April 22, 2005

Estoy mucho más tranquila

Por Jose Daniel Bort

Sin la otrora necesidad de poner una coraza alrededor suyo, así se presentó Jennifer López lista para enfrentar las preguntas sobre su nueva película con otro icono del cine mundial, Jane Fonda.

“Me siento muy bien con ésta en particular. ¿Cuántas han sido, veinte ya? Yo me siento muy orgullosa de las decisiones que he tenido que hacer de las cosas que han caído en mis manos. Este es un negocio muy competitivo, y cuando terminas un proceso tan largo lo único que puedes hacer es esperar a que salga bien. Espero que como actriz tenga dentro de muy poco tiempo la oportunidad de conseguir ese personaje especial con que el público se identifique plenamente contigo. Todavía estoy buscándolo”, dijo la actriz sobre su carrera.

En realidad, las comedias le han ido mucho mejor a López que las películas de otros géneros (si descontamos a Gigli como comedia, por supuesto). Maid in Manhattan sigue siendo su película más taquillera, y su publico la prefiere en comedias de este tipo que en dramas como “Enough” o “The Cell”.

“Me encanta hacer reír. Puedo hacer lo que sea para conseguirlo, inclusive burlarme de mi misma y de partes de mi cuerpo. Por eso, cada vez que pueda, voy a burlarme del hecho de que nunca voy a ser una talla 3, alta y delgada. La gente sabe cómo soy yo y me acepta de esa forma”, dijo López, en referencia a bromas en la película sobre sus curvas.

Mucho mas física que antes, mucho mas hogareña

“En esta película hicimos un montón de locuras. No te puedes imaginar la cantidad de cosas extravagantes que se quedaron fuera de la película. Esta es la comedia más física que he hecho, en vez de conseguir la comedia a través del dialogo puramente. El DVD lo va a demostrar”, dijo orgullosa la actriz.

Mucho de estas locuras le pertenecen a su compañera de trabajo, la leyenda del cine Jane Fonda. “Jane es de la vieja guardia del cine, cuando se trabajaba muchísimo. Me encanto trabajar con ella porque ella se prepara muchísimo, igual que yo. Hacía-mos la escena como “debería hacerse”, y luego pasando un largo rato descubriendo lo más extremo y absurdo que le podíamos agregar, y el re-sultado final está en pantalla”, dijo la actriz.

Jennifer habló con nostalgia de la generación anterior de actores y sus métodos de trabajo. “Jane es como un fresco de brisa de las películas viejas, esas que trataban de decir algo importante. Me ocurrió lo mismo con Robert Redford, con quien hice una película el año pasado y que se estrena este Julio (llamada An Unfinished life) ya no se hace cine que tenga un alto valor artístico con una historia activamente política y con un significado importante. Trabajar con ambos me permitió tener un gusto de ese cine”, dijo Jennifer.

Como también le permitió ahondar sobre su vida personal actual, con la cual se siente muy en paz: “En realidad yo no he cambiado mucho desde hace algún tiempo. Lo único es que me quedo en mi casa con mucha más frecuencia, y así evito muchos problemas. Estoy mucho más tranquila ahora”, dijo la actriz, tratando en lo posible de evitar preguntas sobre su vida privada.

Sin problemas con la suegra en la vida real

López está acostumbrada a reaccionar de ésta forma. Durante mucho tiempo su vida estuvo en el tapete y la sobresaturación le dejó un gusto muy amargo en su boca. Su antiguo novio Ben Affleck no ha podido reinventar su carrera y se siente estancado, y eso por eso que la actriz comienza con nuevos bríos con esta nueva película.

“Charlie es un personaje que en muchas maneras se parece a mi. Las dos tratamos de vivir super ocupadas, tenemos muchos intereses y nos gusta la moda. Pero siento que ella y yo tenemos vidas muy diferentes y hacemos las cosas de forma diferente” dijo la actriz.

Charlie conoce a su príncipe azul Scott (Michael Vartan) durante una serie de encuentros en Los Ángeles. Una vez que se enamoran, Charlie debe pasar la prueba más dura de todas: la madre de Scott, personificado como la esencial madre posesiva por la Fonda.

Return to the Frontpage