift”, puede ser leída por cualquier persona de cualquier grupo étnico. Y después de leerla, uno estará de acuerdo con eso.

“Yo creo que las experiencias que narro en “Drift” son acerca de crecer, de ser adolescente, y creo que quien sea puede relacionarse con eso. Creo que la experiencia latina la llena, le da un personaje diferente, pero pienso que hay cosas en la novela con las que cualquiera puede relacionarse. Ojalá”.

Return to the Frontpage